ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Braudilio Vinent, un estelar en el box. Foto: Archivo

¿Usted está de acuerdo con que los envíos que el lanzador realiza durante el partido de béisbol se decidan desde la banca? Le adelanto que el profesor José Manuel Cortina da su criterio sobre esta práctica, que está de moda.

¿Cómo debe terminar un juego el pitcher? Sobre su brazo, su cuerpo y su mente tras el último out, también comenta Cortina, encaramado en la misma lomita que en la próxima salida verá la relación entre lanzador y receptor.

Vuelve a los protagonistas con el objetivo de ilustrar su magisterio. Por eso trae a su montículo a dos glorias del pitcheo cubano, Braudilio Vinent y José Modesto Darcourt.

LA SELECCIÓN DE ENVÍOS

Quisiera comentar algo que hoy está de moda y que a mi juicio va contra la creatividad del lanzador: dirigir el picheo desde el banco.

La relación entre el pitcher y el entrenador debe existir para que en determinados momentos difíciles
el coach pueda ayudar a su pitcher a decidir un lanzamiento, puesto que él tiene en sus manos toda la
actividad que va realizando en el juego (pitching chart). Pero eso de dirigir el pitcheo me da la impresión de que estoy en una sala de teatro en el siglo XIX, donde el apuntador de una obra constantemente recuerda el guion a los actores.

Yo voy a poner un ejemplo para que saquen sus conclusiones. El niño que llega a casa y el papá le hace la tarea; si durante toda su trayectoria de estudio siempre hay alguien que la hace por él, jamás será independiente y nunca creará absolutamente nada. Si mañana se hace ingeniero, ¿pasaría usted por un puente hecho por él?

Últimamente he oído disímiles opiniones sobre este tema, repetiré una que ofreció José Modesto Darcourt en la televisión nacional, cito: «Hoy los serpentineros tiran 120 lanzamientos y descansan siete días. Cuando van a hacerlo de nuevo se les olvidó cómo trabajaron la última vez, es difícil así ganar en control».

Recuerde, como dice la regla del béisbol: lanzar es diferente a tirar, aunque mecánicamente parezca lo mismo. El lanzador debe terminar sus juegos con la mente bien caliente de tanto pensar y con su brazo fresco, pero el cuerpo bien cansado que no le permita ir a bailar. Así su brazo tendrá una larga longevidad para poderlo explotar bien durante su vida deportiva.

El béisbol es un deporte netamente defensivo, no conozco un equipo que haya obtenido un campeonato si no tuvo buena defensa. En la pelota no gana quien más carreras haga, sino el que menos se deje hacer.

Hace años bautizaron a Las Tunas como los «leñadores», producían 15 carreras pero permitían 16 y perdían. Al final, bateaban muchísimo, pero terminaban en los últimos lugares.

El bateo puede contenerse por un buen lanzador, pero la defensa siempre está ahí. No por gusto los tuneros impresionaron, porque mejoraron su defensa, incluida el área de lanzadores.

Braudilio Vinent en el Mundial de Japón dijo una frase que hoy es histórica.

«Háganme una que de lo otro me encargo yo», él contaba además de su dominio con una defensa magistral.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Jorge Alfonso dijo:

1

1 de noviembre de 2017

09:24:22


Hoy coincido plenamente con el maestro, pero hay algo de lo que el nunca hablo en sus ocho magistrales disertaciones, y es sobre el perfeccionamiento y la autopreparacion que los lanzadores enamorados de su deporte y entregado a el en cuerpo y alma realiza en la soledad de su hogar solo acompañado con algún amigo y compañero de equipo, es entonces cuando el perfecciona sus movimientos, domina de verdad sus lanzamientos y aprende uno que otro sobre el cual solo recibió alguna reseña o consejo, pues hoy es muy poco lo que trabaja un lanzador y su tiempo sobre la lomita no le alcanza para improvisar, con una mentalidad de no importarle mucho los resultados del juego sino como el lo hizo en su meta mental de dominar cinco a siete entradas. Muchos de esos hoy tenemos como estelares lanzadores pero pasan años y no pueden completar un juego y lograr su victoria. El lanzador es como el ajedrecista que pone en practica durante el juego oficial lo que aprendió por si mismo o lo que recibió de sus entrenadores y la maestría se logra sometiendo lo aprendido a un proceso de pruebas y errores.

Mauri serrano Respondió:


2 de noviembre de 2017

18:17:57

Yo sé que los motivos de esta estructura de serie nacional son más económicos que de pura competividad y digo así porque NO ME ACABA DE AGRADAR ESTA ESTRUCTURA DE SERIE, es muy simple con solo 6 equipos durante la segunda mitad del campeonato se anula prácticamente el espectáculo cada equipo juego 9 veces con los otros 5 equipos y esto se hace prácticamente monótono, además desde que comienza la segunda etapa se sabe que 4 equipos van a las semifinales y solo 2 quedan afuera son 45 juegos solo para eliminar 2 equipos es aburridísimo, a esto súmenle la cantidad de equipos que quedan eliminados solo jugando 45 juegos las provincias se preparan y entrenan muchísimo para solo jugar 45 partidos es totalmente injusto así no se desarrolla el beisbol y nada en la vida pues el desarrollo lo da la práctica, me gustaría más: sé que a todos les gusta la serie de comodines y como dicen en la tv ha sido todo un éxito algo también que es cuestionable pero bueno a lo que voy me gustaría una estructura en donde en la segunda mitad jugaran 8 equipos y no eliminaría los juegos de comodines lo que haría es que los 6 primeros de los primeros 45 juegos clasificarían directo y los otros 2 equipos los sacaría de un play off de comodines entre el 7 lugar contra el 10 y el 8 contra el 9 y así tendríamos play off de comodines y también tendríamos 8 equipos para la segunda mitad del campeonato los refuerzos los mantendría como mismo están hoy en la actualidad!!!! creo que esta estructura sería mucho más competitiva y mantendríamos a mas peloteros jugando y además serían más equipos buscando a los 4 semifinalistas ojala y esto que escribo lo leyera algún periodista inteligente o alguien de la comisión nacional para que lo analizaran y tuvieran en cuenta y mucho más que eso el próximo año fuera así la estructura de nuestro campeonato!!!

Rafael dijo:

2

1 de noviembre de 2017

09:59:23


Con el advenimiento de la sabermetría, donde cada vez se tiene más información de los contrarios, sí creo que es necesario una mayor comunicación banco-catcher-pitcher ante cada bateador. Hoy en día se sabe de manera muy exacta cuál es el lanzamiento a lanzarle a un bateador, y en cuál zona, según el conteo que tiene (si 1 bola y 1 strike, si 2 bolas y 1 strike, etc.) O sea, que es mucha información para una sola persona (en este caso el pitcher). Por eso me imagino en un futuro (aquí en Cuba, porque imagino que en la MLB ya es así), el coach de pitcheo tiene su laptop en el banco, conectado a Internet, accediendo a las estadísticas sabermétricas del bateador en turno. El coach de pitcheo con esa información a mano, puede sugerir el mejor lanzamiento. Claramente, la decisión al final la tiene el pitcher, pues puede pasar que un determinado lanzamiento no le esté saliendo bien. Conclusión: Discrepo un poco con el maestro Cortina en este sentido. Para dominar a un bateador ya es necesario no sólo un trabajo del pitcher, sino un trabajo del trío coach-catcher-pitcher en tiempo real.

AFR dijo:

3

1 de noviembre de 2017

12:06:59


Estamos detenidos en el tiempo, incluyendo a Cortina, en metodos y nuevas herramientas en el deporte. !!!Vinent y Darcourt son lanzadores de la pelota de hace mas de 25 años!!!.

enrique15 Respondió:


1 de noviembre de 2017

12:50:48

Eso que usted dice puede ser, pero la sabermetría no lo es todo. Y en este tema de hoy hay mucha tela por donde cortar. Por más que usted sepa sobre el lanzador y sus características, no sabe más que el propio lanzador en cuanto a cómo se siente, cuán cómodo se siente en un momento determinado, etc. Por ejemplo, el propio Darcourt fue protagonista de una jugada en que el mánager lo mandó a darle cuatro malas a Kindelán, jugada más que acertada. Sin embargo, él sintió la confianza suficiente como para enrfentarlo, se negó a darle la base y lo dominó. No solo es el tema de que dirigir el picheo desde el banco acaba con la creatividad del lanzador, sino que lo convierte en una máquina incapáz de pensar. Si tanto le gusta le sabermetría y sabe que en la MLB se usa mucho, verá que muy pocas veces usted ve a un catcher mirando al banco buscando señas.

enrique15 dijo:

4

1 de noviembre de 2017

12:46:34


Jajaja, esa anécdota de Vinent del Mundial del Japón en 1980, me recuerda otra parecida pero que demuestra la gran diferencia entre dos lanzadores. En los play off de la SNB de hace unos años, Ciro Silvino Licea salió de relevo faltando solo dos innings, dio el cero y llegó al banco embravecido, diciendo: Denme una, denme una que esto es mío. Su equipo lo complació de más, le dieron no solo una, le dieron dos... y al salir Ciro a lanzar el equipo contrario (creo que era Ciego) le cayó a batazos y perdió la ventaja de dos y el juego, jajajaja. Resulta que Vinent pidió una para 9 innings y le bastó, él pidió una para un solo inning, le dieron dos y no fue suficiente, jajajaja. Qué diferencia entre lanzadores.

Amaya Respondió:


1 de noviembre de 2017

20:28:08

Si Enriquito me acuerdo de eso, pero Vinent lo hacia concentrado y sin guaperias y Ciro lo hizo parecido a Vladimir García y otros pitcher actuales, mediantes señales y gestos de alarde

La carta dijo:

5

1 de noviembre de 2017

13:01:36


De acuerdo con AFR,si no actulisamos nuestro beisbol y lo equipamos de todo la tecnolojia para poder seguir cada movimiento,masa muscular,errores cometidos,ritmo etc seguiremos viviendo del cuento