ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

CULIACÁN, Sinaloa.— El último equipo que ganó dos partidos consecutivos a México en la Serie del Caribe fue República Dominicana, allá por el 2013. Cuba tenía en sus manos repetir la hazaña y desquitarse de las cuatro derrotas en cinco salidas durante las tres ediciones precedentes del clásico beisbolero, pero a la postre no lo consiguió.

Una joya de pitcheo lanzaron los zurdos Miguel Eduardo Pena y Héctor Daniel Rodríguez, dos hombres con carrera en las Ligas Menores de Estados Unidos, sin opciones todavía de dar el salto a las Mayores. Ellos lograron frenar en seco a la artillería de los Alazanes y colar a los aztecas en la final de este martes (9:00 p.m. hora de Cuba) contra Puerto Rico, sorpresivo verdugo ante Venezuela (9-6) en la otra semifinal.  

«No bateamos y si no se hacen carreras no hay esperanzas de ganar. El pitcheo de los mexicanos estuvo excelente, nos dejaron pocas opciones, ese es el resumen del partido», dijo Carlos Martí en exclusiva para nuestro diario.

El Nuevo Estadio de Tomateros fue un manicomio ruidoso, en el cual los decibeles de los estruendos se multiplicaban cuando los aztecas consumían su turno ofensivo. No obstante, otra vez Lázaro Blanco se vio inmenso pese a no subir de las 87 millas con su recta, algo bastante peligroso contra bateadores experimentados.

El derecho no perdió el enfoque y logró completar siete entradas con una sola anotación, la cual, por cierto, pudo evitarse con una mejor defensa, tanto de Yunior Paumier como de Denis Laza.

El antesalista cometió error en tiro en un toque de bola que puso la eventual carrera decisiva en tercera, mientras el patrullero izquierdo se vio lento y sin mucha cobertura en un débil elevado de jit de Agustín Murillo que tal vez otro jardinero más veloz pudo capturar.

Pero a la postre, Cuba no se despide de la Serie del Caribe por esa anotación en contra, sino por las que no pudieron registrar a su favor. En el mismo primer capítulo Víctor V. Mesa conectó jit y fue sorprendido en base, y luego se colocaron en segunda y tercera Paumier y Alexander Ayala por boleto y doble, respectivamente, pero quedaron esperando el remolque.

Uno de los grandes males de nuestra pelota radica en la concentración de los bateadores, en la capacidad para visualizar lo que en realidad necesita el equipo en determinados momentos. Dicha situación, por ejemplo, solo requería un elevado del hombre más competente para lograrlo: Alfredo Despaigne.

El toletero se fue tras el primer pitcheo del zurdo Pena y le conectó un débil roletazo a tercera, que representó el primero de una larga cadena de 23 outs consecutivos conseguidos entre el abridor del conjunto azteca y su relevo.

«Fue a buscar la conexión y salió de frente, no hay nada que reprochar. Es cierto que el juego pudo ser diferente, pero después nadie bateó», aseguró Martí sobre Despaigne, su principal hombre, quien visiblemente contrariado no pudo hablar tras el partido.

Probablemente el resultado no iba a cambiar, pero como habíamos expresado en este mismo espacio, Cuba necesita optimizar su rendimiento ofensivo, y eso pasaba por colocar a los hombres adecuados en su alineación, o en su efecto, mover a los que ya estaban.

Al final no sucedió ni una cosa ni la otra, pero quienes salieron a la grama lo hicieron con la misma calma de días anteriores, enfocados en divertirse. «El equipo dio un espectáculo, jugó con las gradas llenas, salió al terreno tranquilo.

No estamos satisfechos, porque el objetivo era ganar, pero sacamos experiencias positivas» aseguró el timonel cubano, premiado junto a todo el equipo por el aplauso en pie de las tribunas al terminar el choque.

«Un gran partido, estaba concentrado, sabía que me tocaba este juego. Hice una gran labor, una carrera, cuatro jits… Me siento muy triste», aseguró Lázaro Blanco en los camerinos, y tras una larga pausa, casi llorando, continuó: «dije que iba darlo todo y no pude».

En este último detalle no coincidimos con Blanco. El serpentinero se entregó en cuerpo y alma por lograr el mejor resultado posible, pero en el deporte siempre se llevan las cartas de ganar o perder. En esta ocasión le tocó salir cabizbajo, pero su disposición y la de todo el plantel no admite cuestionamientos.

ANOTACIÓN POR ENTRADAS

CULIACÁN

C

H

E

CUB

000 000 000

0

2

1

MEX

000 010 00X

1

5

0

G: Miguel Peña (1-0). P: Lázaro Blanco (1-1). Js: Jake Sánchez (1).

ANOTACIÓN POR ENTRADAS

CULIACÁN

C

H

E

PUR

402 111 000

9

11

0

VEN

000 011 040

6

16

1

G: Orlando Román (1-0). P: Match Lively (0-1). Js: Ricardo Gómez. Jrs: D. Vidal y D. Phipps.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Eduardo Torne dijo:

6

7 de febrero de 2017

04:21:42


Cuando la ideologia socialista era un arma fundamental de nuestros atletas, fimos casi inbatibles.

aday Respondió:


7 de febrero de 2017

09:19:33

Hola, no tiene nada que ver con ideología, para mi nuestros deportistas siguen con ella como principio fundamental, si no, desertan y ya, y ellos los que siguen en nuestra Cuba pues es por que la tienen, eso tiene que ver con desarrollo, el deporte hoy en día tiene mucho que ver con la informática y las maquinas para un mejor rendimiento, se de equipos de Grandes Ligas que incluso contratan científicos de la NASA para eso de la saberme tría, evidentemente nos hicieron una gran labor de escauteo, Granma Campeón.

boris Respondió:


7 de febrero de 2017

15:55:20

Socio de que hablas? No entiendo tu comentario

Eduardo Torne dijo:

7

7 de febrero de 2017

04:33:44


Cuando nuestros peloteros no querian parecerce a nadie, fuimos siempre el equipo a derrotar, nos temian, nos respetaban, y siempre ganabamos, ...eramos distintos, eramos originales.

Ventura Carballido Pupo dijo:

8

7 de febrero de 2017

05:09:32


De lo que se trata no es buscar la quinta pata al gato. Coincido con un forista que *los bateadores cubanos se vieron abrumados, desconcentrados y completamente maniatados*.falto en esas circunstancias hacer jugada. y los detalles minúsculos, esos que solamente los descubre un estratega de esta disciplina pasaron invisibles ante los ojos de Carlos Martí. Esta Serie del Caribe que los cubanos nos creíamos vernos hoy enfrentado a Puerto Rico por la corona, debe tomarse como base material de estudio, como escuela, como enseñanza, para en el Clásico no chocar con la misma piedra. A pesar de la derrota, los alazanes se llevan el aplauso de todos, *cayeron como caen los grandes, peleando en el campo. Por primera vez en mucho tiempo hay un consenso palpable, una alegría colectiva, una satisfacción nacional*. No podemos del posible árbol caído ceniza no se le puede pedir más al mejor de nuestros directores disponibles, recibiremos a nuestros dignos atletas con una palmoteo, porque se lo merece, nos hizo soñar, yo que nací en un estadio de pelota, con estos Alazanes involuntariamente brotes lagrimas de emoción, y todo lo que hicieron hay que agradecerlo. Como colofón porque al estar por medio nuestro pasatiempo nacional, tengo que decir que necesitamos un hibrido entre la forma tranquila de actuar, de no presionar a los jugadores de Carlos Martí, su gran virtud, con la del estratega de nuestra pelota actual Victor Mesa. Esa es una gran realidad que en estos pocos días debe valorar la CMB y el INDER. SE dice que el arte de dirección, con un juego tan dinámico, el director debe actuar solo en sus decisiones; esa es una regla a defender, pero me parece, que si insistimos que el Director del Clásico sea Martí, deberían estar al lado de él algunos experto, que lo puedan estar aconsejando o asesorando en materia de estrategia de conformidad como se comporte el juego. Lo del picheo transitó bien; él tenía al lado a Orelvis Avila, que se ha convertido en un entendido en esta materia. Pido a la Comisión Técnica Nacional, que sobre estos particulares que expongo, ante el gran compromiso que tenemos con el Clásico mundial, se adapten decisiones, ya que un equipo de beisbol no solamente se conduce con el buen trato personal, sino avizorando las cosas, como el toque de los Mexicanos con uno en base, que se caía de la mata, aun cuando eran un gran bateador. Mirar las pequeñeces que hacen grande y eso nos falló a la hora buena. Soy un poco quijote, y asumo el reto, pero me parece, que con el consejo o la orden de que no presione a los peloteros, el hombre clave para el Clásico es Victor Mesa.

Tony C Respondió:


7 de febrero de 2017

10:47:20

Ventura, desde que empecé a leer tu escrito, se veía venir: Victor Mesa. Sólo tengo una pregunta: Si es ¨el estratega de la pelota cubana¨¿cómo es que no gana nunca una serie, ni partidos internacionales? Ahora se habla de lo tranquilos y contentos que jugaron nuestros peloteros. ¿Te has preguntado por qué? Nunca se atrevieron a decirlo cuando estaba VM, lo dicen ahora porque no tienen la tension que les transmitía VM, si no, oye los comentarios de los ¨narradores¨y lee los artículos, como el de hoy. ¿Estratega VM?¿Estratega de qué?! QUIERA DIOS que a los de la CMB ni al INDER se les ocurra siquiera pensar en Victor Mesa. ¡¡SERÍA LO ULTIMO!!!

boris Respondió:


7 de febrero de 2017

15:59:07

Socio cuando no se accumulan hombres en base no se puede hacer jugadas, tu no viste el juego, nos retiraron 24 hombres en forma consecutiva, simplemente se perdio el juego, que quieres una teleclase de Universidad para todos.

Ventura Carballido Pupo dijo:

9

7 de febrero de 2017

06:08:10


Quiero provocar con los foristas de pensamiento positivo una polémica que nos lleve a tener un consenso nacional que ayude a la Comisión Nacional del Béisbol a perfilar las líneas de acción para enfrentar el gran compromiso que tenemos con el Clásico Mundial. Aun cuando no logramos el objetivo deseado en la Serie del Caribe, tengo una mezcla alegría y tristeza, y como Taladrad tenemos que sacar conclusiones. Uso la franqueza y la transparencia, pensando en la salud de nuestro pasatiempo nacional y en el triunfo en el Clásico. De lo que se trata no es buscar la quinta pata al gato. Coincido con un forista que *los bateadores cubanos se vieron abrumados, desconcentrados y completamente maniatados*.faltó en esas circunstancias hacer jugadas. los detalles minúsculos, esos que solamente los descubre un estratega de esta disciplina pasaron invisibles ante los ojos de Carlos Martí. Esta Serie del Caribe que los cubanos nos creíamos vernos hoy enfrentado a Puerto Rico por la corona, debe tomarse como base material de estudio, como escuela, como enseñanza, para en el Clásico no chocar con la misma piedra. A pesar de la derrota, los alazanes se llevan el aplauso de todos, *cayeron como caen los grandes, peleando en el campo. Por primera vez en mucho tiempo hay un consenso palpable, una alegría colectiva, una satisfacción nacional*. No podemos del posible árbol caído ceniza no se le puede pedir más al mejor de nuestros directores disponibles; recibiremos a nuestros dignos atletas con un palmoteo, porque se lo merece, nos hizo soñar, (yo que nací en un estadio de pelota), con estos Alazanes involuntariamente brotes lagrimas de emoción, y todo lo que hicieron hay que agradecerlo. Como colofón porque al estar por medio nuestro pasatiempo nacional, (La pelota que para mí es el acontecimiento político-social de más trascendencia en los sentimientos del pueblo) tengo que decir que necesitamos un hibrido entre la forma tranquila de actuar, de no presionar a los jugadores de Carlos Martí, su gran virtud, con la del estratega de nuestra pelota actual Victor Mesa. Esa es una gran realidad que en estos pocos días debe valorar la CNB y el INDER. Se dice que el arte de dirección, con un juego tan dinámico, el director debe actuar solo en sus decisiones; esa es una regla a defender, pero me parece, que si insistimos que el Director del Clásico sea Martí, deberían estar al lado de él algunos experto, que lo puedan estar aconsejando o asesorando en materia de estrategia de conformidad como se comporte el juego. Lo del picheo transitó bien; él tenía al lado a Orelvis Avila, que se ha convertido en un entendido en esta materia. Pido a la Comisión Técnica Nacional, que sobre estos particulares que expongo, ante el gran compromiso que tenemos con el Clásico mundial, se adopten decisiones, ya que un equipo de beisbol no solamente se conduce con el buen trato personal, sino avizorando las cosas, como el toque de los Mexicanos con uno en base, que se caía de la mata, aun cuando era un gran bateador. Mirar las pequeñeces que hacen grande y eso nos falló a la hora buena. Soy un poco quijote, y asumo el reto, pero me parece, que con el consejo o la orden de que no presione a los peloteros que se le puede dar a él, el hombre clave para el Clásico es Victor Mesa o nuestro glorioso Carlos Martí, con personas al lado, como el Director de los Cachorros, Noelmis Gonzalez y hasta el propio Jorge Fuente, y porque no, hasta Victor Mesa.

Elio dijo:

10

7 de febrero de 2017

06:17:54


Nuestros bateadores se vieron desesperados. Se fueron con lanzamientos muy malos. Se ve que estudiaron a nuestros bateadores y no supimos reaccionar. Por ejemplo a Benitez le lanzaron siempre el primer strike, conociendo que regularmente él no le hace suiwg, pero ni él ni nadie del staff le debe de haber advertido el detalle para que en su 2do o 3er turno al bate le fuera al 1er lanzamiento. Lo contrario con Saavedra, que le lanzaban mal el 1er lanzamiento y él le iba goloso siempre. Cuando los nuestros estaban con 2 straike le lanzaban un rompimiento malo, y se iban detrás del lanzamiento muy malo. Pero nada que decir, en el 9no a Ayala lo sorprendieron en una situación donde generalmente le lanzaron rompimientos a los nuestros. Más concentración y paciencia en el cajón de bateo se necesita.

javier Respondió:


7 de febrero de 2017

10:44:58

Simple y llanamente se jugo como lo que somos, un equipo amateur, y se perdio contra un equipo professional, si Cuba ganaba iba ser nada mas que una chiripa.