ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Ciego de Ávila enfrentará hoy al invicto equipo de México. Foto: Ricardo López Hevia, enviado especial

SANTO DOMINGO, República Domi­ni­ca­na.— Ciego de Ávila, que aquí es Cuba, a todo pulmón mostró el béisbol que sabemos jugar y metió a la Mayor de las Antillas en la semifinal de la 58 Serie del Caribe al vencer al dueño de casa en un partido muy disputado, y en el que Vladimir García peleó su juego con toda la fiereza de un tigre y Miguel Lahera se hizo un coloso en la lomita para que José Adolis García se vistiera de héroe y decidiera el choque de supervivencia entre los equipos que no ha­bían ganado un juego hasta ayer.

El timonel Roger Machado y su equipo to­maron todos los riesgos, tal y como demandaba la extrema situación, era todo o nada. Así alineó con el receptor defensivo desde la arrancada para darle confianza a Vladimir, sa­biendo que en las postrimerías ante la exigencia de más ofensiva iba a perder la necesitada custodia de home y la conducción del pitcheo.

En el cuarto, tras los dos jits seguidos de Yulieski Gurriel y Alfredo Despaigne, optó por tocar con Yosvani Alarcón.

Discutida jugada que en lo personal no señalo como errada; con el marcador debajo situaba hombres en posición anotadora y un elevado con dos hombres de fuerza detrás le permitía el empate a dos. Sin embargo, la vulnerabilidad de Yoelvis Fiss hizo que el inning cayera en dos outs y Yeniet Pérez tampoco las trajo. ¿Era temprano para el sacrificio? Sí.

¿Era un mo­mento importante luego de par de imparables que mostraban al lanzador por debajo? Sí.

Y como si los riesgos hubieran sido pocos, Machado tomó otro, se quedó sin designado buscando la ventaja en la oncena entrada, cuando sustituyó a Osvaldo Vázquez en la caja de bateo.

El mentor le dio juego a casi todos sus peloteros de posición, no dejó de buscar la fórmula que le diera la ansiada victoria. Y cuando  mandó a Stayler Hernández de emergente en la octava, el industrialista convirtió al Quis­queya en el Latinoamericano, para que Yulieski Gurriel, el mejor hombre del ataque cubano y avileño, viniera a consumir un trascendental turno y no falló; como los grandes, elevó largó entre el izquierdo y el central para igualar el choque a dos carreras.

Por más de cuatro horas dominicanos y cu­banos, en el terreno y también en las gradas, sen­tían el corazón latirles en el pecho, como si quisiera salírseles. Hasta nosotros los periodistas, que somos seres humanos y también nos corre sangre beisbolera, no pudimos contener las emociones, lo cual no tiene nada que ver con la profesionalidad. Y en esa adrenalina a borbotones hasta discutí y una frase, como un colosal error en el campo, se me fue con mis compañeros. Cosas de la pelota, de cubanos y también de los que aquí viven, que igual que nosotros respiran strikes y bolas en vez de oxígeno.

Delante de los bateadores cubanos pasaron años de experiencia y lujo en las Grandes Ligas estadounidenses como los acumulados por Joel Peralta y Fernado Rodney quien, con todo su abolengo ligamayorista, visiblemente lesionado, no escatimó en estar en la lid por su país y salir en ese onceno capítulo que no pu­do terminar porque el dolor lo obligó.

Así de grande fue la batalla de Santo Do­mingo, en la que además de Vladimir, Ye­niet Pérez también salió lastimado por no re­gresar de mano a la inicial, y en la que José Adolis García prendió cohete decisivo al central frente a otra joya del pitcheo quisqueyano, Rafael Soriano, para llevar las dos de ventaja a la pizarra.

Si bien no habían ganado un partido en toda la serie, la manera en que enfrentaron este premió a ganadores y perdedores, pues le regalaron al béisbol la estirpe caribeña, que engrandece a este deporte tan bello como desquiciante. Razón tenía Orlando Méndez, pe­riodista de la principal emisora de la República Dominicana, la Z101: “voy a celebrar gane quien gane, lo dieron todo”.

Desde el inicio la cara avileña fue otra, por primera vez en el torneo marcó delante y no dejó que se despegara el rival cuando este tomó ventaja, porque Vladimir fue el grande que queríamos ver en el montículo y Lahera sentó cátedra. Y como nada es perfecto en la pelota, co­mo no lo es en la vida, Machado trajo a Ca­no en la oncena con dos hombres en bases y sin out. Si lo iba a traer, era abriendo la entrada, no arriba de un volcán. Pero lo sacó de la candela rápido y José Ángel García demostró por qué es el mejor relevista cubano.

Hoy es contra México, en la semifinal. Los Venados de Mazatlán son los únicos que no han perdido, pero a ellos los cubanos fueron a quienes mejor le batearon.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Arturo dijo:

6

6 de febrero de 2016

02:26:27


Gracias a dios , ahora a levantar el animo , a jugar con más garra contra México , aquí nunca perdimos la esperanza , así son los grandes y a desquitarce contra México. Pienso que a Despaigne deberían sentarlo por favor Machado hasta cuando ese capricho con un hombre que evidentemente está mal , respete este pueblo y Fiss debería seguir en el banco , con respecto a Yulieski pienso que está respondiendo por suerte. Machado pienso que contra México deberían abrir con Yaifredo Domínguez que de seguro te ganará el juego.

jorge dijo:

7

6 de febrero de 2016

02:40:59


asi se juega pelota y asi se dirige. eso es lo que queremos. arriba tigre avileño que el titulo se queda en la casa grande.

Ivan dijo:

8

6 de febrero de 2016

03:21:33


Felicidades muchachos, comparto todos los cambios de Roger, excepto traer a Cano con un hombre en primera, ahí tuvo un desliz Osca, ahora a igualar a Pinar

CHICHO dijo:

9

6 de febrero de 2016

05:16:46


SIEMPRE ESCUCHE Q EN EL BEISBOL ERA IMPORTANTE LA LINEA CENTRAL DEFENSIVA, MEJORO EL PITCHEO CON FRANK CAMILO... Y ROGER NO SEAS TAN ESTRICTO CON LA TEORIA DE ZURDO VS ZURDO Y DERECHO VS DERECHO..

Alain Daniel Machado Pérez dijo:

10

6 de febrero de 2016

05:41:32


Excelente artículo Oscar. Pienso que cuba este bien contenta por la victoria y verdad que fue como un juego de ajedrez el partido con contantes canbio de jugadores por ambos lados .muy bien por Vladimir, la hera, José adolis, starley y José Angel , este es el equipo que todos queremos ver.ahora México que por lo menos a mi me parece que llegan asta aquí invictos pues los tigres de ciego de avila hoy saldrán hinpirados y me parese que se llevarán otra victoria. Arriba cuba , arriba ciego si se puede vamos por la victoria.