ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Cuba ha estado y está decidida a conectarse con el mundo, a pesar de la propaganda en su contra, el cerco económico, la vigilancia redoblada y las guerras de cuarta generación. La decisión está tomada no solo para beber de esa inmensa fuente de conocimientos que es la “autopista de la información”, sino para poner en ella lo mejor de nuestra cultura, educación, conocimiento y  humanismo, que son el núcleo fundacional de la Revolución cubana y del pensamiento de sus líderes.

La informatización, que se ejecuta desde hace varios años, demuestra la voluntad política del país por acercar cada vez más las nuevas tecnologías a la población, lo que está refrendado en los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revo­lu­ción, que rigen las transformaciones en cur­so, y parten de que no es posible una sociedad próspera y sostenible sin subordinar a tales objetivos las herramientas que garanticen el acceso al conocimiento, la eficiencia, la productividad y la excelencia.

Asimismo, la Primera Conferencia Nacio­nal del Partido se trazó como uno de sus objetivos “aprovechar las ventajas de las tecnologías de la información y las comunicaciones, como herramientas para el desarrollo del co­nocimiento, la economía y la actividad político e ideológica; exponer la imagen de Cu­ba y su verdad, así como combatir las acciones de subversión contra nuestro país”.

En los últimos años los avances de la conectividad en Cuba se han orientado a la creación de capacidades en la infraestructura de telecomunicaciones, en función de potenciar la conectividad social y desarrollar la gestión automatizada de sectores estratégicos como el financiero bancario, el electroenergético, las transportaciones y proyectos de de­sarrollo macroeconómicos, como la Zona Es­pecial de Desarrollo Económico del Mariel y el Polo Petroquímico de Cienfuegos.

Cuantiosas inversiones destinadas a ex­tender y modernizar esa infraestructura han permitido no solo abrir servicios como la telefonía móvil e Internet, sino darles un uso social, priorizando y subsidiando en muchos casos estas facilidades en sectores como la educación, la ciencia, la salud, la cultura y el desarrollo científico.

Un ejemplo concreto de esos programas es el destinado a la creación de una infraestructura de almacenamiento y procesamiento de información, mediante la modernización de centros de datos del país, además de la construcción de una red que prevé posibilidades de conectividad a través de medios informáticos fijos y móviles (teléfonos celulares, tabletas y computadoras portátiles).

En ese sentido, se han establecido mecanismos administrativos y empresariales que garantizan la sostenibilidad y soberanía tecnológicas para la provisión masiva de servicios de acceso a Internet.

El balón de ensayo ha sido la apertura de 154 Salas de Navegación Públicas, diseminadas por toda la geografía nacional, como antesala de la masificación de servicios de datos que permitan al país llegar a la comercialización del acceso a la Banda Ancha (acceso a la red con mayor rapidez y prestaciones), en lo que se trabaja en la actualidad. A eso se debe que Cuba  cuente ya con casi tres millones de usuarios con acceso a las redes, que incluye plataformas institucionales, correos electrónicos e Internet; posee un número similar de clientes de telefonía ce­lular, de los cuales más de medio millón ac­ceden al correo electrónico a través de los móviles.

La extensión de las posibilidades de co­nectividad en múltiples espacios, que incluirán también a bibliotecas y Oficinas de Correos, se une a otras iniciativas como la distribución de contenidos a través de los teléfonos móviles y el desarrollo de plataformas para redes universitarias e institucionales que podrían extender su servicio a toda la sociedad, actualmente en etapa de desarrollo y puesta en marcha.

Estas y otras medidas son el resultado de la implementación gradual de 26 proyectos que forman parte de la plataforma informática nacional Red Cuba, diseñada para asegurar de manera soberana la presencia de contenidos producidos por el país con calidad, diversidad y representatividad, gestionadas y administradas por entidades cubanas, a fin de satisfacer las necesidades informativas y de servicios de la sociedad, así como garantizar el acceso a redes internacionales.

La estrategia concibe, además, la creación de nuevas capacidades de acceso a tecno­lo­gías inalámbricas, la integración y uso ordenado de las redes de datos institucionales, como en los sectores de la salud pública,    educación, educación superior y cultura, que son conocidos por los usuarios cubanos (INFOMED, RIMED, REDUNIV y CUBARTE), que serán hospedadas en servidores de altas prestaciones que facilitarán sus potencialidades de uso.  Comprende también el desarrollo de videojuegos y multimedias de contenido educativo e histórico, así como la actualización de la base normativa sobre el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones.

En paralelo, avanza la introducción de la televisión digital en el país, antecedida de un amplio proceso de desarrollo de la infraestructura de las comunicaciones, que reduce casi a cero las zonas de silencio y moderniza el soporte televisivo. Este proceso marcha a la par de los avances en este ámbito a nivel internacional.

La introducción de la TV digital terrestre   —traducida para la población en “la cajita”—ha implicado la ejecución de importantes inversiones durante el 2013 y 2014. En una primera etapa ha permitido que los 35 trasmisores instalados abarquen toda la provincia de La Habana, las cabeceras provinciales y algunos municipios aledaños, y cubran un área potencial de aproximadamente 5 millones de televidentes. En estos momentos se trasmiten ocho canales, así como seis emisoras de radio y un canal de datos, como valor agregado.

Para el 2015 está prevista la instalación de 17 nuevos trasmisores en función de continuar aumentando la cobertura de este servicio, la adquisición de equipos de transporte de señal y de producción de televisión, así como cuatro laboratorios para las universidades con facultades de telecomunicaciones. De igual forma seguirá la digitalización de la producción televisiva, que ya comenzó el ICRT con cinco telecentros y el sistema informativo, a la vez que equipó un estudio con la nueva tecnología y adquirió una unidad móvil de alta definición, lo que se prevé mejore los servicios que se ofrecen a la población.

Estos procesos no están exentos de insuficiencias y vulnerabilidades que generan críticas e insatisfacciones en la población, la cual exige cada día más y mayores servicios, de­safío que rebasa al sector de las infocomunicaciones e implica a la mayoría de las instituciones y a la sociedad en general.

En la implementación de estos proyectos, la Revolución ha tenido que enfrentarse no solo a las limitaciones que impone el recrudecimiento del bloqueo, sino además a la hostilidad de algunas dependencias del gobierno de EE.UU. y elementos aislados que se aferran a emplear las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones para subvertir e intentar cambiar nuestro sistema político. A lo que se suma las crecientes afectaciones provocadas a la nación por eventos cibernéticos, principalmente los ataques informáticos con implicaciones para la seguridad del país e internacional.

Como ha revelado la propia prensa norteamericana, el Gobierno de Estados Unidos ha movido a este terreno la mayor parte del presupuesto que dedica para la subversión político ideológica y del orden interno en el país. Entre las acciones más divulgadas se encuentra Zunzuneo, una red de mensajería paralela a los servicios nacionales que buscaba enviar contenidos contrarios al gobierno cubano. Más recientemente, salieron a la luz pública revelaciones sobre programas secretos que emplearon emisarios de distintos países para promover acciones enemigas orientadas al estudio e identificación de jóvenes que pudieran convertirse en potenciales “agentes de cambio”, así como tratar de atraer a sus acciones subversivas a artistas cubanos.

Pese a todos los peligros, lejos de encerrar a la nación, se han creado la infraestructura y el marco legal e institucional necesarios para defender al país y garantizar el de­sarrollo viable de la informatización de la sociedad cubana. Al mismo tiempo, se bus­ca potenciar la cooperación internacional en esta materia.

Cuba avanza en la informatización segura de la sociedad, sin prisa, pero sin pausa, consciente de que la era de Internet y las nuevas tecnologías debe ser un espacio de aprendizaje, de desarrollo, inclusivo y también seguro, para garantizar la invulnerabilidad de la Revolución, la defensa de la cultura y del socialismo sostenible que construye nuestro pueblo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Luis Enrique dijo:

1

12 de diciembre de 2014

02:13:04


Resulta difícil creer todo lo que se lee en el artículo. El supuesto balón es carísimo y solo accede con grandes restricciones de tiempo un porciento mínimo de la población. La citada ampliación de capacidades e infraestructuras está presente en cada congestión de líneas para comunicarse y lo lento del servicio de correo nauta en la mayoría de los lugares. Del mítico cable de fibra óptica, multiplicador por 3000, no se ha escuchado nada más y la gente lo recuerda como una broma triste; y los precios de la telefonía celular no parecen querer aterrizar en la realidad del cubano de a pie. En lo particular, creo que la estrategia tecnológica deja mucho que desear, escudada tras el temor de una subversión interna que jamás llegará, por lo menos si se lograra que el cubano promedio no vea las TIC como algo diabólico al servicio del imperio. Después de tantos años ¿Cuánto más se debe esperar por "los que saben"?

enrique garcia dijo:

2

12 de diciembre de 2014

03:38:32


las comunicaciones son y deben ser un derecho, jamas un negocio. son parte necesaria e importante como la salud, y muy conectada a la educacion. es justo que se cobre por el uso de internet, un cobro que tenga relaciion con el pider adquisitivo de la poblacion, El trato en este reglon, es lo que diferencia una empresa social, de una capitalista.

Luis A. Montero Cabrera dijo:

3

12 de diciembre de 2014

04:00:50


Muy bien que al fin Granma dedique un editorial a exaltar la intención del estado cubano de "informatizar la sociedad" y no solamente a los peligros de la internet, como ha sido hasta ahora. Sin embargo, no me parece tan bien que el contenido del editorial sea poco autocrítico. Algunos de los avances que se nos anuncian a las alturas de estar adentrados en el siglo XXI forman parte de metas de cualquier país culto a finales del siglo XX. Lo revolucionario sería reconocerlo, sin reservas, como hizo Fidel tantas veces cuando se hacía claro un error. Además, en esto vale más la prisa que la pausa, a estas alturas, porque hemos estado pausados demasiado tiempo. El editorial parece demasiado determinado por un ministerio. Este asunto, en mi modesto parecer, afecta a toda la sociedad y es interés de todos, por lo que la política debería trazarse por el gobierno, con la participación de todos, donde las empresas tendrían que ponerse al servicio de las necesidades del país. Suele ocurrir al revés, como ocurre con la TV digital, donde unilateralmente se tomó la decisión de usar en Cuba una norma única en el mundo que automáticamente elimina la posibilidad de que todos los TV digitales que existen puedan verla, y que si la ven tenga que ser con una polémica “cajita” que reduce sus prestaciones a los de un TV analógico e implica inversiones innecesarias. Y esto se muestra como un logro, en lugar de reconocer su evidente absurdo. Finalmente, la era digital está y estará cada vez más globalizada. Fidel nos advertía de que la globalización no se podía negar y que teníamos que participar en ella. Toda política en este sentido debería construirse sobre esta base. No se me aparece claro lo que se quiere decir con “En ese sentido, se han establecido mecanismos administrativos y empresariales que garantizan la sostenibilidad y soberanía tecnológicas para la provisión masiva de servicios de acceso a Internet.” La “soberanía tecnológica” en estos asuntos no la ha logrado nadie en este mundo, ni los EEUU, ni los chinos, ni los alemanes. ¿Se nos podría explicar en qué consiste en el caso de Cuba? ¿No sería mejor prepararnos para protegernos en las condiciones de la inevitable total pertenencia de nuestro país y de todos los cubanos al mundo global de nuestros días?

Alejandro dijo:

4

12 de diciembre de 2014

04:07:16


Despues del articulo de ayer sobre el debate de la UJC y conectividad a internet este editorial me parece muy acertado. AUN ASI LA INTERROGANTE SOBRE EL DICHOSO CABLE SUBMARINO SE DESVANECE EN EL AIRE. EL PUEBLO TIENE DERECHO A SABER. TRANSPARENCIA TOTAL. ES DEL SUDOR SACRIFICIO DE MILLONES DE CUBANOS DE DONDE SALIERON LOS MILLONES PARA INVERTIR EN ESE PROYECTO. En la editorial FALTO ANCLAR TODO ESTA INFORMATIZACION A ALGUN LINEAMIENTO POLITICO ECONOMICO Y SOCIAL. En mi experiencia salvo los cajeros automaticos subexplotados poco o muy poco se avanza y donde se avanza la verdad prefieron retiren los ordenadores y el personal haga todo a mano. Hablo de agencias de pasajes, oficinas de carne de identidad, es un verdadero dolor de cabeza, pierdes tiempo en mil viajes y no hay conexion o esta muy lenta o cuando estas en la cola desde las 5 AM y llegan las 9AM y sale un oficial y te dice "caballeros se cayo la base de datos" y asi. No se esta pidiendo banda ancha ni hacer videoconferencias de cell a cell como en el resto del mundo, un simple y decente correo movil que funcione porque nauta por favor llega el invierno y con el se congela no abre no carga, pero del lobo un pelo Y EL PUEBLO LO AGRADECE. Que ALEGRIA me daria ver a mi abuela o abuelo o padres ya jubilados y vegetando como miles de ancianos que veo a diario hasta en casa de abuelos dandose sillon y "esperando el viaje de partida" verlos conectados, entretenidos, los hace sentirse vivos de nuevo, con tareas por hacer y agendas propias. Y por ultimo CVI es el PEOR CANAL QUE SE VE DESDE UN CABLE FUERA DE CUBA. CUALQUIER PERSONA QUE ESTE DE MISION LO PUEDE PERCIBIR, ES UN CONTRASTE ENORME, tal parece que estas viendo a alguien en los años 50. PERO BRAVO MUY ACERTADO LA REVOLUCION INFORMATICA DE T

Yorlan dijo:

5

12 de diciembre de 2014

05:51:23


creo que hay demasiadas restricciones por parte del Gobierno, y el acceso sigue siendo deficiente, lento, no hay zonas WI-FI, no hay internet en el móvil a un precio aceptable, y nada de esto tiene que ver con el embargo.