ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Educar es depositar en cada hom­­­bre toda la obra humana que le ha antecedido: es hacer a cada hombre resultado del mundo vi­viente, hasta el día en que vive; es po­nerlo a nivel de su tiempo, para que flote sobre él, y no dejarlo debajo de su tiempo, con lo que no podrá salir a flote; es preparar al hombre para la vida.

Esa máxima del maestro por excelencia que fue José Martí, aparecida en su artículo titulado Es­cuela de electricidad, en la revista La América, de Nueva York, en no­viembre de 1883, ha de ser bandera que presida cada día del ma­gisterio cubano.

Es inadmisible con la prédica de la Revolución, con su ejemplo, que profesores, ?hasta ahora tres ya de­tenidos por las autoridades, busquen estudiantes con problemas en tal o más cual asignaturas, o que les propongan a los propios alumnos un negocio lucrativo me­diante el cual se altere una calificación o se filtre un examen, sea ordinario o de ingreso a la Uni­versidad, como ocurrió el pasado 6 de mayo con el examen  de Matemática.

Un profesor vinculado a un he­cho de fraude no educa ni enseña, envilece y ha de caer sobre él la máxima fuerza de la sanción para estos casos. Padres que amparen esa actitud y conduzcan a sus hijos a una fechoría de este tipo, cometen el crimen de comprar lo que deben exigir que se gane como hombre de bien. Alumno que participa de un fraude solo consigue autoengañarse y lo que es peor, se edifica sobre la mentira. Comparte la misma responsabilidad quien guarde silencio cómplice.

Estamos empeñados en construir y actualizar nuestro modelo económico y social y este pasa justamente por la educación e instrucción de nuestra juventud. ¿Cómo entonces admitir algo tan discordante con los valores que hemos forjado y defendido por más de 50 años? La educación de un pueblo significa independencia, soberanía. A los hombres se les domina, manipula y engaña, solo si no están bien preparados, y Cuba lo sabe bien; por eso el primer derecho humano que entregó esta Revolu­ción fue el de saber leer y escribir.

Quienes dirigen en nuestro sistema de educación, en cualquiera de sus enseñanzas, han de perfeccionar los métodos y procesos frente a este flagelo destructor de valores. Ya el pasado año sucedió algo similar, precisamente con un examen de Matemática de onceno grado, también en la capital, cuyos autores finalmente recibieron las sanciones correspondientes.

No puede quedar fuera ningún es­labón de la cadena en el análisis, porque tampoco puede quedar im­­pune algo tan denigrante y bo­chornoso.

No podemos convivir con la men­tira, porque se apoderaría de no-sotros algo peor, la falta de credibilidad en una obra, que como pocas en el mundo, ha hecho tanto por la educación de sus hijos y las de otros en el planeta. Un fraude es una farsa y si es escolar, repercute en la economía o en cualquier otra esfera de la sociedad, pues si el fraudulento llegara a graduarse no tendría cómo hacer desarrollar al país, si no es  sobre la propia mentira.

La verdad es el bastión de donde ha emergido invicta la Revolución, se ha hecho sólida sobre el postulado de Fidel de que ella es no mentir jamás ni violar principios éticos. Pasar por encima de ese principio es ofenderla, ponerla en peligro.

Los que intentaron sacar ventajas sin estudiar en varios preuniversitarios de La Habana son la causa por la cual se hace obligado repetir el examen. El próximo día 26 todos los aspirantes tendrán una nueva oportunidad, pero en igualdad de condiciones. Es cierto que incluirá a quienes suspendieron, a los que incurrieron en el despreciable fraude y a los que vencieron la prueba por sus propios conocimientos, esfuerzos y méritos. A estos últimos, no debe haber nada que los inquiete; ellos son,  también al decir de Martí, los hombres, que se cultivan, y se le­vantan  por sí propio, y llegan a ser los más altos de los reyes. Volverán a pasar la meta.

La Revolución ha puesto en la educación de sus hijos su desvelo y la mayor cantidad de sus recursos. En ella y la salud, por muchos años ha destinado la mayor parte de sus presupuestos anuales; ha inundado de jóvenes sus universidades, de las cuales han salido más de un millón de egresados, porque les dio las mismas oportunidades a todos.

Esa riqueza social hay que defenderla, como mismo hacemos con nuestro cielo, con nuestras cos­tas, porque en ello nos va la potencialidad del capital humano que he­mos construido, pilar esencial de la obra revolucionaria.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

oscar.hh dijo:

1

21 de mayo de 2014

00:27:02

Muy acertadas sus palabras y le apoyo 100% su artículo, Hay que arrancar de raiz de una vez y por todas estas aberraciones y ofensas a la dignidad plena del hombre.

Marvin Prado dijo:

2

21 de mayo de 2014

01:43:17

Excelente artículo, y creo que se deben tomar medidas serias contra los fraudulentos, pues Revolución es verdad y ese insignia la tiene ganada Cuba y su Revolución en toda Latinoamérica y el mundo.

Jose dijo:

3

21 de mayo de 2014

04:43:01

Lo primero para resolver un problema es reconocer su existencia. Y los segundo es analizar sus causas. Nunca una solución completa es usar paliativos (paliativo: solo lucha contra los efectos y no contra las causas). Ayer mismo aplicaba un examen en la universidad y tuve que regañar a varios estudiantes que intentaban "fijarse". Es triste y duro reconocerlo pero el fraude académico existe en nuestras escuelas. Y no solo el fraude "pequeño" (el del muchacho que le pregunta al de al lado o lleva un "chivo") sino también el profesor que llega y "ayuda" a algunos alumnos o del que descaradamente vende las notas. Y el que diga que no existe simplemente no sabe nada de nuestras escuelas. No creo que sea una generalidad pero si es más grande el problema de lo que debía ser. La causa a la que más le han echado la culpa es: "el rezago del pasado". Y al definir eso como causa principal hemos perdido la facultad de luchar contra eso de forma eficiente. Creo que las causas principales son: Un fallo en la formación ética y cívica de nuestros alumnos, la exigencia de determinada "promoción" y (no por último menos importante) las necesidades económicas de nuestros docentes. Ataquemos las causas y erradiquemos esta mal cuyo daño es mucho más grande que el simple hecho de que un alumno más malo coja una carrera por encima de uno más bueno. Es un daño a la moral de nuestra sociedad que queda sucia en las etapas de su formación.

Marcela G. dijo:

4

21 de mayo de 2014

05:21:32

En cualquier parte del mundo ya le estarían pidiendo cuentas al Ministerio de Educación sobre la manera en que protege el secreto y la discreción antes de la realización de tan importante examen. Pero no en Cuba, donde no se puede tocar a este Ministerio con el pétalo de una rosa. Sale mucho más fácil culpar a los “inescrupulosos anónimos”. Mientras tanto, es raro el año en que no aparezca este azote, como una gripe estacional. No hay que olvidar que a Educación se destina una parte considerable del presupuesto nacional y el pueblo tiene todo el derecho a saber cómo emplea el dinero. Repetir el examen significa, además de la cuestión moral, doblar el gasto económico inicial.

conrado rodríguez ochandarena dijo:

5

21 de mayo de 2014

06:58:00

Coincidimos no solo en los comentarios del Béisbol, sino también en un tema tan dañino para nuestra sociedad como el fraude. El que le comenta es colaborador en la República de Angola, que hasta el mes de enero ocupaba el cargo de Metodólogo Provincial de Educación en la Habana, en el departamento de Ensenãnza Técnica, por lo que conozco de lo sucesido en el curso escolar precedente con la misma asignatura y participamos en el proceso político desarrollado con los padres de los estudiantes de 11 grado en el municipio 10 de octubre, para explicar la necesidad de repetir aquel examen y llamar a la conciencia de la familia de denunciar los padres que se dedicaban a tratar de sobornar a los profesores de diferentes asignaturas, un proceso complicado y difícil, la mano enemiga como siempre presente, y además como usted bien plantea, allí se encontraban los padres de los estudiantes que habian aprobado por sus propios esfuerzos, que para nuestra satisfacción eran la mayoría. Soy testigo de los esfuerzos que se realizan desde la Dirección Provincial para velar, exigir y controlar en la custodia y traslado de los exámenes hasta las Direcciones Municipales, lo que implica metodólogos de guardia en la DPE 24h, dirigentes responsabilizados con la entrega a partir de las 3:00am, no solo para preuniversitario, sino para todas las ensenãzas que aplican este tipo de examen. Como se puede apreciar se toman medidas de seguridad, pero no son todo lo efectiva que deben ser en las estructuras inferiores, municipio y centros, dando la posibilidad de que personas inescrupulosas y de bajos principios sean vulnerados por el soborno de aquellos que apuestan por el debilitamiento de unas de las conquistas de la Revolución, la EDUCACIÒN, pero una vez mas confiamos en que se detectarán todos los involucrados, tomándose las medidas correspondientes.

RALF dijo:

6

21 de mayo de 2014

07:38:05

está muy bien q lo vuelvan a repetir, eso sucede todo los años. suert a los aspirantes

José Rodriguez dijo:

7

21 de mayo de 2014

07:50:03

ESTAMOS DE ACUERDO CON EL ARTICULO.

Alberto dijo:

8

21 de mayo de 2014

08:23:43

Estoy de acuerdo con los principios enunciados, pero igual creo que le falta rigor al no decir, a lo claro, que NO pueden reptirse año tras año, que ya se sabe que hay inescrupulosos, y padres permisivos, estudiantes que aman el fraude y renuncian al sacrifico del estudio, ya se sabe, pero me gustaría ver una exigencia del periodista a las autoridades del MINED, más claro, a la ministra o ministro, un emplzamiento público de que es lo que va hacer para el próximo año. E igualmente hay que exigir renuncias de altos cargos de la educación, que por su puesto dirigente, aúin sin estar involucrados en el fraude, tienen que responder del por qué esto sucede. Las renuncias, ejercicio público de verguenza, debe tocar a las puertas mismas de las máximas autoridades de ese ministerio, pero bien cerquita, y que sean públicas, la soga no debe partir por lo más delgado, como pasa muchas veces, y como veo incluso que va a pasar ahora. Esa es la prensq que igualmente debmos exigir, sin paños tibios.

Juan Garcés Sigas dijo:

9

21 de mayo de 2014

08:27:51

Mi nombre es Juan Garcés Sigas, cubano, aunque estoy residiendo actualmente en España. He leído no sin preocupación este artículo de fraude en los exámenes de Matemáticas. Fui estudiante y después profesor en Cuba en la Escuela Nacional de Arte en La Habana. Durante mi tiempo de estudios fui simultáneamente dirigente estudiantil de la FEEM. Si me permiten quisiera expresar una breve opinión. Siempre fue nuestra máxima durante los estudios evitar el fraude a toda costa, sabiendo que es preferible una mala nota propia que una buena nota falsa; que lo digno es lo que nos ganamos con nuestro esfuerzo y sacrificio. ¿Qué hacíamos para lograrlo a nivel de conciencia colectiva? Y esta es mi mayor preocupación viendo lo sucedido: desde la base, en coordinación estrecha con todas las fuerzas (Partido, Sindicato, Dirección del Centro, etc.) organizábamos y despertábamos la inquietud y el esfuerzo de los estudiantes mediante iniciativas de emulación sana entre los estudiantes, de manera que no solo se preocuparan por ser los primeros y no rezagarse sino además por ver que sus compañeros también avanzan. Ese espíritu solidario y emulativo llevó a la ENA en esos tiempos a destacar en el ámbito nacional. Está claro que la situación por la que atraviesa mi país en estos tiempos de crisis mundial salvaje económica y de valores, no pueden no afectar a Cuba, que tiene que vencer serios problemas de todo tipo, económicos, sociales, del inacabable bloqueo norteamericano, y lógicamente tiene que hacer ingentes esfuerzos por mantener el sistema socialista que eligieron los cubanos. Y creo que, entre esos esfuerzos debería estar el no descuidar el trabajo educativo de masas al que hacía referencia. Porque el oportunismo, el caos, la corrupción, son algunos de los males del capitalismo (que ahora conozco muy de cerca) que intenta “colarse” nada más nos descuidemos. Sé que la Revolución al final vence porque es portadora de la verdad y la justicia. Sólo he querido, si me lo permiten, expresar mi opinión, porque aunque esté hoy lejos de Cuba, nada amo más que a mi país.

jose antonio dijo:

10

21 de mayo de 2014

08:32:33

es repudiable la actitud de profesores que se prestan para cuestión tan bandalica como hacer negocios con exámenes, son personas sin pudor, mal formadores de la sociedad y en especial de la juventud, son personas sin escrúpulos y debiera publicarse su identificación así como la máxima sanciones aplicadas. hay que inhabilitarlo de por vida para ejercer el magisterio, es una ofensa a tantos sacrificados maestros que tiene nuestro pais

marcos godoy villasmil dijo:

11

21 de mayo de 2014

08:33:30

Bravo Cuba..detectar,pesquisar y sancionar a quienes cometen este tipo de fraude tan severa y merecidamente solo es posible en una sociedad que todavía conserva los valores éticos inculcados por medio siglo de revolución.utilizar la prensa para denunciarlo y alertar a la sociedad sobre las ruinosas consecuencias de semejantes vicios no es leccion que acostumbre darnos a los latinoamericanos,desde Mexico a la patagonia,nuestra llamada gran prensa. desde Venezuela un abrazo solidario

Guillermo Baute dijo:

12

21 de mayo de 2014

08:41:55

La tranquilidad de una almohada no se cambia por nada. Como tampoco se debe cambiar la tranquilidad del saber, del conocimiento, la necesidad de aprender e nuestros hijos. Estamos errando paso a paso, y lo mas triste es que en cada paso, nos llevamos anuestros hijos consigo. Por favor, antes de dar un paso así, piensen en nuestros hijos, eviten este tipo de situiación, que no te hace mas rico, ni ma milonario, sino mil veces más pobre, sí, pobre de alma, pobre de amor, y pobre de conocimiento, y lo hace contigo, y TU lo haces con tu hijo. El conocimiento, el estudio, asi como el trabajo, NO MATA, ayuda y enriquece. Dejemos que nuestros hijos se esfuercen, y crezcan pisando su propio sudor, y si vamos ayudarlos, que sea siempre con el honor y la verdad. El (tu hijo) se merece tu respeto, RESPETALO, y respeta al nuestro.

Dr. José Luis Aparicio Suárez. dijo:

13

21 de mayo de 2014

09:24:04

Solo conjugando conocimientos y destrezas con actitudes dignas y valores compartidos, se es buen estudiante y profesional. Quien no asimile esto, o no tenga conciencia de su responsabilidad social, será mediocre o malo en el ejercicio de su profesión, si es que logra graduarse. Los estudiantes universitarios lo son de verdad o no lo son; ellos deben leer e interpretar bien esto. No deben ir por el peligroso camino de no estudiar, pues, con certeza, se perderán en su carrera y no llegarán a la meta. Por otro lado, no deben cometer el grave error de hacer fraude; puede ser el fin de sus estudios universitarios. Tiene que iniciarse de inmediato un apabullante rechazo a este flagelo, para cuyo combate se necesitan conciencia y exigencia. Quiero que me permitan un consejo los estudiantes: Alejen el conformismo de ustedes y aspiren a lograr 5 en cada evaluación. Si no pueden, que no sea por falta de estudio e interés. Sufran con la evaluación de 2, que es como un patito feo en su trayectoria, y empéñense más si reciben algún 3, que es expresión de mediocridad. No dejen de preguntar ni teman al diálogo. Hay muchos que estamos dispuestos a responder y preferimos el intercambio para reflexionar y debatir. La Universidad no es compatible con la trivialidad. Nunca crean saber lo suficiente; quieran saber siempre más. Adiós al fraude para siempre.

Dr. José Luis Aparicio Suárez. dijo:

14

21 de mayo de 2014

09:25:22

La sinceridad, vista como franqueza o veracidad, es una cualidad que está llamada a erigirse en premisa indispensable. Nuestras potencialidades, en lo ideológico y moral, son ilimitadas, nunca debemos olvidar esta absoluta verdad. La afrenta, dígase deshonor que resulta de palabra o acción, deviene lacerante ignominia cuando se acostumbra a herir en lugar de educar. Para preservar la integridad de la conducta, hemos de enfrentar con sabiduría los desafíos de hoy. Con la convicción de que bajo el manto de la ingenuidad puede esconderse la ignorancia, nuestra conducta debe caracterizarse por la nitidez de sus principios y por convertir lo ignoto en un desafío. El avance es incierto, si no elevamos la motivación por el desempeño y el cumplimiento de los deberes. Etimológicamente «falta» es acto contrario al deber y «mentir» es dar por cierto lo que se sabe que es falso o inducir a error, engañar, falsificar. Asimismo, «verdad» es conformidad de lo que se dice con lo que se siente o se piensa, y «honor» es virtud, dignidad. Es bueno, entonces, sentir fascinación por lo genuino. Tengo la certeza, abrazado siempre a ella, de que la verdad se viste de honor.

Ernesto Bustos dijo:

15

21 de mayo de 2014

09:48:52

Los primeros que tienen que cambiar son los padres y los abuelos y dejar de estar cantando siremas con la frase "el niño (niña) tiene 99 de promedio". Señores, 99 de promedio es para el profesor - y me refiero a profesores que sirvan- , los pueblos están cuajados de excelentes propfesionales de 80 de promedio en su vida de estudiantes - y hasta de menos- , pero nosotros tenemos sismpre que ser los de los super resultados, ¡ 99 de promedio ¡ No nos podemos creer esto más¡ Cuando se dieron los eventos de fraude colectivo en el Preuniversitario de la Víbora en el año 1968 (fíjense hace 45 años), no eran porque los estudiantes no podían pasar de año, era porque el Pre y su director querían ser año a año los que ganaban la emulación y las distinciones. Y esto pasa 45 años después con otros propósitos y otras generaciones. Pero no hay una reunión entre compañeros de trabajo, una reunión en la cola del Pan, donde todos repitamos orgullosos ¡ 99 de promedio¡ No podemos engañarnos más.

José Alberto Gómez Pérez dijo:

16

21 de mayo de 2014

09:54:38

Excelente artículo. En verdad que lo felicito. Usted, da lo mismo si es de pelota que sobre otro tema, siempre pone el dedo sobre la llaga de manera magistral y muy gráfico, lo cual hace muy simple entender el mensaje. Saludos, JA

Esperanza dijo:

17

21 de mayo de 2014

10:04:22

Muy buen comentario estoy de acuerdo 100%, hay que acabar con el fraude y sus aristas, pero el analisis debe ser tambien con los que hacen, imprimen y custodian el examen porque la pregunta es ? Como llego ese examen a manos de los profesores? que no participan en su elabaracion, ni en el proceso de impresion, y menos en su custodiay traslado, todos, sobre todos los responsables tienen ser el analisis y las medidas sin que tiembre el peso de la ley, no puede seguir sucediendo estos hechos cada vez que hay un examen quien se deteriora, la imagen el 1mer lugar de la Revolucion, el prestigio del MINED y el de los profesores de esta manera no se enltece la figura del maestro y esa imagen hay que cuidarla porque es muy valiosa, si ella no se cumpliria el programa de la Revolucion.

Lisardo dijo:

18

21 de mayo de 2014

10:12:26

Es muy bueno que se combata el fraude ya que es una forma más de hacer contrarevolución

espero dijo:

19

21 de mayo de 2014

10:19:05

Coincido en la esencia del artículo, pero, nunca veo que se hable de la familia como base de esta deformación. La base no es el maestro sino, como dijera Marti, la cuna. La raíz está en la cuna y deberían castigar y sancionar (después de un investigación profunda) a los alumnos, a los padres de los alumnos y a los profesores. Generalmente ponen al profesor como principal culpable y no lo ven como un ser humano victima de las insinuaciones constantes de padres . Hay varios padres que constantemente incitan (son los que después hablan de que los maestros son corruptos) para que aprueben sus hijo dándoles merienditas, regalitos etc. -como bien explico el del caso de comunales- desde el preescolar) y esos niños crecen sabiéndolo y pensando que si no saben los padres resolverán con dinero.¡esos son los principales culpables! esos son los que hay que eliminar de una vez y hay que hablar de ellos (claramente que no digo que sean todos ni siquiera la mayoría de los padres) esos que son corruptos, por naturaleza, contaminan la escuela y todos los lugares porque son tan ineptos que no se sienten capaces de pensar que sabiendo se tiene más poder porque el poder lo da el dinero y el dinero sale del conocimiento. Cuando se ataque a la familia, que haga estas cosas, entonces los hijos será educados y no desearán ni conocerán el fraude (tanto académico como posteriormente en la economía de la empresa etc.)

Esperanza dijo:

20

21 de mayo de 2014

10:20:34

Porque solo se habla de los analisis en el MINED y no en el MES que es el responsable de la elaboracion, custodio y distribucion de los examenes, el analisis va mas alla del MINED y en el MES no hay tambien personas fraudulentas o nos vamos a seguir enganando