ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Jorge Luis González

La implementación de un registro de personas con trastornos de la coagulación y el seguimiento continuo de las mujeres embarazadas en nuestro país son acciones que han garantizado que la mayoría de las gestantes lleven a feliz término su embarazo.

Así aseguró a Granma la doctora Dunia Castillo González, especialista de II grado en Hematología, profesora e investigadora auxiliar y representante del Grupo Latinoamericano de Hemostasia y Trombosis en Cuba, quien abordó este tema en la mesa de discusión Enfermedad Tromboembólica Venosa, durante el XVII Congreso de la Sociedad Cubana de Obstetricia y Ginecología.

La especialista subrayó que las gestaciones normales conllevan cambios del sistema hemostático, para permitir que los procesos de implantación, placentación y alumbramiento ocurran sin complicaciones hemorrágicas.

«Estos cambios constituyen un desafío para los médicos tratantes, pues aunque resulta un hecho muy biológico, si los mecanismos que mantienen el equilibrio hemostático sufren alguna variación patológica, aparecen alteraciones que llevan este balance de la coagulación a estados hemorrágicos o trombóticos», explicó.

En ese sentido, la doctora Castillo González refirió que las trombofilias son estados de hipercoagulabilidad causados por trastornos hereditarios o adquiridos, que predisponen a la trombosis, la que se convierte en una trombosis manifiesta bajo la influencia o no de otros factores. Estos, de estar presentes, favorecen la recurrencia o extensión de la enfermedad tromboembólica.

«Es aún un tema controversial si estos estados influyen o causan consecuencias adversas en las gestaciones en aquellas mujeres que la presenten. En nuestra opinión, consideramos mejor tratar estos trastornos», apuntó la hematóloga.

Al respecto, comentó que un estudio –donde se han visto involucradas instituciones como el Instituto de Hematología e Inmunología, los hospitales Enrique Cabrera, Ramón González Coro y Hermanos Ameijeiras– ha desarrollado un seguimiento de mujeres con antecedentes de eventos trombóticos en edades tempranas, durante las gestaciones o puerperio, otras con pérdidas fetales recurrentes y en los últimos tiempos se han incluido pacientes remitidas por fallos en la implantación.

Los resultados son favorables, alcanzando más de un 90 % de gestaciones normales, sin complicaciones trombóticas para las gestantes, neonatos vivos con valoraciones al nacer normales, y leves reacciones adversas al tratamiento antitrombótico que se le impone a la paciente desde la preconcepción, dijo.

De ahí que en opinión de la especialista sea importante que las mujeres que tengan estas condiciones antes descritas sean valoradas en consultas de fallo reproductivo, para que reciban un asesoramiento médico adecuado.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Dr. José Luis Aparicio Suárez dijo:

1

23 de junio de 2019

08:57:14


Preservar el equilibrio hemostático, de modo que no se escurra o coagule la sangre, es venerar la salud de los vasos y del corazón. El mecanismo hemostático es un sistema biológico complejo donde interaccionan elementos celulares y plasmáticos, de manera equilibrada en condiciones normales. La trombofilia se relaciona con morbilidad y mortalidad materno-fetal, fundamentalmente en relación con eventos tromboembólicos venosos y arteriales en el período grávido-puerperal, así como también con alteraciones obstétricas; pero, a nuestro juicio, la sagacidad clínica y las buenas prácticas de Laboratorio nos permiten auscultar los ruidos patológicos del sistema hemostático, lográndose así que la mayoría de las mujeres con trombofilias tengan embarazos sanos y partos felices. Gracias.

Juan Yara dijo:

2

23 de junio de 2019

09:26:30


Bien sabemos de los desvelos de Salud Pública por la salud de los cubanos, muy particularmente, de gestantes y niños, mediante el PAMI y este es un ejemplo más de esta certera atención. Desde el punto de vista médico-periodístico, no deberían mostrarse los rostros de los pacientes. Es lo que aprendí en Ética Médica, en la Facultad de Medicina. Dr. Yara

Albert dijo:

3

27 de junio de 2019

06:07:00


Sr. Ministro de Salud, algo está pasando en Granma, específicamente en el municipio de Niquero, mi sobrinito de más de 3 meses de nacido, yace grave en cuidados intensivos en el pediátrico de Mzllo, por el mal seguimiento del embarazo de su progenitora....y tengo entendido que fue por negligencia médica...lamentable pero está sucediendo....tomen medidas para que casos como el de mi sobrino, no vuelvan a repetirse....