ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El canotaje, junto al boxeo, aportaron un tercio de las preseas cubanas. Foto: Ricardo López Hevia

En el deporte hemos conquistado tantas cimas que cuesta mucho mirar hacia ellas des­de abajo. Justamente esos éxitos y las gran­­des hazañas alcanzadas se han convertido en uno de los principales adversarios de deportistas, entrenadores y autoridades que los dirigen, pues la exigencia siempre ha partido de superar lo logrado.

Esa es la razón por la que antes de cualquier análisis de lo ocurrido en Toronto, se­de de los ayer finalizados XVII Juegos Pa­na­mericanos, expresamos el sano orgullo por la entrega, el esfuerzo y la modestia con la que los atletas nos representaron. Los que alcanzaron las 36 medallas de oro, las 27 plata y las 34 de bronce y quienes dieron todo por llegar a esos lauros, merecen el reconocimiento de un pueblo que vibró por 16 días al ritmo de sus pulsaciones.

¿Qué se esperaba más? ¿Qué hay inconformidad? Claro que sí, sobre todo porque se expuso públicamente el objetivo de mantener el segundo lugar por naciones en el medallero. Sin embargo, no alcanzarlo, no demerita el esfuerzo por llegar hasta esa cota.

He escuchado en lugares públicos, en llamadas a la redacción, en la sala de un hogar o leído en las opiniones en nuestra web, cientos de argumentos que durante dos semanas trataban de explicar las causas de lo sucedido. Intentaremos sumarnos a esos debates, que están sustentados en una amplia cultura deportiva de la población, fruto también de los triunfos atesorados y del acceso pleno a la práctica deportiva, así como a la promoción de esta por diversos medios, incluyendo los de comunicación masiva.

¿Qué pasó en Toronto? Por primera vez desde 1971, Cuba no queda entre los dos primeros lugares de la tabla de medallas. Por primera vez desde 1971, Cuba termina en cuarto lugar del medallero, el mismo sitio que ocupó, precisamente en la ciudad canadiense de Winnipeg, en 1967. Por primera vez desde 1971, Cuba no pasa de 40 medallas de oro en una cita de este tipo.

Por primera vez la cosecha de triunfos de Cuba representa menos del 15 % del total de metales dorados distribuidos. Por primera vez Cuba no sobrepasa la suma de 100 premios en el medallero.

¿Por qué ocurrió? O los cálculos no tuvieron en cuenta las reales posibilidades de nuestra delegación, o no hubo profundidad en el estudio de contrarios. Cualesquiera de esas causas llevan irremediablemente a un exceso de triunfalismo, que es lo peor que le puede pasar a un movimiento deportivo, y mucho más cuando es amplificado por nosotros, la prensa.

El escenario competitivo es justamente una plataforma de lucha de contrarios, me­diante una emulación pacífica de las fuerzas controladas, como lo definió magistralmente Pierre de Coubertin, restaurador de los Juegos Olímpicos, y para aspirar a conseguir un objetivo la evaluación de esas fortalezas necesita de mucha precisión.

Un tercer elemento apunta al diseño de preparación. El desempeño de los deportistas en el escenario de competencia estuvo muy por debajo de sus mejores presentaciones en el año, fundamentalmente en varias pruebas del atletismo; en el orden físico nos dio la impresión de insuficiencias en algunos de­portes, entre ellos campo y pista, lucha (más en el sector femenino), casos puntuales del judo y el boxeo. En los deportes de combate, motor impulsor en estas lides, y en los colectivos, nos pareció que en el apartado táctico hubo dificultades en los momentos cruciales. Agreguémosle que no teníamos representantes en 133 pruebas (discusión de medallas), exactamente el 36 % de las convocadas, lo que obligaba a juzgar por el rendimiento de los pabellones que nos ade­lantaron, a una efectividad del 34 % de nuestra delegación, o lo que es lo mismo a que por cada tres atletas, uno fuera campeón. Sumemos también, que las naciones con las que dirimíamos ese segundo escaño y luego el tercero, nos superaban en más de 150 re­presentantes.

Sin embargo, otras aristas las consideramos aún más importantes en el análisis. El deporte de alto rendimiento, entiéndase justas co­mo las de Toronto, Juegos Olímpicos, campeonatos mundiales o copas del orbe demanda de cuantiosos recursos financieros, a los cuales Cuba no tiene ni ha tenido acceso.
Ese requerimiento hoy se ha incrementado, pues los modelos de desarrollo deportivo a nivel mundial pasan por dos vías: el am­plio calendario a nivel internacional para po­der incluirse en los olímpicos o lides del planeta y la participación en justas profesionales, la mayoría de las cuales o al menos don­de hay más calidad, se concentran en los centros de poder, donde el dinero abunda.

En este punto creo que llegamos al vórtice del análisis. ¿Si este país no contaba ni cuenta con esos recursos cómo se ha mantenido en la élite del deporte mundial?

Claro está que debemos, y desde septiembre del 2013 se aprobó como parte de la actualización del modelo económico, la política de contratación y remuneración de de­por­tistas y entrenadores, insertarnos en los principales circuitos competitivos, sobre todo porque los esquemas de preparación han cambiado mucho. Hoy se entrena compitiendo y se mantiene la forma deportiva bajo la exigencia del rival y frente a este.

Pero lo que no debemos abandonar es un principio que ha distinguido al movimiento deportivo cubano en consonancia con su modelo de desarrollo social: la participación. ¿Qué vaticinio podría asegurar ese segundo puesto del continente desde 1971? Ninguno. ¿Qué cálculos serían capaces de dar una ecuación como la de ser uno de los primeros 20 países del planeta en el medallero histórico de los Juegos Olímpicos? Ninguno.

Solo la voluntad de desarrollar el deporte tras crear el recurso humano, que es para Cuba el más valioso, y el propósito de superarnos a nosotros mismos, ha sido capaz de la hazaña de este pueblo y de sus deportistas durante todos estos años.

Los resultados que hemos tenido han sido la consecuencia de un trabajo que privilegió la participación en competencias de larga duración en todos los estratos sociales, dígase escuelas, zonas rurales, barrios, centros de trabajos. Se competía desde primera hasta tercera categoría. Cuando afirmábamos con orgullo que el 85 % de los medallistas olímpicos eran fruto de los Juegos Escolares, era justo porque salían desde las escuelas.

Hemos perdido esos espacios de participación, incluso se hace poco esta actividad en las escuelas, que al igual que en la cultura y en la educación, para el deporte es la institución más importante de la comunidad. Y es lamentable, pues este pequeño y modesto país tiene un sistema de enseñanza de am­plio y total acceso y ha graduado para él a más de 50 000 profesionales de nivel superior en cultura física.

Si el financiamiento ya es un handicap y abandonamos ese principio, Toronto seguirá repitiéndose. Por solo poner el ejemplo de la bella urbe canadiense, competíamos no solo frente a grandes estrellas del deporte, sino que le disputábamos los primeros lugares a Estados Unidos, Canadá y Brasil, que según datos del Fondo Monetario Internacional de abril pasado son la primera, décima y octava economías del mundo, respectivamente, de acuerdo con su Producto Interno Bruto.

No es tarde para recuperar ese camino y al propio tiempo asumir las nuevas exigencias; Cuba cuenta con lo decisivo, el capital hu­mano, pero requiere de una certera estrategia que transite por combinar ambos senderos, bajo un prisma de organización que permita incrementar a escala nacional la participación optimizando cada recurso. Si les damos el valor al profesor de educación física y a las autoridades deportivas municipales, multiplicaríamos la cantera que hoy solo se reduce a las escuelas deportivas, que pasan un año entrenando, sin medir sus cualidades.

Hoy, cuando nos debatimos en ¿por qué no logramos el segundo lugar?, recomiendo otra vez la lectura de Para el honor medalla de oro, pues honor y entrega han derrochado nuestros atletas. En aquella Reflexión del líder de la Revolución Cubana, el 24 de agosto del 2008, se leía:

“No vivimos hoy las mismas circunstancias de la época en que llegamos a ocupar relativamente pronto el primer lugar del mundo en medallas de oro por habitante, y por supuesto que eso no volverá a repetirse.

“El hecho de que participen más naciones y las competencias sean más duras es en parte una victoria del ejemplo de Cuba. Pero nos hemos dormido sobre los laureles. Sea­mos honestos y reconozcámoslo todos. No importa lo que digan nuestros enemigos. Seamos serios. Revisemos cada disciplina, cada recurso humano y material que dedicamos al deporte. Debemos ser profundos en los análisis, aplicar nuevas ideas, conceptos y conocimientos. Distinguir entre lo que se hace por la salud de los ciudadanos y lo que se hace por la necesidad de competir y divulgar este instrumento de bienestar y de salud. Podemos no competir fuera del país y el mundo no se acabaría por eso. Pienso que lo mejor es competir dentro y fuera, enfrentarnos a todas las dificultades y hacer un uso mejor de todos los recursos humanos y materiales disponibles”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Mikel dijo:

1

26 de julio de 2015

23:05:41


Saludos Oscar. Muy bueno su comentario. Lo felicito. Estoy completamente de acuerdo con usted. Espero que Toronto nos sirva de leccion y que las autoridades del INDER y el GOB recapaciten y reaccionen rapido. Necesitamos un cambio de mentalidad porque si no vamos a quedarnos solamente para recordar nuestra historia. Todavia estamos a tiempo. Gracias

Tony Garcia Acuña dijo:

2

26 de julio de 2015

23:09:39


Oscar, mi nombre es Tony Garcia Acuña y soy el Capitan del Equipo Nacional de Patinaje de Carreras de Cuba. Solo darle un dato mas para sus futuros articulos. Ademas de los muchos argumentos dados por usted que pueden, o no, demostrar el porque del lugar de Cuba en Toronto, le añado que nos damos el "lujo" de no participar en todos los deportes porque creemos que con los que tenemos, ganamos. Yo no tuve la oportunidad de asistir y luchar por una medalla pues el patinaje cubano no asistio al evento clasificatorio. Le cuento que en Veracruz 2014 el pronostico de los "entendidos" era que yo estaria sobre el 5 lugar, pero alcance plata. Solo superado por el colombiano subcampeon mundial. Sabe usted quien gano en Toronto mi carrera, los 10 km, el mexicano que en veracruz alcanzo el bronce, detras de mi. Como dice Buena Fe : "no digo mas mi gente" .

LUIS PADILLA dijo:

3

26 de julio de 2015

23:19:14


EXCELENTE ARTICULO,MUY COMPLETO,ES CIERTO NO HUBO VISION CON LO QUE VENDRIA Y AHORA NOS TOCA REVISARNOS POR DENTRO AL DETALLE,EL ESCENARIO Y LA PREPARACION SE HA REPETIDO EN OTRAS OCASIONES DE LA MISMA MANERA PARA LOS NUESTROS PERO HA CAMBIADO MUCHO PARA EL RESTO DE LOS PAISES QUE VAN DEMOSTRANDO SU DESARROLLO,CUBA TIENE A PESAR DE LOS QUE HAN DECIDIDO TRABAJAR EN OTROS PAISES UN POTENCIAL GRANDE DE ENTRENADORES BIEN FORMADOS,ES CIERTO FALTA ECONOMIA PERO YA ES HORA DE POTENCIAR LOS DEPORTES INDIVIDUALES,QUE SON LOS QUE MENOS NECESITAN Y MAS APORTAN.¿QUE ESTAMOS ESPERANDO?????FELICITACIONES A OSCAR POR ESTE ARTICULO MUY PROFESIONAL Y AL IGUAL QUE NUESTRO PUEBLONAUN NO SALIMOS DE LA AMARGA IMPRESION QUE HA CAUSADO PARA TODA AMERICA ESTE RESULTADO EN TORONTO.RIO YA ESTA AHI A MENOS DE 12 MESES,PERO LA ESTRATEGIA TIENE QUE SER PARA LOS PROXIMOS 2 CICLOS, SI ES QUE QUEREMOS RECUPERAR LO PERDIDO.CONFIAMOS EN LA PROFUNDIDAD DE LOS ANALISIS DE ESTE DESASTRE NO ESPERADO X NADIE.

kao dijo:

4

26 de julio de 2015

23:33:10


oscar, que buen analisis, en tu escrito, al preguntarte que ocurrio, bueno para mi .se mal valoro, las potencialidades reales de nuestros deportistas, agregandole la no imformacion del estado de los contrarios y sus potencialidades reales, y se cayo en el triunfalismo euforico, ya fuera de moda en estos tiempos, ynos costo lo que estamos analisando hoy, una derrota no bochornosa, pues generalmente se cayo con las botas puestas, pero como nos tienen acostumbrados a ese triunfalismo, ahi esta el mal y basado en eso hechos nos dormimos en los laureles, y como desia un colega forista,lo que cuenta son las medallas , mas alla del honor y la ignidad,que para mi tienen todos los deportistas sean de cubo o foraneos , que participaron en toronto, ya hay periodistas com prieto aleman que para mi estan justificando lo sucedido, no no hay que hacer como lo has escrito, reconocer la derrota es de valientes, en estos casos lo importante no es caerse, si no saberse levantar y con la moral en alto, pero para eso tiene que suceder muchisimas cosas ,fundamentalmente cambiar todo lo que debe ser cambiado, pero incluir en esos cambios hasta la mentalidad, de todos, los involucrados en que nuestro deporte emerja de nuevo con brillantes destellos de luz

PEDRO OSCAR ROBAINA dijo:

5

26 de julio de 2015

23:49:48


HACE 4 AÑOS ESTOS 3 PAISES ESTABAN DENTRO DE LAS 10 PRIMERAS ECONOMIAS Y CANADA Y BRASIL ,QUEDARON POR DEBAJO DE NOSOTROS ,ADEMAS DE LAS VALIDAS RAZONES QUE USTED EXPONE ,OTROS FACTORES NOS GOLPEAN ,EL DEPORTE DE BASE ANDA MAL ,LAS ESCUELAS DEPORTIVAS ,EN MUY MAL ESTADO ,YO LE PONGO COMO EJEMPLO ,LA ESPA DE ARTEMISA ,EN EN LOS ULTIMOS MESES ALGO SE HA RESCATADO ,PERO TODAVIA MUCHAS INSTALACIONES EN MAL ESTADO ,YA CASI NO SE CONTRATAN ENTRENADORES FORANEOS ,CHEQUE LAS PLANTILLAS DE ESOS PAISES Y OTROS ,QUE SE NOS PEGAN COMO COLOMBIA Y MEXICO ,ESAS NACIONES ,SUS NOMINAS TIENEN UN GRAN NUMERO DE ATLETAS NATURALIZADOS ,NOSOTROS NO ,TODOS CUBANOS ,Y POR ULTIMO LOS ATLETAS QUE ABANDONAS LAS FILAS ,CHEQUE EN ESTOS ULTIMOS MESES CUANTOS HEMOS PERDIDO ,EN DIFERENTES EVENTOS DE DIFERENTES DEPORTES ,SI ESO NO SE PARA ,NO SE QUE VA PASAR DENTRO DE 4 AÑOS ,SE PIERDE MUCHO TALENTO DEPORTIVO ,POR ULTIMA ,LA POLITICA DE CONTRATACION ,TIENE QUE SER MAS ABIERTA ,QUE SALGAN A JUGAR DONDE ELLOS CONSIGAN CONTRATO AL FINAL ,LA MAYORIA JUGARIA POR CUBA ,Y EL QUE NO LO HAGA ,ELLOS SE L PIERDEN ,AQUI EN MEXICO ,LOS MAS IMPORTANTES PELOTEROS ,JUEGAS EN USA. PERO CUANDO AHI EVENTO ,TODOS REPRESENTAN A SU PATRIA QUE ES MEXICO ,ESO OCURRIRA CON LOS NUESTROS ,PARA MI FUE MUY BUENA ACTUACION ,TODAVIA ESTAMOS ARRIBA DE MEXICO ,13 ECONOMIA MUNDIAL ARGENTINA 20 LUGAR Y COLOMBIA CON MAS DE 40 MILL. DE HABITANTES Y 4TA ECONOMIA DE AMERICA LATINA SOLO SUPERADO POR BRASIL MEXICO Y ARGENTINA .