ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Adán

¿Cuánto ha cambiado Cuba desde que emprendió el proceso de actualización del modelo económico y social hace casi diez años? ¿Mucho? ¿Poco? La respuesta puede ser tan difícil como las vallas por saltar aún en ese camino. En el escenario abundan las transformaciones, tanto como la multiplicación de actores de la economía, aunque las cooperativas maniobran experimentalmente todavía, y no sin tropiezos, y los trabajadores por cuenta propia, incluidos los más afines a formas empresariales privadas, miran cada mañana con incertidumbre por la ventana de sus negocios.

Las reglas del juego han variado con la expansión gradual de alternativas de mercado y otros pasos. Hasta en el ámbito más tradicional de las empresas estatales ensayan, entre tropiezos también, opciones de autonomía desconocidas antes. Los cambios están a la vista, pero no con fortuna similar para todos.

La lista de medidas, innovaciones y ajustes no es pequeña. Pero persiste una interrogante de cuya respuesta depende la materialización y percepción de muchos cambios: ¿cuándo despegará la economía?

El crecimiento de 1,6 % conseguido este año es apenas un avance mínimo, «discreto», como lo calificó el ministro de Economía y Planificación, Ricardo Cabrisas, ante la Asamblea Nacional del Poder Popular. Pero es una buena señal, después de la contracción de 0,9 % del año anterior, y de la cadena de tensiones financieras y costosos accidentes climáticos del 2017.

El consenso entre entendidos, en que participa el gobierno, establece un rango de incremento del Producto Interno Bruto (PIB) entre 5 y 6 % para hablar de desarrollo. O para empezar a hablar; porque para entrar en las aguas profundas del desarrollo hace falta sostener ese paso durante años, en plural.

Economistas de escuelas no siempre coincidentes concuerdan al distinguir la dualidad monetaria y cambiaria como el obstáculo determinante hoy para que la economía cubana expanda sus alas. Su oreja peluda asoma lo mismo en los mercados agropecuarios, en la contabilidad de las empresas, en los planes de los gobiernos territoriales, en las gestiones de la banca, en los negocios hoteleros, en las inversiones y en el más reciente análisis del jefe de la Comisión de Desarrollo e Implementación, Marino Murillo.

Después de reconocer ante los diputados que las transformaciones económicas han superado en complejidad a lo que previeron en un inicio, Murillo comentó que «la dualidad monetaria y cambiaria tiene un efecto en toda la sociedad y en la economía». Sobre el ordenamiento o unificación monetaria explicó: «No es solo quitar una moneda y poner un tipo de cambio: tiene que ver con la formación de los precios, tiene que ver con el ingreso de las personas, tiene que ver con la capacidad de compra que tiene el salario, de lo que tanto se ha hablado en estos días».

Mientras el sistema monetario y cambiario, y por extensión la contabilidad de todas las entidades económicas, continúe infectado con dos monedas –CUP y CUC, y otras alternativas sucesoras como los CL– y múltiples tasas de cambio, carentes además de fundamento económico, será imposible medir en su justa dimensión los beneficios y riesgos de cualquier negocio o inversión.

La dualidad monetaria y cambiaria auxilió a la economía en los momentos de crisis inflacionaria de los años 90, pero con el tiempo ha creado distorsiones que impiden apreciar con claridad la evolución de la economía a cualquier escala. Tales deformaciones favorecen hoy a las formas de gestión no estatales, en detrimento de las empresas estatales.

Aunque los actores recién nacidos en la economía lamentan no disponer de un mercado mayorista y otras alternativas en igualdad con las empresas, lo cierto es que gozan de ventajas para emprender pagos, incluidos los del personal que contratan. Como consecuencia, trabajadores de alta calificación emigran desde puestos empresariales hacia plazas menos exigentes, pero mejor pagadas.

La presión de esa competencia y la pérdida de personal la sienten, incluso, sectores tecnológicamente avanzados, cardinales para el desarrollo, como la industria biotecnológica. También lo sufren las universidades, sobre cuyo capital descansa no el futuro, sino un presente que reconoce en la llamada economía del conocimiento el modelo de desarrollo.

La unificación monetaria y cambiaria ha demorado demasiado, como alertó el General de Ejército Raúl Castro ante la Asamblea Nacional. La tardanza puede explicarse por la complejidad del paso, que confirma la cautela de los economistas más sesudos para expresar fórmulas o soluciones al problema y la falta de acuerdo entre ellos cuando se arriesgan a elucubrarlas.

El freno del ordenamiento monetario –que ya implementó algunos pasos menores–, parece ponerlo también el convencimiento de que puede tener costos delicados para una parte de las empresas y de la población. ¿Cómo evitarlos? Otra respuesta difícil.

Pero habrá que buscarla más temprano que tarde porque la dilación del problema tiene igualmente costos económicos para las empresas y la sociedad, visibles ya, que ponen en riesgo, además, la culminación exitosa de los cambios emprendidos en nuestro modelo económico de socialismo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

ANGEL dijo:

6

29 de diciembre de 2017

06:14:45


ES UN TEMA SUMAMENTE COMPLEJO. A CONTINUACION UNA IDEA: HAY PERSONAS JUBILADAS, DISCAPACITADAS Y QUE TRABAJAN CON INGRESOS INFIMOS, QUE TENDRAN QUE SER SUBSIDIADAS. CREO QUE ES PREFERIBLE MANTENERLES A ESAS PERSONAS LA LIBRETA DE ABASTECIMIENTO Y SUPRIMIRLA PARA LOS DEMAS. PARECE FACIL Y NO LO ES; ES OBVIO QUE SE REQUIERE UN ESTUDIO PARTICULARIZADO DE CADA CASO, PERO, TENEMOS LAS CONDICIONES PARA HACERLO, A PARTIR DE QUE CONTAMOS CON EL PODER POPULAR Y ORGANIZACIONES A NIVEL DE CUADRA, CIRCUSNCRIPCION Y ZONAS. PIENSO ADEMAS QUE DEBIA INDICARSE A LAS ENTIDADES ESTATALES QUE A PARTIR DEL PRIMERO DE ENERO SUS BALANCES COMIENCEN CON UNA SOLA MONEDA A PARTIR DE LA TASA DE CAMBIO QUE SE LES DEFINA Y ESTA SERIA UNA FORMA DE EMPEZAR A MEDIR JUSTAMENTE NUESTRA ECONOMIA Y A NUESTRAS ENTIDADES. SALUDOS-

Jose R Oro dijo:

7

29 de diciembre de 2017

06:19:16


Por favor, si algun forista sabe que quiere decir CL, le ruego explicarlo, para el beneficio de los seguramente muchos que no lo conocemos. Muchas gracias!

Antonio Vera Blanco dijo:

8

29 de diciembre de 2017

06:36:21


La solución no está en el cambio del mecanismo existente, la solución está en perfeccionarlo, hasta que llegue a un cambio radical. Hoy en día y de todas maneras las entidades deberán lidiar con más de una moneda. El mundo lo exige. Lo que sí no debe tener sentido es las múltiples tasas de cambio. Comencemos por una paulatina homogenización de esas tasas para no provocar traumas.

Pedro Monreal dijo:

9

29 de diciembre de 2017

07:09:06


La “complejidad del paso” es esencialmente de naturaleza política y no técnica. La adopción de una tasa de cambio única que sea diferente de la tasa actual 1 USD = 1 peso cubano (CUP) inevitablemente haría irrentables muchas empresas estatales. Mantenerlas funcionando implicaría destinar miles de millones de pesos a subsidiarlas, lo que implicaría tener que responder preguntas políticas, no solamente económicas: ¿dónde reducir gastos del presupuesto para encontrar los fondos necesarios para subsidiar? En caso de que se decidiese “cerrar” empresas, entonces el reto sería dónde relocalizar miles de trabajadores, los cuales eventualmente irían al sector privado (el único que crea empleo neto en Cuba desde 2010). En caso de que se tratase de una combinación de subsidio y de cierre de empresas, el reto sería encontrar fondos para subsidios estatales y ampliar el empleo del sector no estatal. Creo que se entiende bien que las prioridades presupuestarias, el empleo, los salarios, y el tamaño del sector no estatal son cuestiones esencialmente políticas, no técnicas. Las soluciones, por tanto, deben venir del sistema político, no de los economistas. Parecería que el artículo intenta “explicar” la tardanza de la unificación cambiaria a partir de un supuesto desconcierto que existe entre los economistas que “elucubran” soluciones y de las dificultades para vencer desacuerdos entre ellos. No queda claro respecto a cuáles economistas se refiere el artículo, pero si la referencia fuese sobre los economistas que no trabajan como funcionarios de las instituciones oficiales que diseñan y aplican las políticas, entonces la crítica deslizada en el artículo es improcedente. Para empezar, la carencia de estadísticas oficiales publicadas no puede ofrecer una base para que los economistas puedan entender con precisión el problema, lo cual obviamente limita la posibilidad de hacer soluciones. Háganse públicas las estadísticas empresariales que permitirían “modelar” la rentabilidad bajo diversas variantes de tasas de cambio, los niveles de ingresos del sector cooperativo y privado (desagregados por calificación laboral, género, etnia, territorio y edad), el coeficiente de desigualdad (índices de Gini y Palma), la tasa de pobreza, y el valor de la canasta básica, entre otros datos necesarios, y con toda seguridad las “elucubraciones” van a dar paso a variantes de soluciones técnicas detalladas que pudieran ser discutidas de manera razonada. En Cuba hay capacidad para hacer esos análisis y ofrecer propuestas de soluciones. Una cuestión final, aun contando con datos relevantes, seguramente existirían desacuerdos entre los economistas. Ese no sería un problema. Es la manera en que funciona el análisis económico. La función de los economistas consiste en proporcionar explicaciones y soluciones diversas. La decisión acerca de cuales soluciones deben ser adoptadas no les corresponde a los economistas. Esa es una decisión política.

verosoft dijo:

10

29 de diciembre de 2017

07:17:54


"Es la hora de los hornos y solo ha de verse la luz". Les deseo a todos los hermanos un exitoso 2018, con la certeza de "cambiar todo lo que debe ser cambiado"