ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Adán

¿Cuánto ha cambiado Cuba desde que emprendió el proceso de actualización del modelo económico y social hace casi diez años? ¿Mucho? ¿Poco? La respuesta puede ser tan difícil como las vallas por saltar aún en ese camino. En el escenario abundan las transformaciones, tanto como la multiplicación de actores de la economía, aunque las cooperativas maniobran experimentalmente todavía, y no sin tropiezos, y los trabajadores por cuenta propia, incluidos los más afines a formas empresariales privadas, miran cada mañana con incertidumbre por la ventana de sus negocios.

Las reglas del juego han variado con la expansión gradual de alternativas de mercado y otros pasos. Hasta en el ámbito más tradicional de las empresas estatales ensayan, entre tropiezos también, opciones de autonomía desconocidas antes. Los cambios están a la vista, pero no con fortuna similar para todos.

La lista de medidas, innovaciones y ajustes no es pequeña. Pero persiste una interrogante de cuya respuesta depende la materialización y percepción de muchos cambios: ¿cuándo despegará la economía?

El crecimiento de 1,6 % conseguido este año es apenas un avance mínimo, «discreto», como lo calificó el ministro de Economía y Planificación, Ricardo Cabrisas, ante la Asamblea Nacional del Poder Popular. Pero es una buena señal, después de la contracción de 0,9 % del año anterior, y de la cadena de tensiones financieras y costosos accidentes climáticos del 2017.

El consenso entre entendidos, en que participa el gobierno, establece un rango de incremento del Producto Interno Bruto (PIB) entre 5 y 6 % para hablar de desarrollo. O para empezar a hablar; porque para entrar en las aguas profundas del desarrollo hace falta sostener ese paso durante años, en plural.

Economistas de escuelas no siempre coincidentes concuerdan al distinguir la dualidad monetaria y cambiaria como el obstáculo determinante hoy para que la economía cubana expanda sus alas. Su oreja peluda asoma lo mismo en los mercados agropecuarios, en la contabilidad de las empresas, en los planes de los gobiernos territoriales, en las gestiones de la banca, en los negocios hoteleros, en las inversiones y en el más reciente análisis del jefe de la Comisión de Desarrollo e Implementación, Marino Murillo.

Después de reconocer ante los diputados que las transformaciones económicas han superado en complejidad a lo que previeron en un inicio, Murillo comentó que «la dualidad monetaria y cambiaria tiene un efecto en toda la sociedad y en la economía». Sobre el ordenamiento o unificación monetaria explicó: «No es solo quitar una moneda y poner un tipo de cambio: tiene que ver con la formación de los precios, tiene que ver con el ingreso de las personas, tiene que ver con la capacidad de compra que tiene el salario, de lo que tanto se ha hablado en estos días».

Mientras el sistema monetario y cambiario, y por extensión la contabilidad de todas las entidades económicas, continúe infectado con dos monedas –CUP y CUC, y otras alternativas sucesoras como los CL– y múltiples tasas de cambio, carentes además de fundamento económico, será imposible medir en su justa dimensión los beneficios y riesgos de cualquier negocio o inversión.

La dualidad monetaria y cambiaria auxilió a la economía en los momentos de crisis inflacionaria de los años 90, pero con el tiempo ha creado distorsiones que impiden apreciar con claridad la evolución de la economía a cualquier escala. Tales deformaciones favorecen hoy a las formas de gestión no estatales, en detrimento de las empresas estatales.

Aunque los actores recién nacidos en la economía lamentan no disponer de un mercado mayorista y otras alternativas en igualdad con las empresas, lo cierto es que gozan de ventajas para emprender pagos, incluidos los del personal que contratan. Como consecuencia, trabajadores de alta calificación emigran desde puestos empresariales hacia plazas menos exigentes, pero mejor pagadas.

La presión de esa competencia y la pérdida de personal la sienten, incluso, sectores tecnológicamente avanzados, cardinales para el desarrollo, como la industria biotecnológica. También lo sufren las universidades, sobre cuyo capital descansa no el futuro, sino un presente que reconoce en la llamada economía del conocimiento el modelo de desarrollo.

La unificación monetaria y cambiaria ha demorado demasiado, como alertó el General de Ejército Raúl Castro ante la Asamblea Nacional. La tardanza puede explicarse por la complejidad del paso, que confirma la cautela de los economistas más sesudos para expresar fórmulas o soluciones al problema y la falta de acuerdo entre ellos cuando se arriesgan a elucubrarlas.

El freno del ordenamiento monetario –que ya implementó algunos pasos menores–, parece ponerlo también el convencimiento de que puede tener costos delicados para una parte de las empresas y de la población. ¿Cómo evitarlos? Otra respuesta difícil.

Pero habrá que buscarla más temprano que tarde porque la dilación del problema tiene igualmente costos económicos para las empresas y la sociedad, visibles ya, que ponen en riesgo, además, la culminación exitosa de los cambios emprendidos en nuestro modelo económico de socialismo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Angel dijo:

1

29 de diciembre de 2017

03:04:29


La dualidad monetaria y cambiaria nos fue útil en los momentos mas críticos, ahora es un monstruo de siete cabezas difícil de eliminar. Un desafío que debemos enfrentar y resolver con la mayor celeridad por el daño que provoca. Hace años que oímos hablar sobre el asunto pero no aparece la jaula para la tiñosa. Yo confío plenamente en el talento de nuestros especialistas y en la sabiduría de los decisores.

AlfredoMS Respondió:


29 de diciembre de 2017

06:09:23

Hola Miguel Angel: Mira te voy a dar mi opinión al respecto: El problema de eliminar la dualidad monetaria es mas complejo de lo que parece porque no se trata sólo de un problema económico-monetario, es también un problema político. Si sólo fuera un problema económico-monetario, sería suficiente hacer los cálculos correspondientes del PIB por el método de los economistas capitalistas, compararlo con los PIB de los llamados países de moneda fuerte y en consecuencia, establecer una tasa de cambio de la moneda única nuestra con respecto a esas monedas fuertes y problema resuelto. Pero la eliminación de la dualidad monetaria tiene también un aspecto político y radica en el hecho de que el método empleado por nuestros economistas en el cálculo del PIB, incluye los gastos de la asistencia médica y la educación. Como bien dijo en su día el Comandante en Jefe, la salud y la educación son el bien material mas preciado que se puede entregar a un ser humano. Entonces, ¿que tiene que ver este concepto de bien material, con la dificultad de la eliminación de la dualidad monetaria?, pues yo diría que mucho, porque el método de cálculo del PIB de las economías capitalistas considera la asistencia médica pública y la educación pública, como gastos a cargo del presupuesto estatal. Observa que he repetido la palabra pública porque es clave en esta explicación: En las economías capitalistas existe también la asistencia médica y la educación privadas, a la que tienen acceso las familias mejor remuneradas. Nuestro país tendría dos opciones para resolver el problema: 1ra opción: Seguir utilizando el método de cálculo actual, en el que el PIB nuestro estaría muy por encima de los niveles que según los capitalistas se considera razonable y por tanto nuestra moneda única estaría sobrevalorada, perjudicando nuestras exportaciones y por tanto la balanza comercial. 2da opción: Dejar fuera del cálculo del PIB los gastos de salud y educación, lo que resultaría en un PIB muy pobre ya que estos gastos según tengo entendido representan un porcentaje muy alto del presupuesto estatal cubano, lo que al final daría una tasa de cambio muy alta con respecto a las divisas fuertes. Esta segunda opción creo yo que es la peor, porque significa crear mecanismos impositivos muy duros para costear la asistencia médica y la educación, lo que a su vez quiere decir que tendríamos que renunciar a considerar el acceso a la asistencia médica total y la educación como servicios públicos elevados a la categoría de derecho, algo que no ha podido proclamar ningún país capitalista y que sabemos es el principal logro de la Revolución. No obstante, yo confío como tu en que nuestros especialistas en asuntos económicos junto con los dirigentes del Partido, hallarán una solución intermedia.

Jose Antonio Respondió:


29 de diciembre de 2017

15:54:25

Gracias por la censura, era de esperar

oraldo Respondió:


29 de diciembre de 2017

18:37:39

Miguel Angel pudiera enumerar las ventajas de esa utilidad ?..... no creo verdad ?

Miguel Angel Respondió:


30 de diciembre de 2017

07:23:35

Sr Alfredo, muchas gracias por su magnífica explicación, me dio luz. Saludos fraternales. Gracias.

cubano Respondió:


4 de enero de 2018

11:10:34

AfredoMS, hay algo que no comparto y es una diferencia sustancial que omites, los paises capitalistas el estado hace sus planes y gastos por los ingresos de los impuestos, es su unica forma de ingresos y de esos ingreso sale lo "publico", llamese educacion, salud, etc. ahora en el socialismo las empresas son del estado y el estado cubano a parte de los impuestos tiene de financiamiento el dinero que ingresan todas las empresas del pais, es decir que eliminar la dualidad monetaria no va afectar lo que se destina a la educación y a la salud, y si va a eliminar la distorsión monetaria y el juego que se realiza con las tazas de cambio que se pone un valor que alguien decidió, y no da realmente el valor real de la rentabilidad de las empresas, lo difícil de la dualidad monetaria es el sector estatal, pero creo si queremos avanzar la economía hay que eliminarla pues no es lógico que desde hace mas de 5 años se dice que hay que eliminar y no se elimina, y mi parecer que permanece mas un problema político, de estrategia, que un problema económico a la hora de eliminarla

Jose dijo:

2

29 de diciembre de 2017

04:14:58


Bueno, para eso dependemos solo de nosotros. Es verdad que artificios como los cobros aduanales en la moneda según se sea residente o no ha permitido entrar recursos importante. O los sellos, etc. Veremos como queda todo eso pero seguro que cualquier ganancia es mucho menor que las pérdidas que produce la dualidad monetaria

Diego dijo:

3

29 de diciembre de 2017

04:16:06


Por favor, que alguien explique ¿cuales son esos costos o riesgos que presumiblemente supone la eliminación de la doble moneda, tanto para el sistema empresarial como para la población?, de cualquier manera, pienso a priori que son mucho mas los efectos negativos para toda la sociedad que esos que mencionan y dejan sin explicación. gracias.

Carlos Alberto dijo:

4

29 de diciembre de 2017

05:36:10


Alguien me puede responder el Por que , nuestro CUC se mantiene casi equiparado a las divisas mas fuertes de cambio internacional, como la Libra esterlina, Euro, Franco suizo, dollar USA y demas. Partiendo de que nuestra economia es subdesarrollada y no tiene el respaldo economico necesario ( esos paises son potencias economicas) . Les agradeceria una explicacion.Pregunto ademas, es eso saludable para nuestra economia ??, me refiero a las exportaciones y /o ingreso de esas divisas.Gracias,

cubano Respondió:


4 de enero de 2018

11:15:01

Carlos Alberto, no es que se mantenga fuerte nuestro CUC no tiene respaldp, no vale, y nuestros economistas le ponen el valor que quieran en cuba, pues estas obligado a utilizarlo, eso es uno de los problemas que una moneda no se puede mantener sin respaldo, y me refiero a no tener respaldo ni valor solo un ejemplo, por que etecsa solo admite las ofertas de recarga desde el exterior, es sencillo porque le entran divisas que si vale, y si las hace con cuc, pues esos cuc se los puede guardar pues no le sirven para nada.

Edilio dijo:

5

29 de diciembre de 2017

06:10:17


Debo comenzar aclarando que no soy un entendido en materias económicas pero como todo buen cubano me permito dar mi modesta opinión. La dualidad monetaria nos afecta, pero mas nos afectan otras cosas como la fuga de la liquides al exterior por parte de los revendedores que hoy están comprando ropas, zapatos, motos eléctricas, efectos electro domésticos y muchos insumos mas que no vale la pena enumerar, estas persona con animo de resolver sus problemas económicos salen a otros países como Panamá, Ecuador y Guyana donde dejan gran cantidad de dolares, y luego regresan a cuba para vender sus productos en cuc, que cambian en dolares a no se quien y así sigue la cadena de fuga de divisas al exterior de nuestro país, esto pasa por no tener un mercado mayorista, y un gran desabastecimiento en nuestro mercado. Por otra parte hay una gran cantidad de efectos electrodomésticos en nuestras tiendas con precios inalcanzables y las personas prefieren comprar los que llegan del exterior o salir y comprarlos a precios mas accesibles. por lo que provoca una gran fuga de dinero en divisas de nuestro país, e ilegalidades de todo tipo . Para solucionar estos dos ejemplos Primero haría falta un mercado mayorista bien abastecido, y por otra parte bajar los precios de los efectos electrodomésticos en las tiendas a precios estándares del mundo, con estas medidas las personas preferirían comprar en cuba y dejar el dinero en nuestro país porque traerlos del exterior implica un riesgo que se pueda dañar o perder y es un equipaje mas que hay que pagar, esto mejoraría los niveles de vida de la población y se traduciría en bienestar, tal ves los economistas me quieran Matar o me llamen analfabeto, pero de verdad no lo veo tan complicado, e incluso se podría valorar la posibilidad de autorizar la venta de ropas y zapatos a trabajadores por cuenta propia y cobrar impuestos por esta labor en moneda nacional si no se pudiera lograr un mercado mayorista abastecido y por la entrada de estos productos cobrar impuestos en divisas. es mi mas humilde criterio y espero que algún entendido en la materia lo pueda valorar. Solo con el crecimiento de nuestra economía seria mas fácil la eliminación de la dualidad monetaria.

Cubano Respondió:


20 de febrero de 2018

18:48:46

El problema ediluo es q nuestra,economía es tan ineficiente y la mente de muchos tan atrasada q lo q,usted plantea,nunca,lo van a,realizar. A nadie le importa,nada