ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Más de 7 700 nuevas ilegalidades fueron detectadas de enero a mayo de 2019. Foto: Archivo de Granma

Uno de los temas más reiterados en la agenda de trabajo de los diputados cubanos ha sido el enfrentamiento a las ilegalidades que atentan contra el diseño económico de la nación. Como seguimiento de esta línea temática, la comisión de Industria, Construcción y Energía fue escenario del debate sobre los delitos relativos al ordenamiento territorial y urbanístico del país, presentados por el Instituto de Planificación Física (IPF) al Parlamento.

En ese sentido rindieron cuenta también los ministerios de la Construcción (Micons), Industrias (Mindus) y Energía y Minas (Minem), así como el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH), todos centrados en los avances y reservas de sus respectivos ramos con relación a la comisión de los delitos.

Según el informe del ipf, el año 2019 inició con un inventario de 110 200 ilegalidades de las acumuladas de años anteriores. De ellas 20 188 fueron cometidas por personas jurídicas y 90 012 por personas naturales. Además, 1 146 nuevas ilegalidades detectadas en 2018 no fueron erradicadas y pasaron al plan de 2019.

Además, se conoció que las provincias más afectadas del país por este problema son La Habana, Granma, Matanzas y Santiago de Cuba, al tiempo que Holguín y la capital se reconocen como los territorios con mayor cantidad de nuevas ilegalidades. Dentro de la lista de acciones punibles en las que se incurre con mayor regularidad se encuentran, por ese orden:

Violaciones de regulaciones urbanísticas y de proyectos.

Incumplimientos de las regulaciones de hacer (demoliciones).

Construcciones, ampliaciones y reposiciones de viviendas sin la documentación establecida.

Cambios estructurales de locales y construcciones de inmuebles sin la documentación establecida.

Construcciones de obras para otros usos con autorizos expedidos para vivienda (trabajo por cuenta propia).

Ocupaciones ilegales de suelos.

Como parte de las acciones contra estas indisciplinas ciudadanas, la máxima dirección del país y el ipf dictaminaron medidas integrales que persiguen fortalecer el control y potenciar la prevención de delitos. Entre ellas destacan:

Aprobar la norma jurídica para ordenar y legalizar viviendas, locales y habitaciones que cumplan con las disposiciones urbanísticas. Según diagnóstico, existen más de 230 000 viviendas que requieren ser ordenadas.

Establecer como prioridad en las visitas gubernamentales el análisis del enfrentamiento a las construcciones ilegales.

Los Gobiernos provinciales rendirán cuenta mediante videoconferencia al cierre de cada semestre sobre los resultados del enfrentamiento a las ilegalidades. Los organismos lo harán con frecuencia mensual.

Incorporar a la estrategia de comunicación institucional acciones que permitan ampliar el dominio de los procedimientos y regulaciones urbanísticas por las personas naturales y jurídicas.

Diseñar un plan de preparación integral en el sistema de la planificación física dirigido a cuadros y técnicos sobre aspectos concernientes al ordenamiento territorial y el urbanismo.

Cumplir con el principio de erradicar de inmediato el 100 % de las nuevas ilegalidades detectadas y crear las condiciones para identificarlas desde el inicio.

Cumplir con el catastro, promover y perfeccionar el uso del certificado catastral en las zonas ya certificadas para contribuir al perfeccionamiento de los trámites.

Diseñar acciones para el control, supervisión, organización e informatización del proceso de trámites que realiza la población con el objetivo de agilizar y simplificarlo.

Rendirán cuenta los gobiernos municipales y las entidades estatales a los respectivos cap sobre el resultado de su gestión en el enfrentamiento a las ilegalidades.

PEDIR LA PALABRA Y LLAMAR A LA CONCIENCIA

Las experiencias puntuales de cada territorio y las demandas del sector poblacional al que representan fueron presentadas en el debate por los diputados de la comisión. Así, se focalizaron situaciones tanto particulares como generalizadas, en su mayoría referentes a la lentitud de procesos burocratizados en la base y la falta de inmediatez a la hora de combatir los delitos relativos al tema en cuestión.

Inés María Chapman Waugh, vicepresidenta de los Consejos de Estado y de Ministros, explicó la importancia que cobra el reordenamiento urbanístico en nuestro país, y alegó que Cuba, desde su condición de «isla estrecha y alargada», precisa un correcto aprovechamiento del suelo y del agua para garantizar un desarrollo sustentable.

Chapman Waugh explicó también cómo las acciones de la Tarea Vida, las consecuencias de eventos climatológicos que azotan a nuestro país y la producción de alimentos, son aspectos relacionados directamente con la ocupación ilegal de suelos no urbanizables, por lo que hizo un llamado al orden y a la conciencia con respecto a estos temas.

La Vicepresidenta destacó también que, aunque muchas de las ilegalidades responden a las necesidades domiciliarias de la población, es necesario paliar esta situación usando las vías correctas, de acuerdo con lo establecido en la Carta Magna cubana en su artículo 71 y depositando confianza en la voluntad política del Estado de garantizar a cada cubano el derecho a una vivienda digna.

María Patterson, diputada de Holguín, sacó a relucir el problema del alcantarillado en varias zonas de la provincia, y se refirió a la gravedad de la situación existente con el tema de las instalaciones clandestinas; de ahí que instara a la acción ante esta y otras violaciones que tienen lugar en nuestras comunidades y que atentan, en primer orden, contra la salud humana.

Por su parte, Francisca Saenz, en representación de Camagüey, dedicó su intervención a la ocupación ilícita de propiedades y a cómo actuar ante este tipo de situaciones. La diputada hizo referencia a la inmediatez con que se debe responder ante estos casos, y que, en ocasiones, los delegados no tenían un respaldo del Gobierno municipal para el reordenamiento de las personas implicadas.

Sobre ese mismo tema versó la intervención de Miguel García, también diputado de Camagüey, quien se refirió a la morosidad con que las instancias municipales asumen, por ejemplo, el Decreto Ley número 322, que plantea, entre otras cuestiones, la posibilidad de «adquirir un solar yermo directamente de su propietario o la cesión de uso de una azotea, siempre que no existan restricciones técnicas, regulaciones urbanas y territoriales para la construcción de vivienda».

El diputado Luis Sisto Mora, en representación de Vertientes, Camagüey, se refirió por su parte a la necesidad de un cambio de estrategia para lidiar con estas ilegalidades. «Concentrémonos en las causas y no esperemos a solucionar las consecuencias», sentenció.

Foto: Granma
COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Isel Vega Valdes dijo:

6

11 de julio de 2019

10:15:55


Pienso como ciudadano cubano que el gran problema de las ilegalidades existe devido a que no a existido un verdadero control sobre el tema y lo otro es la gran burocracia y las inmensas demoras que existe para recibir las autorizaciones para construir, para reparar o para ampliar una vivienda o construir un local para ejercer el trabajo por cuenta propia. Las entregas de solares para las construcciones de viviendas aun aprobados por las adminitraciones municipales son morosos y a muchos no les preocupa, lo que obligas a personas que están muy necesitadas a empezar las construcciones sin que tengan la documentación o la entrega del terreno. Creo correcto se tomen todas las medidas necesarias para erradicar por completo la maldita burocracia y la corrupción a la que conllevó por años esta tarea. Somos Cuba, Somos Continuidad.

Ramon dijo:

7

11 de julio de 2019

10:16:15


Aunque el IPF como una entidad metodológica legisle, las DPPF y las DMPF no hacen nada y permiten ilegalidades por amistad, dinero o por simplemente no tener problemas con los infractores. En mi caso tengo una vecina que tiene ilegalidades y no deja de denunciarme porque como es una accesoria de mi vivienda que es la principal, y le autorizaron obra, abrió vista directa hacia mi casa y ahora denuncia que tengo q cerrar con pared porque mi casa tiene vista hacia la suya. Lo más molesto del asunto es que a ella le hacen caso y por más cartas que he entregado reclamando mis derechos, solo recibo derivaciones a otros organismos de los que nunca he obtenido repuesta; y me pregunto: quién hace cumplir la ley?, por qué esos funcionarios perciben salario por trabajo realizado si las ilegalidades continúan?

Alex Michel dijo:

8

11 de julio de 2019

10:23:29


Critican a la poblacion pero las entidades del gobierno han hecho tambien ilegalidades urbanisticas y trabajos chapuceros.

UnKnown dijo:

9

11 de julio de 2019

10:40:31


Yo creo que lo primero que debería revisarse es el concepto de qué es legal y qué no lo es y sobre todo: el porqué, que no me queda claro se revise tanto y sin embargo, lo veo como lo más importante. Generalmente la legalidad se adopta sobre la base de buenas prácticas surgidas a través de diversas fuentes: el conocimiento científico/técnico, componentes sociales, morales, éticos, etc. La ilegalidad debería representar al lado opuesto y por ello es que se combatiría: lo inmoral, lo técnicamente inapropiado, etc. Ahora, ocurre que a veces esas cosas se solapan, y es donde aparecen los problemas porque entonces algo legal es moralmente cuestionable y así por el estilo. En nuestro país a veces caemos en esas cosas al intentar forzar la realidad por ideas utópicas o por pretender importar cosas del primer mundo a un país que no vive ahí precisamente. En la imagen se ve algo que de acuerdo a la legislación actual para el régimen de edificios multifamiliares, parece resultar ilegal por varias causas. Técnicamente los componentes de una edificación se calculan para soportar una carga determinada tanto horizontal como vertical, incluyendo además, el asunto del suelo (presión ejercida, etc). Si usted añade algo, simplemente esa carga se añade a la edificación. Desde el punto de vista legal, creo que el asunto sería por ocupar un espacio que supuestamente, es común. Ahora, en todo eso de espacios comunes y demás, me parece habría de analizarse situaciones interesantes que se producen, fundamentalmente en áreas en bajos, porque si un espacio en bajos es común, eso quiere decir que sus efectos tanto positivos como negativos, deberían incidir directamente en la comunidad y no me queda claro que así sea. No discuto que hayan lugares donde exista una organización comunitaria efectiva, pero en la realidad lo normal es que los espacios en bajos se atiendan por quien vive debajo, no por la comunidad y si el espacio no se atiende, es al de abajo a quien afecta por acumulación de churre, vectores, etc. Entonces encuentro que quien vive en bajos, un poco como que puede ser víctima de la comunidad, máxime en un país con harto conocidos problemas de convivencia. Creo que algunos de esos conceptos deben ser revisados porque eso de "común, común y común" es una definición un poco cómoda para quien ve el juego desde fuera y no sufre sus consecuencias directas.

filix dijo:

10

11 de julio de 2019

10:54:21


Entre los casos , visibles , el parqueo de la panaderia el bambi en la av 26 fue cerrado con un muro ornamental , materiales , horas hombra , anti estetico,infuncional , y para lo que se diseño ya no lo es . El otro caso es la cadeca de 26 y 41 en el parqueo , se levanto 2 escaleras de casi 3 metros de ancho, dejando un solo espacio al parqueo , gasto de materiales ,horas hombres y antiestetico. unos caso entre otros muchos mas , de organismos del estado, derrochando materiales y recursos humanos para ,no dar un servicio al pueblo de usar dichos parqueos , los cuales fueron contruidos a tal fin.