ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

El 29,4 % del total de fallecidos en siniestros de tránsito durante el 2018 y el 14 % de los lesionados fueron adultos mayores, cifras que apuntan hacia la necesidad de continuar elevando la prevención y la percepción de los riesgos en la vía; construir, reparar o desobstaculizar aceras para facilitar la circulación de los peatones, elevar los tiempos en pasos peatonales atendiendo a las necesidades de este grupo etario y fortalecer el papel y responsabilidad de la familia en el cuidado de las personas en esta etapa de la vida.

Reinaldo Becerra, secretario de la Comisión Nacional de Seguridad Vial, señaló –en el I Taller Universitario sobre Envejecimiento y Vejez. Hacia una mirada interdisciplinaria– que en los 10 070 accidentes del tránsito ocurridos el año anterior, en los cuales perdieron la vida 683 personas y otras 7 730 resultaron lesionadas, resulta significativa la participación de personas mayores, especialmente como peatones.

Incrementar la divulgación de todas las premisas de seguridad es, por tanto, una necesidad en este grupo etario, para lo cual se precisa de acciones en contextos como los círculos de abuelos, la cátedra del adulto mayor y las consultas médicas, donde los galenos deben aclarar a los pacientes los efectos de los medicamentos indicados sobre la visión y la atención, entre otros aspectos.

La premisa de que este es un asunto de toda la sociedad, la importancia de la participación de las propias personas mayores en la gestión de conocimientos de Salud que tributen a su autocuidado, así como el énfasis necesario durante el proceso de recuperación de los daños ocasionados por el tornado en la capital, en la atención de la reparación material y espiritual de la población mayor, fueron otros asuntos destacados en el taller.

La doctora Martha del Carmen Mesa Valenciano, viceministra primera de Educación Superior, reflexionó en torno a la labor educativa dirigida a las personas mayores, así como sobre la importancia de la integración de diferentes áreas universitarias en función de la investigación y formación profesional como parte de la política nacional de atención al envejecimiento demográfico.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Leonor Apa Janer dijo:

1

21 de febrero de 2019

09:37:34


Muy agadecida por este comentario. Tengo 66 años y aún caminando con extremo cuidado por las calles de mi ciudad, me caigo constantemente, afectandome las rodillas, las costillas, en fin que un día me doy el golpe en la cabeza y se me acaba la vida. Muchas racias a Lisandra por toca ese tema que afecta tantooooo a los adultos mayores. Ojala intenen arreglar un poco las calles y aceras. Muchas gracias

Leonor Apa Janer dijo:

2

21 de febrero de 2019

09:40:45


Repito, muchas gracias a Lisandra Fariñas por el artículo: Adultos mayores en la vía, yo soy víctima de innumerables caídas en la calle y temo por mi seguridad al caminar

Yosy dijo:

3

21 de febrero de 2019

13:30:32


Muy buena la preocupación por los adultos mayores, pero no se dice nada de lsa medidas a tomar con los choferes (los cubanos los menos corteses en la vía del mundo) ni las medidas a tomar con ellos por exceso de velocidad, falta de atención (hablando por celular, mirando mujeres, fumando, alardeando de buen manejarcon brazo y cabeza fuera del carro, etc.). Por otra parte, los adultos mayores, muchas veces tienen que caminar por la calles, no solo porque las aceras no se arreglan (las calles si) las aceras están prácticamente bombardeadas, ni con sillas de ruedas se puede caminar por ellas; pero además de eso la gente echa agua para la calle, limpia, baldea y toda el agua, todos los días de la semana y a toda hora del día, el agua va para la calle, eso sin descontar las cisternas que se botan, los salideros de miles de casas, etc. ¿A dónde van los viejos? a la calle para tratar de no caerse y con el riesgo de que les den un golpe o le pasen por arriba aquellos que van por las vías como si las hubiesen comprado. No hay que educar a los viejos, ya son viejos y más nada entra en su cabeza, arreglen a los conductores y a las aceras.