ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Extraordinariamente trabajadora, no había detalle que escapara a su observación, dijo Fidel de su madre. Foto: Oficina de Asuntos Históricos

Se llamaba Lina. Era cubana, de Occidente, de la provincia de Pinar del Río. De ascendencia canaria.

También de origen campesino y de familia muy pobre. Mi abuelo materno era carretero, transportaba caña en una carreta de bueyes. Cuando se mudaron para la zona de Birán, mi madre, que tenía entonces unos trece o catorce años, venía, junto a sus padres, hermanos y hermanas, de Camagüey, adonde habían viajado en tren desde Pinar del Río, buscando mejor fortuna. Luego recorrieron largos trayectos en carreta, primero hasta Guaro y finalmente hasta Birán.

Mi madre era prácticamente analfabeta y, como mi padre, aprendió a leer y a escribir casi sola. Con mucho esfuerzo y mucha voluntad también. Nunca le oí decir que hubiese ido a la escuela. Fue autodidacta. Extraordinariamente trabajadora, no había detalle que escapara a su observación. Era cocinera, médico, guardián de todos nosotros, suministraba cada cosa que necesitáramos, paño de lágrimas cotidiano ante cualquier dificultad.

No nos malcriaba; exigía orden, ahorro, higiene. Administraba todo lo cotidiano dentro y fuera de la casa, era la económica de la familia. Nadie sabe de dónde sacaba tiempo y energías para tanta actividad; no se sentaba nunca, nunca la vi descansar un segundo en todo el día.

Ángel Castro y Lina Ruz, los padres de Fidel. Foto: Oficina de Asuntos Históricos

Trajo al mundo siete hijos, nacidos todos en aquella casa, asistidos siempre por una comadrona campesina. Nunca hubo ni pudo haber allí un médico, no existía en toda aquella apartada región. Nadie se esforzó tanto para que sus hijos estudiaran, quería para ellos lo que ella no tuvo. Sin ella, yo, que sentí siempre el placer del estudio, sería hoy, no obstante, un analfabeto funcional. Mi madre, aunque no lo expresara a cada minuto, adoraba a sus hijos. Tenía carácter, fue valiente y abnegada. Supo soportar con entereza y sin vacilación los sufrimientos que algunos de nosotros involuntariamente le ocasionamos.

Aceptó sin amargura la Reforma Agraria y el reparto de aquellas tierras, a las que sin duda amó.

Sumamente religiosa, en su fe y sus creencias, que siempre respeté, encontró consuelo en su dolor de madre, y aceptó también con amor de madre la Revolución por la que tanto sufrió, sin haber tenido por su origen de humilde campesina pobre la más mínima posibilidad de conocer la historia de la humanidad y las causas profundas que en Cuba y en el mundo originaron los acontecimientos que tan de cerca le tocó vivir.

Murió el 6 de agosto de 1963, tres años y medio después del triunfo de la Revolución.

Lina en su casa de Birán. Foto: Oficina de Asuntos Históricos



(Tomado de la última edición del libro Cien horas con Fidel).

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Luis dijo:

1

12 de agosto de 2018

21:45:01


Escuché en noviembre 2016, en programa de Cubavisión---entrevista con la escritora Nercys Felipe--- que Lina Ruz nació en el pueblo de Guane, Pinar del Río---lugar muy próximo a la zona tabacalera de Vuelta Abajo. Si alguien pudiese fornecer detalles de su familia y niñez en Pinar del Río, sería interesante. Puede que los archivos de nacimientos y datos de Guane revelen aspectos interesantes de la vida de una persona tan importante en la historia de Cuba.

Jorge L Vicente dijo:

2

13 de agosto de 2018

11:51:38


Se ha dicho en muchas ocasiones que Fidel y Raul lideres de la revolución cubana, provienen de una familia acomodada y burguesa, y omiten que en realidad su familia es de origen humilde y que logro habrirse un espacio en la sociedad capitalista a base de mucho esfuerzo. Existe una gran diferencia cuando los medios burgueses enemigos de la revolución quieren compararla con otras "dinastias" burguesas de linaje historico, vinculadas por siglos al poder el saqueo y la explotación de los pueblos, y que a pesar de ser depuestas por las revoluciones han continuado conspirando y reclamando su derecho a reconquistar su poder y sus privilegios. Nos sentimos orgullosos de la "dinastía" de los Castros como dicen nuestros enemigos porque nos trajo libertad, no solo a Cuba sino a otras naciones de America Latina y el mundo y creo un estado de obreros y campesinos junto al publo y con plenos derechos. Una vez me preguntaron si en Cuba habían millonarios, y le respondi que si; y vi en el rostro de mi interlocutor una expresión de complacencia, y termine diciéndole para su sorpresa que eran macheteros millonaros dignos representantes de la clase trabajadora. Gracias a la familia Castro Ruz por traer al mundo y educar a estos dos niños, Fidel y Raul que como Marti han contribuido a la plena independencia de Cuba.