ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Autenticar el acceso a los datos con credenciales robustas, no responder correos electrónicos que soliciten información personal, ni descargar ficheros de fuentes desconocidas, son medidas primarias que todo usuario debería conocer, incluso, antes de conectarse. Foto: Internet

Problemas en la gestión de los servidores de correos, uso de proxys no autorizados para conectarse a internet, y la desactualización de los antivirus en empresas y organismos estatales, así como la no aplicación correcta de los controles de seguridad y el poco conocimiento de los usuarios al utilizar las tecnologías, son algunas de las dificultades que, en materia de seguridad informática, se reportan con mayor frecuencia en nuestro país.

Y es que Cuba no está ajena a los códigos malignos que circulan en el espacio virtual y que ocasionan daños en computadoras, aplicaciones y sistemas operativos. Si bien no se registran afectaciones significativas por la actividad nociva de ransomware (tipo de programa informático que hace secuestro de la información), hasta el pasado mes de octubre la Oficina de Seguridad para las Redes Informáticas (OSRI) había reportado más de 600 incidentes relacionados con la ciberseguridad. Así dio a conocer Miguel Gutiérrez Rodríguez, director general de la entidad, en ocasión del Encuentro Nacional de Seguridad en las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) que sesionó recientemente.

Miguel Gutiérrez Rodríguez, director general de la OSRI. Foto: Susana Antón

En entrevista con Granma, Gutiérrez Rodríguez señaló que otras amenazas han estado relacionadas con las propias vulnerabilidades de los sitios web cubanos y errores de configuración. Asimismo, aseguró, hay casos de códigos malignos que se introducen en la red y se apropian de máquinas y dispositivos electrónicos para agredir a terceros, escanear información o leer cualquier archivo.

No es que sea algo generalizado, pero sí ha sucedido. No obstante, cada vez que se ha reportado un suceso de este tipo, las entidades han tomado partido de inmediato para minimizar los daños y en este escenario, la OSRI también desempeña un rol importante como parte del sistema de ciberseguridad del país, puntualizó.

Adscrita al Ministerio de Comunicaciones (Mincom), la Oficina cuenta con equipo de respuesta a incidentes cibernéticos que trabaja en diferentes aristas. Una de ellas, explicó su director, es la gestión del incidente en sí.

Al tener implementado un esquema de gestión, cuando se detectan eventos en el tráfico de datos, la OSRI emite una notificación a la entidad afectada para contener el problema, ya que un incidente de este tipo, al estar sustentado sobre redes informáticas interconectadas, tiene muchas posibilidades de escalar. El siguiente paso es investigar, dilucidar lo que ocurrió.

«Asimismo, ejecutamos acciones para detectar vulnerabilidades (a través de técnicas de hackeo ético). La idea es que, antes de que un usuario malintencionado entre a la red y detecte las brechas del sistema, nosotros lo hagamos. Por otra parte, hay un tercer proceso que es el control y la supervisión para asegurar el cumplimiento de las normas y regulaciones que existen sobre seguridad informática».

En tal sentido, dijo, lo más acabado que tenemos es la resolución 127 del Mincom, que aunque se implementó en el 2007, tiene un amplio espectro en su alcance, pues se diseñó a partir de una norma internacional para buenas prácticas. De hecho, aseguró Gutiérrez Rodríguez, más del 95 % de los incidentes cibernéticos que hoy ocurren en el país es posible tipificarlos a partir de esta resolución, aun cuando organismos y empresas no cumplen siempre con todos sus postulados.

No obstante, reconoció, el Ministerio trabaja en función de crear un marco regulatorio en torno a la seguridad informática, pues no basta con una resolución, hay que incluir otros procesos relacionados con la política de informatización de la sociedad.

LOS USUARIOS… EL ESLABÓN MÁS DÉBIL

Aunque constantemente surgen nuevas versiones de programas malignos y los hackers perfeccionan los mecanismos para robar información, encriptar archivos o anular el funcionamiento de determinado sistema operativo, también hay otras circunstancias menos informáticas y más de carácter humano que deben tenerse en cuenta.

Autenticar el acceso a los datos con credenciales robustas, no responder correos electrónicos que soliciten
información personal ni descargar ficheros de fuentes desconocidas, son medidas primarias que todo usuario debería conocer, incluso, antes de conectarse. Sin embargo, muy pocos piensan en seguridad cuando navegan en la red, y mucho menos consideran peligroso abrir una página web que promociona la descarga gratis de videojuegos y películas.

Cuando menos, se trata de una estafa o también puede ser una fachada para que el usuario participe, inconscientemente, de alguna actividad maliciosa.

Según el director de la OSRI, la solución a los problemas de ciberseguridad parte, fundamentalmente, de la conciencia y la percepción de riesgo que puedan tener todas las personas que, de manera directa o indistintamente, emplean las TIC.

No se puede prever un crecimiento de la informatización y acceso a internet, sin tener en cuenta que mientras más conectados estemos, también se incrementarán, en términos técnicos, las posibilidades de ataques cibernéticos.

Y sucede con frecuencia que ni siquiera en los centros laborales se informa adecuadamente a los usuarios cuáles son las normas y sus responsabilidades en el uso de los medios tecnológicos, o se autorizan accesos sin conocer o controlar para qué serán utilizados, agregó.

A lo interior de las entidades, comentó, también deben estar implementados controles y otros mecanismos de seguridad derivados de la resolución 127/2007, y que estén sujetos a las peculiaridades de cada empresa. Asimismo, deben ejecutarse análisis de riesgos y saber de qué amenazas o fallos hay que proteger los programas y softwares más importantes, además de resguardar los equipos de eventualidades como incendios, terremotos, inundaciones y fallos en la instalación eléctrica.

Soluciones antivirus y antispam,  y análisis de url maliciosas, así como la actualización de los parches de seguridad, son medidas que funcionan como primera barrera ante cualquier problema en la red, aseguró Gutiérrez Rodríguez.

En el caso de las personas naturales y las posibles violaciones de la norma, puntualizó, hay que organizar la manera de incidir en ello, especialmente porque han ido creciendo las posibilidades de accesibilidad y existen proyectos de informatización en el país como el Nauta Hogar, que extiende el acceso a internet para los cubanos.

A la par de estos procesos, hay que crear también en la población una conciencia sobre la seguridad y esta tarea debe comenzar desde las enseñanzas tempranas, pues son los más jóvenes quienes acceden con mayor intensidad a las nuevas tecnologías y desconocen en gran medida cómo funciona la web y los peligros que puede implicar, resaltó el Director de la OSRI.

«Hay que usar las TIC responsablemente y con una posición que te permita saber controlar los riesgos o al menos gestionarlos».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Dieudome dijo:

11

13 de diciembre de 2017

09:37:29


Gracias por tanta ciberseguridad. Pero, cuàndo van a abaratar los precios del servicio, como lo tiene todo el mundo aùn paìses màs pobres que le nuestro? Es la ùnica forma que tenga sentido, la ciberseguridad, pues como no tnemos acceso a internet, no la necesitamos. Muchas gracias.

daniel dijo:

12

13 de diciembre de 2017

10:08:05


Hoy por Hoy tenemos la telefonia celular mas cara del mundo y la que menos oportunidades de oferta tiene para los clientes, ni siquiera etecsa tiene concepciones para el servicio nacional, que en nada depende del bloqueo ni algun otro slogan que coletillamos en cualquier deficiencia empresarial cubana

Rayneris Sánchez Capote dijo:

13

13 de diciembre de 2017

11:04:24


Quiero comenzar diciendo que estoy totalmente de acuerdo con lo expresado por Luis Montero Cabrera. Desde mi punto de vista el mayor problema que presentamos en nuestro país, está dado por la desactualización de los documentos jurídicos, en torno a la utilización de las TIC (es el área que tocamos aquí); teniendo presente que la informática evoluciona tan rápido, que no nos percatamos que la tecnología que hoy utilizamos mañana se encuentra obsoleta. Es cierto contamos con una resolución, que rige el actuar de las personas y la utilización de los medios, pero … del año 2007, cuanto no ha cambiado esta rama de la ciencia desde entonces. Si nos seguimos guiando por esta resolución y no insto a que la violemos, por el contrario, a que modifiquemos o generemos un marco legal nuevo… Les pongo un simple ejemplo de violación que todos los cubanos con dispositivos móviles inteligentes realizan y está en la creación de un punto de acceso o AP, cuya creación está regulada para la población en general. Lo que no quiere decir que tiene mucha práctica y que presenta temas que son necesarios. Como expresó y cito lo escrito aquí por el periodista "Según el director de la OSRI, la solución a los problemas de ciberseguridad parte, fundamentalmente, de la conciencia y la percepción de riesgo que puedan tener todas las personas que, de manera directa o indistintamente, emplean las TIC." Imaginen el mundo de las TIC como seres humanos, entonces no podríamos salir de casa o de un lugar “Limpio y puro” por temor a enfrentarnos a las enfermedades existentes… No habría internacionalismo por parte de los profesionales de diferentes ramas, los humanos no nos relacionaríamos con los enfermos, por así poner algunos ejemplos. La solución se encuentra en apoyarse en los mecanismos existente y en la creación de otros. Ya contamos con un grupo de personas capacitadas “La Unión de Informáticos de Cuba” graduamos a más de 3000 nuevos profesionales en la rama de las tecnologías. Y aun así prohibimos la entrada al país de equipos necesarios para la interconexión, tan necesaria para la informatización de la sociedad… hasta cuando los científicos, profesores, médicos, estudiantes y obreros tenemos que ser víctima del grupo de personas que impiden el desarrollo, con medios o mecanismos de prohibición en el área tecnológica, por no pasar un poco de trabajo aprendiendo o realizando la labor por la que una sociedad completa paga por que hagan su trabajo. No digo (otra vez que se violente las regulaciones…) que no sea necesario las restricciones, pero que se restrinja lo que en realidad se debe “bloquear – o embargar” como suene mejor. El factor principal es el aislamiento tecnológico, y el miedo a la información foránea… para eso con una buena preparación en el área política e ideológica, y en la parte ética de las personas se debe complementar el 50%, el otro restante lo ponen las regulaciones en función de proteger y como bien dice el director de la OSRI el actuar de cada persona, los métodos y medios están listos, utilicémoslo en función de cumplir con el sueño de FIDEL de que la computación sea una herramienta que lleve el sistema social a otro nivel. Y cada quien realice el trabajo que le corresponda y que quiten los monopolios institucionales para que la competencia emerja y así los precios de los servicios disminuyan.

RUBEN dijo:

14

13 de diciembre de 2017

11:37:50


claro mientras mas conexion, mas riesgo para ser hackeados, pero tambien mas conocimientos de los que usan la red y menos ingenuidad, solo que no tenemos que tener miedo, sino preparar a los usuarios de red cada vez mas, mediante advertencias,consejos y mensajes por parte de quien suministra internet en cuba (etecsa mayormente), asi que pongan mas conexion

RUBEN dijo:

15

13 de diciembre de 2017

11:39:09


muy de acuerdo contigo luis a montero