ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Camilo Cienfuegos con Ernesto Che Guevara. Foto: Perfecto Romero

Che y Camilo no se conocieron en México. El Guerrillero Heroico fue junto con Raúl una de las primeras captaciones que hizo Fidel para la lucha guerrillera con que pensaba impulsar la insurrección popular armada contra la tiranía batistiana.

Sucedió en la capital azteca, una noche de julio de 1955, después de una cena en casa de María Antonia González. Camilo, en cambio, fue una de las últimas incorporaciones. Llegó a Ciudad México en octubre de 1956 y contactó con su amigo Reinaldo Benítez para unirse a la expedición.

Fidel al principio no quiso aceptarlo. Pero Camilo insistió tanto que el Jefe de los moncadistas le pidió a uno de sus hombres de confianza, René Rodríguez Cruz, El Flaco, que investigara al muchacho de Lawton. Para suerte de este, El Flaco conocía al futuro Señor de la Vanguardia pues habían trabajado juntos en una tienda de ropa de la calle Galiano. Pablo Díaz, otro futuro expedicionario, también lo recomendó. Y Camilo fue aceptado.

Fue después de la dispersión de Alegría de Pío que el habanero y el rosarino se conocieron. El grupo que conducía Almeida por aquellos inhóspitos parajes, al llegar al mar, se topó con tres compañeros que dormitaban en un bajareque. Uno de ellos era Camilo. Y Almeida los incorporó a su grupo.

Solía decir el Che, que al principio, «éramos dos caracteres muy diferentes. Y fue meses después que llegamos a intimar, extraordinariamente. Chocábamos por cuestiones de disciplina, por problemas de concepción de una serie de actitudes dentro de la guerrilla. Camilo en aquella época estaba equivocado. Era un guerrillero muy indisciplinado, muy temperamental; pero se dio cuenta rápidamente y rectificó aquello».

Cuenta el Che que por aquellos días en el grupo de Almeida, el luego Señor de la Vanguardia «tenía hambre y quería comer, tuvimos varias broncas con él porque quería constantemente meterse en los bohíos para pedir algo; y dos veces por seguir los consejos del «bando comelón» estuvimos a punto de caer en las manos de un ejército que había asesinado allí a decenas de nuestros compañeros».

Su infinita voracidad no empañaba su calidad humana, sus buenos sentimientos solidarios. Según el Guerrillero Heroico, «al llegar la noche, con toda naturalidad cada uno se aprestaba a comer la pequeñísima ración que tenía, y Camilo -viendo que yo no tenía nada que comer, ya que la frazada no era un buen alimento, compartió conmigo la única lata de leche que tenía; y desde aquel momento yo creo que nació o se profundizó nuestra amistad».

Pronto la audacia y el valor sin límites del Señor de la Vanguardia le ganaron la admiración de todos los rebeldes. En el combate de La Plata (17 de enero de 1957), en medio de la balacera, Camilo se adelantó temerariamente hacia el cuartel, arrancó parte de la cerca de madera que lo rodeaba y penetró fusil en mano. Los soldados, decidieron rendirse.

Fidel rememoraría luego: «Quién se iba a imaginar, en aquellos momento en que todavía no había habido combates o acciones importantes, no había hazañas, quien se iba a imaginar que aquel compañero, que nosotros veíamos como un goloso, iba a ser realmente el gran jefe, el gran soldado, el extraordinario soldado que fue».

Cuando el Che asumió la jefatura de la segunda columna rebelde, hubo que destituir por una grave indisciplina al jefe de su vanguardia. Y Fidel pensó enseguida sustituirlo con Camilo. Junto al Che combatió en varias batallas. Cuenta el rosarino que en el segundo ataque a Pino del Agua, al caer muertos los sirvientes de una ametralladora rebelde, Camilo se precipitó sobre el arma, en medio de un huracán de fuego,«para defenderla y salvarla, dos balas le dieron, una le atravesó el muslo izquierdo y otra le perforó el abdomen […]  Todos pensábamos que había muerto, después celebrábamos su suerte, pues la bala le había entrado y salido por el abdomen sin interesar los intestinos».

No es de extrañar que cuando Fidel y Che planeaban la invasión a Las Villas, ya en 1958, pensaran en Camilo como el jefe de una segunda columna invasora. El Guerrillero Heroico le escribiría entonces: «Te aviso que tenemos, con el mandamás, un proyecto bonito mediante el cual plantarás la maceica bandera en Pinar y yo laburaré [sic] de Máximo [Gómez], como corresponde».

En el centro de la Isla, Camilo continuó sus hazañas y su audacia devino leyenda. Tras el triunfo, se convirtió en un estrecho colaborador de Fidel quien le asignaba importantes misiones que cumplía satisfactoriamente. En una de ellas perdió  la vida. Escribiría entonces el Che: «lo mató su carácter. Camilo, no medía el peligro, lo utilizaba como una diversión, jugaba con él, lo toreaba, lo atraía y lo manejaba; en su mentalidad de guerrillero no podía una nube detener o torcer una línea trazada».

El rosarino lo calificaría como el más grande jefe de guerrillas que dio esta revolución, revolucionario sin tacha y amigo fraterno. Objeto permanente de evocación cotidiana, añadía, presente en los otros que no llegaron y en aquellos que están por venir, «en su renuevo continuo e inmortal, Camilo es la imagen del pueblo».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

ROMEO ADALID MARTINEZ CISNEROS dijo:

1

28 de octubre de 2017

00:10:03


Excelente trabajo Gracias por compartir

Carlos Alberto dijo:

2

28 de octubre de 2017

05:41:16


Gracias a Camilo y el Che,a Fidel, Raul, Almeida. Gracias a los Mambises, a los Jovenes del Centenario, a los internacionalistas en tierras d Africa y America Latina, a los combatientes del "silencio",a todos los que lucharon anonimamente, para hacer de esta Cuba, nuestra Isla, un baluarte de Dignidad.

Adriana dijo:

3

28 de octubre de 2017

08:33:46


En honor a la verda cada ves que se habla de Camilo la piel se me pone de gallina ,leer cada historia sobre el te da confianza y sobre todo te ratifica como es ser un buen revolucionario.Pero estoy triste como muchos ,en este año del héroe de la Vanguardia casi no se ha hablado .

Miguel Angel dijo:

4

28 de octubre de 2017

12:08:17


Es poco frecuente q se establezca una amistad tan entrañable entre dos personas tan diferentes en su carácter, pero donde predominan los buenos sentimientos, la fraternidad, la fidelidad, el compañerismo y la audacia, puede crecer, así fue. La única persona q bromeaba con el Che y hacía sus maldades era Camilo, después fue mutuamente. Sólo Camilo y Che. La pérdida física de Camilo fue demasiado prematura, un golpe demoledor para la Revolución, cuántas tareas, cargos y funciones podría cumplir este héroe. Efectivamente, lo mató su carácter, la temeridad q lo caracterizaba. Era uno de los Comandantes mas queridos por el pueblo, verdadero temerario. En tan poco tiempo de vida realizó grandes proezas, de origen muy humilde, recibió una esmerada educación en el seno familiar, emigró hacia los eeuu, su espíritu rebelde, en contra de las injusticias q sufría el pueblo por aquella época se manifestó prontamente. Gloria eterna al Comandante de la Vanguardia Camilo Cienfuegos!!!! Sin duda existen muchos Camilos en el pueblo, sobre todo niños y jóvenes.