ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Comenzó a difundirse por las cadenas de televisión, periódicos, agencias de noticias y emisoras radiales de varios países del mundo: millones de cubanos salieron nuevamente a desfilar este Primero de Mayo. Sonrisas, pancartas, gigantografías, cantos, banderas, imágenes de Fidel, Raúl, Martí, el Che, Camilo, acompañaron al niño en hombros de su padre, al joven soldado, la maestra, el constructor, el obrero, el deportista… Era el color unánime de las plazas de Cuba siempre que se trata de la clase obrera.

Así sucedió en la Plaza de la Revolución de la capital cubana, una plaza desbordada de «pueblo organizado», como calificó el eterno rebelde a quienes se congregaron en fecha tan temprana como el Primero de Mayo de 1960. Más de 800 000 personas desfilaron este lunes, y volvieron los titulares que cada año hablan de reafirmar conquistas; mientras otros medios de prensa informaban sobre revueltas, heridos, manifestaciones, enfrentamientos, en lugares donde todavía son utopías algunos sueños de los trabajadores.

Pero sobre Cuba podían leerse otras noticias. Y es que un ciudadano interrumpió el comienzo del desfile al correr ante la muchedumbre portando una bandera de Estados Unidos, y convirtiéndose él, y los agentes del orden que trataron de neutralizarlo, en el foco sobre el que se volcaron cámaras y micrófonos. Bastan pocas señas para detectar que se trata un show concebido para llamar la atención del público.

Quien lo hizo es un cubano desvinculado laboralmente, que en el año 2002 fue sancionado a cinco años de prisión por un delito de robo con fuerza, y en este momento se encuentra pendiente de juicio por un delito de receptación agravada. No es la primera vez que en actos de este tipo, como por ejemplo, la llegada del crucero Adonia a Cuba, se presenta con la insignia de la nación norteña, lo que indica su intención de formarse un perfil mediático.

Como era de esperar, algunos medios de prensa, ante el performance de un individuo, se olvidaron de la marcha multitudinaria que aunó ayer al pueblo cubano por vocación, porque le corre sangre martiana, por principios revolucionarios. Relegaron, con ello, una regla inviolable del periodismo, y optaron por la visión sesgada, unilateral, como si solo bastara un episodio fútil para concentrar fuerzas en derribar verdades.

Sin embargo, hay verdades que se hacen gritos, y gritos que se convierten en razones imposibles de acallar. Para el filo de la media tarde de este lunes todavía podía leerse, tras indicar al buscador de Google algunas palabras claves, sobre la fiesta de compromiso que es el Primero de Mayo en esta isla del Caribe. Un país donde además –es válido apuntarlo– siempre se ha profesado respeto por la bandera norteamericana y la de cualquier lugar del mundo; una isla a la que asistiera, en este Día del Proletariado Mundial, una numerosa delegación de la nación norteña, expresando su solidaridad, denunciando al bloqueo y repudiando la ocupación de una porción de Guantánamo.

El Primero de Mayo es un día de júbilo y reafirmación revolucionaria para los cubanos.

Que eso no lo dude nadie.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Manolo dijo:

1

2 de mayo de 2017

00:52:11


Abajo el imperialismo yankee. El gobierno norteamericano no esconde el objetivo de rendir a cuba por hambre y necesidades.

Miguel Angel dijo:

2

2 de mayo de 2017

02:45:14


Cuánta miseria humana, orfandad de dignidad y honor, tienen q acudir a los métodos mas ladinos para intentar opacar la multitudinaria manifestación de nuestro pueblo a lo largo y ancho de nuestro archipiélago de reafirmación revolucionaria, con Martí, con el Che, con Fidel y con Raúl. Nada ni nadie puede negar una verdad irrebatible.

El Guajiro dijo:

3

2 de mayo de 2017

04:16:10


Muy buen artículo y muy a tiempo. Esto último algo que lamentablemente muy pocas veces está presente sobre incidentes que tenemos necesidad y derecho de informarlos de la manera correcta. Evidentemente que el personaje es otro de los buscavidas a costa de ser "un defensor". Asqueroza la imagen que TIENE que dejar en todos los cubanos que amamos nuestra tierra, lo de salir con una bandera americana, ese simple hecho dice mucho por sí solo. Al margen de las diferencias que podamos tener, Cuba y su bandera tienen que ser lo más grande para todo cubano verdadero. Solo una observación: no sé por qué le dieron el gusto de "pasearlo tanto", que era el objetivo de su show. Lo podían haber neutralizado y sacado de una forma más rápida.

AGUSTÍN dijo:

4

2 de mayo de 2017

06:45:53


NUESTRO DESFILE DE TODO UN PUEBLO Y SU CLASE OBRERA ES EL MÁS PATENTE RESPALDO A NUESTRA REVOLUCIÓN IMPERFECTA PERO LA NUESTRA: SOBERANA, INDEPENDIENTE, SOCIALISTA, PROSPERA Y SOSTENIBLE COMO LA SOÑÓ MARTÍ.

Henrik Hernandez dijo:

5

2 de mayo de 2017

06:53:46


¿Oposición" idiota o el idiotismo como "oposición? No, sólo el rostro de la traición. "El joven (¿52 años?) dijo en voz alta que se sentía orgulloso de portar la bandera estadounidense, “porque es orgullo de los americanos y símbolo de patria”, y enfatizó que no tenía miedo de expresar sus ideas. (El rostro de la traición) Mientras el pueblo de Cuba, marchaba por el Día Internacional de los Trabajadores, como se conoce mundialmente, exepto en los EE.UU. y quizas en algún que otro aliado, donde se le llama "May Day", para ocultar la esencia de tan renombrado día y la macrabra historia detras del mismo, brillantemente expuesta por José Martí. Se trató de una huelga en defensa de la jornada laboral de ocho horas que tuvo lugar en Chicago, en mayo de 1886 y que desembocó en los motines, estallidos de bombas y ejecución de obreros a manos del Estado norteamericano. Mientras que el pueblo cubano, marchaba exigiendo el fin del bloque nazi-estadounidense contra su amada isla y por la devolución del territorio ocupado ilegalmente por la base militar de los EE.UU. en Guantánamo, se produce un acto de idiotismo sin igual. Un hombre, supuestamente y proclamado "opositor cubano" (según algunos medios de prensa) se lanza a la cabeza del desfile portando una bandera foranea, nada más y nada menos que la enseña de los Estados Unidos de Norteamérica. El acto de idiotismo es de tal magnitud, que incluso los más reaccionarios medios de prensa europeos, no se han atrevido (quizas por pudor), a publicarlo, al menos hasta el momento en que redacto estas lineas. Sólo los medios, al servicio del llamado "exilio cubano", han pretendido presentar la acción como un acto de "valor" de un "opositor cubano." Ante está situación, sólo cabe plantearse el dilema, si estamos ante una "oposición" idiota o del idiotismo como "oposición." Pero la triste realidad es aún más cruda, pues realmente, no existe tal oposición, ni tales opositores. Pues una verdadera oposición, nunca proclamaría como ideología su incondicionalidad a una potencia extranjera. Jámas una oposición real y verdadera, enarbolaría la enseña nacional de otra nación. Tampoco entraría en conflicto abierto y directo con los intereses de toda la nación cubana, cuyos hijos salieron masivamente en todas las ciudades del país, para rechazar la política genocida e imperialista de los EE.UU., cuya enseña enarbolada por el "opositor" simboliza el anexionismo, el entreguismo político y la traición a toda la historia del pueblo cubano. La caida del "opositor" de marras, simboliza el derrumbe de los planes y provocaciones "Made in USA." Demostración contundente, de que la mal llamada "oposición cubana", es idiota y de no ser así, mostró su total idiotismo. Mientras el pueblo continua su marcha invencible hacia futuro. Cuando se actua negandose a sí mismo o demostrando su propia negación, entonces no se puede hablar de "oposición", sino de instrumento faraneo para establecer la esclavitud extranjera. Allí donde no hay cubanía, no hay oposición. Es de destacar la ética con se trato la bandera norteamericana, cuando se la arrebataron, nada de odio extremo, ni fanatismo. Un pueblo culto y honrado. Cuba no pierde nada con mostrar una vez más la cara de la traición de aquellos, que muestran su servilismo al imperio y como dijera Bonifacio Byrne en su poema "Mi bandera" ¡al cubano que en ella no crea se le debe azotar por cobarde! Henrik Hernandez. Guardian y Ungido de los Misterios