ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Comenzó a difundirse por las cadenas de televisión, periódicos, agencias de noticias y emisoras radiales de varios países del mundo: millones de cubanos salieron nuevamente a desfilar este Primero de Mayo. Sonrisas, pancartas, gigantografías, cantos, banderas, imágenes de Fidel, Raúl, Martí, el Che, Camilo, acompañaron al niño en hombros de su padre, al joven soldado, la maestra, el constructor, el obrero, el deportista… Era el color unánime de las plazas de Cuba siempre que se trata de la clase obrera.

Así sucedió en la Plaza de la Revolución de la capital cubana, una plaza desbordada de «pueblo organizado», como calificó el eterno rebelde a quienes se congregaron en fecha tan temprana como el Primero de Mayo de 1960. Más de 800 000 personas desfilaron este lunes, y volvieron los titulares que cada año hablan de reafirmar conquistas; mientras otros medios de prensa informaban sobre revueltas, heridos, manifestaciones, enfrentamientos, en lugares donde todavía son utopías algunos sueños de los trabajadores.

Pero sobre Cuba podían leerse otras noticias. Y es que un ciudadano interrumpió el comienzo del desfile al correr ante la muchedumbre portando una bandera de Estados Unidos, y convirtiéndose él, y los agentes del orden que trataron de neutralizarlo, en el foco sobre el que se volcaron cámaras y micrófonos. Bastan pocas señas para detectar que se trata un show concebido para llamar la atención del público.

Quien lo hizo es un cubano desvinculado laboralmente, que en el año 2002 fue sancionado a cinco años de prisión por un delito de robo con fuerza, y en este momento se encuentra pendiente de juicio por un delito de receptación agravada. No es la primera vez que en actos de este tipo, como por ejemplo, la llegada del crucero Adonia a Cuba, se presenta con la insignia de la nación norteña, lo que indica su intención de formarse un perfil mediático.

Como era de esperar, algunos medios de prensa, ante el performance de un individuo, se olvidaron de la marcha multitudinaria que aunó ayer al pueblo cubano por vocación, porque le corre sangre martiana, por principios revolucionarios. Relegaron, con ello, una regla inviolable del periodismo, y optaron por la visión sesgada, unilateral, como si solo bastara un episodio fútil para concentrar fuerzas en derribar verdades.

Sin embargo, hay verdades que se hacen gritos, y gritos que se convierten en razones imposibles de acallar. Para el filo de la media tarde de este lunes todavía podía leerse, tras indicar al buscador de Google algunas palabras claves, sobre la fiesta de compromiso que es el Primero de Mayo en esta isla del Caribe. Un país donde además –es válido apuntarlo– siempre se ha profesado respeto por la bandera norteamericana y la de cualquier lugar del mundo; una isla a la que asistiera, en este Día del Proletariado Mundial, una numerosa delegación de la nación norteña, expresando su solidaridad, denunciando al bloqueo y repudiando la ocupación de una porción de Guantánamo.

El Primero de Mayo es un día de júbilo y reafirmación revolucionaria para los cubanos.

Que eso no lo dude nadie.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Armando17 dijo:

6

2 de mayo de 2017

07:16:26


Ese se vendió por "3 pesos" para hacer esa payasada que si uds. no la dicen ahora, casi nadie se hubiese enterado pues a diferencia de nosotros que publicamos la mayoría de la cosas que ocurren, ellos publican solo payasadas y los que les conviene y cobran también "3 pesos"

Argelio Irsula Sastorre Respondió:


2 de mayo de 2017

11:37:08

Muchas gracias a todo el pueblo cubano, orgulloso estoy de ser uno de los muchos hijos que tiene y que seguira teniendo mientra tenga vida, esa unidad es la unica verdad por la cual todos los cubanos seguiremos luchando. Gracias CUBA.

Alexander dijo:

7

2 de mayo de 2017

08:01:22


Me indigna profundamente esta sabandija que hizo ese papelazo , vivo hace más de 20 años en los EEUU y jamás haría algo semejante , respeto a Cuba y al pueblo cubano y sobre todo a nuestra bandera Cubana , es hora de poner mano dura con estos delincuentes anexionistas . Hasta la Victoria siempre !

Liusva dijo:

8

2 de mayo de 2017

08:17:37


Fue un desfile de pueblo y eso no lo pueden ignorar, de personas que apoyan la revolución y lo que ella significa, que respetan su bandera, que es símbolo de luchas y conquistas. Es una pena encontrarse a alguien que no respeta su bandera y que exhibe otra en su propia tierra, frente a su pueblo. Es un acto bajo y penoso para él que no sabe respetar su casa, sus símbolos históricos, propios y quiere enseñarle a los cubanos que prefiere mostrar una bandera que no es la de él, que significa anexión, no libertad. Somos un pueblo que hace su propia historia y no necesitamos otra bandera que no sea la nuestra. No queremos anexionistas ni personas con tanta idiotez política. Nadie va a seguir a una persona que no respeta su bandera, su pais, no importa que piense diferente, sigue siendo un show penoso, que indigna por degradante, bajo y repugnante.

Otto dijo:

9

2 de mayo de 2017

08:39:58


Soy cubano, santiaguero, amante de su tierra, orgulloso de su historia y de sus simbolos patrios. Me parece que le hicimos el juego al enemigo, ellos montaron el show con un actor y nosotros le pusimos el resto del reparto. Yo vi la cantidad de hermosas banderas cubanas que se enarbolaban en la plaza de la revolución, entonces por qué detras de ese personajillo no le enviamos varios compatriotas enarbolando algunas de nuestras banderas e incluso banderas de otros paises, porque lo que querían que hicieramos, lo hicimos. Mi opinióny mi sentir es que "Estamos condenados a Triunfar", por lo tanto debemos tener la chispa encendida, eso fue algo que nos enseñó nuestro invencible Caguairán, el inolvidable y amado Comandante en Jefe Fidel Castro Rus.

Niurka-UDG dijo:

10

2 de mayo de 2017

08:47:23


Una vez más mostraron su interés por el sensacionalismo mediático y la falta de ética profesional. Pero en todo el país los cubanos mostraron su apoyo a la revolución. YO SOY FIDEL, es el sentir de un pueblo y un compromiso con la revolución. Que salga un asalariado de los disidentes no importa salieron millones de CUBANOS a las calles demostrando su identidad nacional y su apego a los principios éticos trazados desde el 10 de Octubre de 1868, conquistados el 1 de Enero del 1959 y mantenidos hasta la actualidad y más allá.