ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

En el carapacho de una tortuga, el triángulo rojo y la estrella solitaria. El quelonio, en su lento avance, deja un rastro de franjas azules y blancas. La imagen difundida en la blogosfera ilustró un comentario sobre alcances y retardos en cierta zona de la economía nacional. Se puede estar o no de acuerdo con el contenido de la polémica nota, pero la grotesca manipulación de uno de nuestros símbolos patrios no debe ser pasada por alto.

El uso y abuso de estos atributos ha sido un tema recurrente en los últimos tiempos. Existe un marco legal que define las características, la naturaleza y las normas para su utilización. En 1983 la Asamblea Nacional del Poder Popular aprobó la Ley no. 42 y luego en 1988 el Consejo de Ministros estableció el reglamento mediante el decreto no. 143. También sabemos que se dan pasos muy firmes para la actualización de la legislación vigente.

Vivimos, lamentablemente, momentos en que desde los centros hegemónicos del poder y con una irradiación a escala global se han trivializado los símbolos. Hay que ver una parada festiva en cualquier ciudad estadounidense y observar una lluvia de confetis con los colores de la bandera norteamericana y personas disfrazadas de Tío Sam montadas en zancos. Hay que ver caricaturas e imágenes distorsionadas de los padres fundadores de la nación.

En varios países de la región y en los propios Estados Unidos se han alzado voces contra el irrespeto a los símbolos patrios; dígase la proliferación indiscriminada en artículos de vestir y utensilios, y hasta su reproducción en prendas para animales domésticos.

Antes de fin de año, en una comparecencia televisada, Eusebio Leal alertó: «Existe una vulgarización de los símbolos nacionales a propósito con una idea absolutamente comercial por parte de personas que tergiversan un poco la necesidad y convierten en comercio lo que no es comerciable. (…) Imitando las malas costumbres de un comercio brutal que entra en el país no solo desde los Estados Unidos, sino desde cualquier otro lugar, traen de allí múltiples cosas que son de una vulgaridad extraordinaria y creo que no se puede responder a la vulgaridad con otra».

Por otra parte, el intelectual Fernando Martínez Heredia ha recordado cómo «gana cada vez más terreno a escala mundial la homogeneización de opiniones, valoraciones, creencias firmes, modas, representaciones y valores que son inducidos por el sistema imperialista mediante su colosal aparato cultural-ideológico. Una de sus líneas generales más importantes es lograr que disminuyan en la población de la mayoría del planeta —la que fue colonizada— la identidad, el nacionalismo, el patriotismo y sus relaciones con las resistencias y las revoluciones de liberación, avances formidables que se establecieron y fueron tan grandes durante el siglo XX. La neutralización y el desmontaje de los símbolos ligados a esos avances es, por tanto, una de sus tareas principales».

Nuestra relación con los símbolos patrios debe ser entendida, sin embargo, más allá de toda consideración formal. Cada uno de ellos representa un vínculo muy profundo con la memoria histórica y la tradición ética de la nación.

La manera en que los asumimos tiene mucho que ver con la conciencia cívica en que nos hemos educado. En tal sentido, vale tomar en cuenta el análisis formulado por Abel Prieto cuando llamó a discernir entre las «fuerzas, corrientes, tendencias que provienen de la cubanía, y se orientan en favor de la defensa de nuestro perfil nacional, de su completamiento y profundización» y otras «por fortuna minoritarias, que se nutren de una cubanidad castrada, parten de aceptar lo más superficial y externo de la cultura cubana para subordinarse en lo esencial y convertirse, de manera más o menos consciente, en cómplices de la desnacionalización de Cuba».

La bandera, por ejemplo, es mucho más que un objeto material. Lo que le confiere máximo valor transita por las vidas que se han entregado por ella, la épica que se ha consustanciado en su representación. Es un enunciado de la Patria; respetarla constituye un acto de confirmación ciudadana.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Jose R Oro dijo:

1

17 de enero de 2017

22:52:51


No se pueden vulgarizar los simbolos patrios. Importante articulo de Pedro de la Hoz y excelente la cita de Don Eusebio Leal!

David Respondió:


18 de enero de 2017

09:16:51

cuál fue el tratamiento a Fernando Ravsberg? En su último artículo del blog muestra la impunidad y la burla a las instituciones y al pueblo cubano, cuando dice que "las autoridades" le dijeron con timidez que su irrespeto había insultado a algunos ciudadanos, como si ello también no insultara a esas "autoridades". Tal parece que le dijeron: "son ellos, un grupito, a los que les molesta, no a nosotros" Por qué semejante blandenguería; por qué tanta impunidad cuando se ofende de manera flagrante y pública uno de los símbolos más sagrados de la patria.?

raisa dijo:

2

17 de enero de 2017

23:55:17


Fernando ravsberg en su blog denigro nuestra bandera al dibujarla sobre una tortuga.una ofensa a los cubanos patriotas

Miguel Angel dijo:

3

18 de enero de 2017

05:02:34


Excelente trabajo del profesor Pedro de la Hoz , muy bien utilizadas las opiniones de los destacados intelectuales cubanos: Fernando Martínez Heredia, el Dr Eusebio Leal y de Abel Prieto. No se puede permitir la manipulación y utilización inadecuada de nuestros sagrados símbolos patrios, está muy bien argumentado en el trabajo del profesor Pedro de la Hoz, es una tarea de todos los cubanos, de la sociedad toda, los mecanismos educativos, preventivos, de control y punitivos existen, nos corresponde utilizarlos oportunamente. El susodicho Fernando Ravsberg es un miserable mercenario de la desinformación q se dedica a agredir, difamar, calumniar a la Revolución de las maneras mas grotescas. Pero los cubanos debemos estar alertas en este sentido.

Víctor Fernández dijo:

4

18 de enero de 2017

08:16:33


En reiteradas ocasiones he escrito sobre el tema del respeto a los símbolos nacionales y la ley que regula su uso. Hoy comienza la final de la Serie Nacional de Béisbol y una vez más, cada noche, veremos ondear nuestra bandera, incumpliendo con lo regulado en la Ley 42. Incluso, sin en algún momento lloviera, una cámara tomará la bandera chorreando agua y escucharemos (una vez más) a nuestros narradores tomar esa imagen como referencia para comentar lo destacado de la lluvia. ¿Ya nadie recuerda ir a cualquier estadio de pelota y a las seis de la tarde, levantarse de los asientos y guardar silencio respetuoso mientras se arriaba la bandera? Puede que algún pelotero sea muy joven y no lo recuerde, pero árbitros, técnicos, directivos del béisbol, directivos del INDER y los directvios de la televisión tienen suficiente edad para esos recuerdos. En mi opinión a ninguno de le interesa. Y si les interesa, no lo demuestran, que para el caso es lo mismo. Este es un espacio abierto para que esas personas puedan responder a este llamado. Esperemos sus opiniones

pitcher Respondió:


18 de enero de 2017

09:02:24

Toda la razón Víctor, se establece que la bandera sea arriada a las 6 de la tarde y si llueve antes de esa hora, también. Yo recuerdo esos momentos de su comentario, en que se detenía el juego para arriarla. Saludos.

Miguel Angel Respondió:


18 de enero de 2017

09:23:33

Apoyo su opinión totalmente, existe mucho irrespeto por algunos símbolos patrios. La cámara capta peloteros en el banco q no saludan la bandera como se debe, unos se colocan de una forma y otros de otra, existen reglas, no se canta el himno, por qué?. Oiga, cuando se toca el himno norteamericano en la MLB todos los atletas, de cualquier nacionalidad, managers, árbitros y público adoptan una posición de respeto absoluto, hasta el final del himno, la mayoría lo cantan. A las 6 pm está establecido arriar la bandera, se hace silencio, se detiene el juego. La bandera chorreando agua, donde se ha visto eso? Pero las autoridades lo permiten, el árbitro principal no actúa. Los narradores, bien gracias. Que esperamos para solucionar tales deficiencias?

Jolubaro dijo:

5

18 de enero de 2017

08:40:43


Desde que están diciendo que se está actualizando la Ley de los símbolos Nacionales, DESDE QUE LO ESTAN DICIENDO!!!!