ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Alfredo Guevara.

Eusebio Leal, con verbo preciso y fulgurante, lo definió: “Alfredo era la capacidad del sueño en la revolución”. El último Festival del Nuevo Cine Latinoamericano fue el primero en que no estuvo presente físicamente su fundador, fallecido en abril del 2013. Pero de otras muchas maneras se hizo visible y una de ellas resultó la evocación de amigos y colegas una mañana en la sede de la Fundación del Nuevo Cine, en La Habana, en la que Leal pronunció la frase que encabeza esta nota.

Al margen de la emoción, lo que se dijo entonces constituye una memoria posible —habrá, hay, muchas todavía por cosechar— de uno de los intelectuales más intensos, lúcidos, apasionados y consecuentes de nuestra contemporaneidad. Compilada, cotejada y editada por Camilo Pérez Casal, aquella jornada ha cobrado cuerpo en un pequeño volumen que se presenta este lunes, a las 3:00 p.m. en la Casa del Festival, bajo el título Homenaje a Alfredo Guevara.

Iván Giroud, actual director del Festival, recuerda que “no tenía un guion predeterminado para organizar aquel conversatorio; a cuatro de los que intervendrían —Manuel Pérez Paredes (Cuba), Geraldo Sarno (Brasil), Carmen Castillo (Chile) e Ignacio Ramonet (España / Francia)— los había convocado con cierto tiempo de antelación y habíamos palabreado sobre algunas ideas, teniendo en cuenta que cada uno de ellos representaba un momento especial en la vida de Alfredo: el ICAIC, el Movimiento del Nuevo Cine Latinoamericano, el  Chile de Salvador Allende y su amor por Francia y su estrecha relación con una parte importante de su intelectualidad”. Pero al divisar el auditorio, se percató que se hacían necesarias otras contribuciones: “Eran Ricardo Alarcón y Eusebio Leal, grandes amigos y cómplices en muchas de las relevantes batallas que Alfredo sostuvo por la defensa de la cultura nacional”.

Se registra un cineasta e intelectual poliédrico en las páginas del libro. Sarno rotundo al decir; “Yo estoy en el cine por Alfredo. Él fue para mi un mago, una especie de brujo”. Carmen: “Con Alfredo muchas veces discutimos la necesidad de darle al espíritu revolucionario su fuerza, su espiritualidad. La Revolución como el único freno de alarma posible para detener el tren que avanza desbocado hacia el abismo”. Manolito Pérez: “Yo me atrevo a decir que, sin declararlo, hasta tal vez ocultándolo o negándolo, se angustiaba por el curso de los acontecimientos en el mundo y el tremendo reto que seguimos teniendo con relación al destino de nuestro proyecto socialista”. Y de nuevo Leal: “Alfredo es un personaje indispensable para la cultura cubana y su pena fue no vivir más para poder aportar más”.

Difícil, franco, polémico, incisivo, generoso, culto, son adjetivos que se entrecruzan en la retrospectiva, sobre su vida y obra. Pero sobre todas las cosas, fidelista. Ese es el Alfredo Guevara que en esas páginas se perfila hacia el futuro.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

jose dijo:

1

19 de abril de 2014

10:42:15


alfredo guevara