ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Dentro de las oportunidades que ha brindado esta herramienta en el sector Biofarmacéutico se encuentran los estudios de factibilidad para la creación de nuevos fármacos. Foto: Dunia Álvarez Palacios

En un entorno altamente cambiante y con influencias externas como el empresarial, las organizaciones que pretendan crecer o consolidarse en sus negocios deben manejar grandes volúmenes de información útil para asentar, sobre bases sólidas, el proceso de toma de decisiones. Desde hace algunos años, la respuesta a esta problemática ha venido de la mano de herramientas innovadoras como la vigilancia e inteligencia empresarial (VIE).

Aunque en la actualidad no se cuenta con una definición para el término de inteligencia desde el enfoque administrativo, lo cual se debe principalmente a que existen diferentes instrumentos asociados al concepto,  en las últimas décadas el interés científico y profesional en relación a esta herramienta ha crecido exponencialmente, explica a nuestro diario Gema Cossío Cárdenas, coordinadora del sistema de VIE de la Empresa de Tecnologías de la Información (ETI).

«Contar con un proceso organizado y sistemático que, apoyado en el uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) y de personas capacitadas, facilite la búsqueda de información en fuentes públicas sobre determinados temas, y luego convierta esos datos en conocimiento útil, como estadísticas o proyecciones del mercado, disminuye sin duda alguna los índices de riesgo y permite anticiparse a los cambios. Eso es, en resumidas cuentas, la VIE. Y en Cuba no solo se conoce este sistema, sino que también se ha empezado a implementar», sostiene la especialista.

Incluso, desde el marco normativo, existe un reconocimiento del término, aseguró Cossío Cárdenas. Por ejemplo, el decreto 323/2014 (Reglamento para la implantación y consolidación del sistema de dirección y gestión empresarial estatal), plantea dentro de las funciones de una empresa el diseño y la implantación de un sistema de VIE que permita la actualización de los conocimientos en función de su desarrollo; en tanto, la resolución 50/2014 del Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera se enfoca específicamente en el desarrollo de sistemas de inteligencia comercial para las entidades que llevan a cabo actividades de importación y exportación, apuntó.

EN LA PRÁCTICA
Aun cuando se evidencia la importancia de la vigilancia tecnológica y empresarial para la actualización del modelo económico y social cubano, la realidad muestra que hay poca disponibilidad de herramientas integrales y procedimientos de trabajo para el análisis de la información, así como un acceso limitado a fuentes especializadas; ello, sin dudas, complejiza el escenario para algunos pilares claves como la industria biofarmacéutica, con grandes posibilidades en el mercado internacional.

«Estamos hablando de un sector que debe estar actualizado con las tecnologías más avanzadas para poder mejorar sus líneas de investigación, priorizar proyectos y desarrollar productos. Pero además, necesita información de sus proveedores y clientes para conocer qué están haciendo, cómo pudiera afectar a la organización cualquier cambio, o detectar a tiempo posibles oportunidades,  aprovecharlas y así introducir nuevas prestaciones», sostuvo.

Tales necesidades han venido a suplirse en buena lid mediante las soluciones integradas y servicios informáticos que ofrece la ETI, una entidad que tiene la misión de apoyar el quehacer de este sector a través del grupo empresarial BioCubaFarma, y que ha logrado la implementación del sistema VIE en áreas claves.

«A través de esta herramienta, los especialistas, científicos y directivos han podido conocer de los cambios que se producen en el mercado, de las tendencias tecnológicas, así como disponer de informes especializados que respondan a sus necesidades de información».

Esto ya se evidencia en el Laboratorio Farmacéutico de Líquidos Orales y el Centro de Investigación y Desarrollo de Medicamentos, pues desde el año pasado comenzaron a realizarse consultorías en estas entidades. Dichos servicios se focalizaron en la elaboración de estudios de mercado para la introducción de algunos productos en varias regiones del mundo, valorar la factibilidad de la creación de nuevos fármacos, así como conocer la competencia y la demanda en países de importancia estratégica.

Según Cossío Cárdenas, aunque las prestaciones fueron proyectadas para los clientes del sector biofarmacéutico, en la actualidad también se pueden brindar a terceros.

LO TÉCNICO
El sistema de VIE lo integran, en el caso de la Empresa de Tecnologías de la Información, especialistas que cuentan con habilidades en el manejo y la explotación de bases de datos especializadas; la utilización de herramientas y recursos para la búsqueda de información disponibles en internet; el uso de técnicas específicas para la recuperación, el análisis y el tratamiento de datos; la elaboración de documentos científicos y poder de síntesis; entre otras, señaló.

«Resultado de ese trabajo, expresó la Coordinadora del sistema de vigilancia e inteligencia empresarial de la ETI, es que durante los últimos meses hemos realizado perfiles corporativos de competidores y posibles socios y la búsqueda de nuevos proveedores. Además, se obtuvieron las tendencias del mercado de tecnologías clave como lo son la computación de alto rendimiento, el big data y los sistemas de gestión empresarial».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.