ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Mi nombre es Ingrid Méndez Oliva, tengo 35 años y fui paciente de la consulta de infertilidad del hospital Ramón González Coro durante siete años. He decidido sentarme a escribir estas líneas en vistas de que próximamente estaremos celebrando el Día de las madres, día en el cual, gracias al equipo de médicos de la consulta de Reproducción asistida de dicho hospital, puedo escuchar la palabra «mamá» de los labios de mi hijo, un bebé hermoso y saludable fruto de una fertilización in vitro.
Por tales motivos quiero agradecer a todos aquellos que hicieron mi sueño realidad, así como el de otras tantas mujeres como yo. La vida no me va a alcanzar para agradecerles todo lo que hicieron por mí, una paciente común y corriente que un día llegó en busca de ayuda y le fue brindada sin pedir nada a cambio.
Mi querido doctor Miguel Aguilar, el médico estrella que planea y ejecuta la fertilización in vitro, eres un ejemplo a seguir, gracias por tu profesionalidad, sinceridad, paciencia y tolerancia.
Mi estimada Marjorie Cuenca, enfermera de esta consulta, fuiste una mano amiga. No olvidaré jamás cuando estuve a punto de desistir y tú y el doctor Miguel se vistieron de sicólogos, dándome fuerzas para continuar.
Cómo olvidar a una de las personas que constituye una pieza clave en este engranaje, Caridad Yáñez, la bióloga, quien entre otras funciones se encarga de cuidar con la mayor precisión los embriones antes de ser implantados.
A mi querida Isabel Suárez, Isa, otra de las enfermeras de la consulta, de quien nunca escuchamos un «no», siempre atenta y dispuesta a ayudar en lo que fuera necesario.
A Richard Costa, el anestesista, quien con su agradable y jaranera forma de ser hacía menos estresante el momento. Y por último a la técnica de laboratorio Lireidis Laurenci, siempre cordial, justa y diuspuesta.
A todos ustedes gracias mil por la labor tan abnegada, sacrificada y bella que realizan a diario. Gracias por devolverle la esperanza a todas aquellas parejas que por un motivo u otro no logran concebir. Pero en especial, gracias por permitirme hoy ser la mamá más feliz del mundo.

Ingrid Méndez Oliva,
Piñera 415, entre Mariano y Clavel, Cerro, La Habana.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Samuel dijo:

1

10 de mayo de 2019

05:02:20


Historias como esta son las que deben divulgar nuestros compatriotas en las redes sociales, que hoy están siendo utilizadas por algunos "ingenuos" para divulgar casos y cosas que lamentablemente pasan, pero que no son la esencia de nuestra nación ni representan la generalidad de lo que ocurre en Cuba, hago un llamado en este sentido, contribuyamos todos a hablar de nuestros valores y logros, no dejemos que frente a la luz del sol solo se vean las manchas que tiene (que las tiene), pero por encima de todo, alumbra.

Josefina dijo:

2

10 de mayo de 2019

15:35:11


Por desgracia sí hay que poner las manchas porque el sol no es perfecto y somos muchos los agradecidos que sufrimos esta manchas. Es muy bonito poder hablar de la luz. Siempre Martí.

yamila dijo:

3

13 de mayo de 2019

11:40:50


gracias

ana ivis dijo:

4

13 de mayo de 2019

13:01:07


muy bonito lo del dia de las madres esas guerreras que sacrificamos todo por esas personitas que nos remueben el mundo

Marislay de la Fe Falcón dijo:

5

14 de mayo de 2019

14:46:23


Palma soriano. Santiago de Cuba 13 de mayo, 2019. Saludos: Por este medio yo Dra. Marislay de la Fe Falcón, con dirección particular en Carretera de San Luis # 95 A. Reparto La Caridad y con número de carné de identidad 69110328256, fiel lectora del periódico Granma me dirijo a ustedes porque tengo una gran preocupación. Mientras el Sistema Nacional de Salud en Cuba pone todo su empeño en mejorar el estado de salud de la población, en la carretera de San Luis, calle principal que da acceso al Policlínico Docente, Victoria de Girón, en Palma Soriano, cada día se incrementan los factores de riesgo asociados a la contaminación ambiental, determinantes en la aparición y /o complicación de diferentes problemas de salud de los transeúntes y moradores de la localidad, lo cual hace varios años tuvo como punto de partida la posible ejecución del futuro acueducto de nuestro municipio, por lo que una brigada de recursos hidráulicos comenzó a ¨romper¨ dicha calle para la instalación de las tuberías allí correspondiente, posteriormente estas zanjas fueron rellenas con tierra que luego conllevó a la contaminación del aire y la aparición de numerosos ¨ baches¨ causantes de múltiples lesionados (incluyendo trabajadores y pacientes que acuden a dicha instalación) por accidentes de tránsito ocurridos en los ¨coches¨, es decir vehículo de tracción animal que son los que más frecuentemente transitan por ella, pero el punto final sucedió el viernes pasado(10 de mayo del 2019) cuando parece que la solución más fácil para este problema fue la presencia nuevamente de una brigada de recursos hidráulicos para rellenar ¨con una capa bien gruesa de tierra¨ dicha carretera, convirtiéndola en un gran terraplén que no solo afecta la imagen de nuestra ciudad sino además la salud de las plantas, los animales y el hombre. Finalmente han pasado muchos años y no tenemos ni acueducto, ni calle, ni lo más preciado la salud¨, pero si un grave problema social. Espero se analice esta situación y buscar una solución favorable para la población.