ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

«Aun cuando no sea intencional, puede relegarse al adulto mayor si no tiene en cuenta como elemento fundamental el saber qué necesita el otro; y ello está en la base de toda relación humana».

Así explicaba a Granma en la columna anterior la psicóloga Roxana Celia Ricart Menéndez, del Centro de Investigaciones sobre Longevidad, Envejecimiento y Salud (Cited), con quien conversábamos sobre la soledad, considerada a menudo como uno de los «grandes miedos» cuando se comienza a envejecer, y uno de los principales enemigos del bienestar de quienes viven más años.

Es fundamental conocer las necesidades de la persona mayor en esta etapa del desarrollo y como individuo y miembro de la familia, sostuvo la entrevistada, además Máster en Género, Educación de la Sexualidad y Salud Reproductiva.

«Sentarse a su lado, preguntar, estar al tanto de cuáles pueden ser las inseguridades, miedos o temores de esta edad, sobre todo con la cercanía de la muerte, y conocer cuáles son sus necesidades reales, por ejemplo, en relación a la pareja, son elementos esenciales», refirió.

De acuerdo con Ricart Menéndez, «es muy frecuente en la sociedad la creencia de que cuando la persona mayor llega a la viudez, ya sea el hombre; y sobre todo la mujer, pues es sinónimo de que se acabó la vida de pareja, y se desconoce que muchas veces están teniendo necesidad de tener un compañero o compañera».

Ello, dijo, está relacionado con los estereotipos de una cultura que logra considerar a las personas mayores como seres asexuados y parte de un error conceptual muy generalizado en la idea de que las personas de edad avanzada no tienen vida sexual.

Igual relevancia le concede la entrevistada a la sobreprotección e infantilización de la persona mayor a nuestro cuidado, «otros fenómenos muy vistos en las dinámicas familiares, por desconocimiento casi siempre, pero que puede derivar en aislamiento, depresión, y sentimiento de soledad», subrayó.

Sobre este aspecto, el Informe Mundial sobre el envejecimiento y la salud, del año 2015, publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), apunta que «los estereotipos generalizados de discriminación de los adultos mayores por su edad como personas que siempre tienen fragilidad, representan una carga y dependen de cuidados, no tienen una base empírica y limitan la capacidad de la sociedad para apreciar y liberar el potencial de los recursos sociales y humanos inherentes a las poblaciones de edad avanzada».

Para la entrevistada es muy frecuente que bajo la idea de que «así cuidamos mejor a nuestros mayores», se les despoje muchas veces de todo nivel de decisión, autoridad o autovalidismo, mutilándoles todo el potencial de lo mucho que aún puede hacer esta persona. «Es indispensable encontrar el equilibrio», dijo.

«Pudiera pensarse que en riesgo de sentirse solos se encuentran meramente aquellos que ya están incapacitados para realizar actividades de la vida diaria, pero no es así», agregó la experta.

«El fenómeno de la soledad no distingue entre el grado de dependencia; pero ciertamente no es igual llegar a la adultez mayor con un envejecimiento sano, y validez para realizar las actividades básicas e instrumentadas de la vida diaria, que llegar a esta edad con cierto grado de discapacidad y dependencia. Por supuesto que la soledad no tiene entonces igual costo para ambos casos, pero lo cierto es que en cualquier situación tiene consecuencias para la salud emocional, e incluso física de las personas, y puede conducir a ideas de autolesionarse e incluso el suicidio», señaló.

De acuerdo con la especialista, por naturaleza aquellas personas mayores que envejecen psicológicamente de forma sana, y no están deprimidas, buscan estar todo el tiempo en actividad, son muy comunicativas, siempre están dispuestas a colaborar, y apoyar a la dinámica familiar.

«Cuando la persona mayor se distancia, está ensimismada en un yo interior, pierde el apetito, se le altera el sueño (aunque el ciclo de este es más corto que en edades tempranas), llora sin motivo aparente, no quiere hacer actividades, está de mal humor (este último uno de los síntomas que confunde a la familia, la cual por lo general alega que “está insoportable, pelea por todo”), es muestra de que la persona de siente mal.

«Asimismo, cuando no quiere salir de su habitación, o a la calle, o coger el teléfono, cuando hay un nivel de apatía social, o comienza de cierta forma a hacer despedidas con los amigos, dejación de sus objetos más valiosos con una carga emocional; cuando permanece mucho tiempo callada, o va al lugar donde nació, o nacieron sus padres, son señales de alerta que nos indican que algo está pasando y no debemos ignorar», explicó la entrevistada.

En ese sentido, refirió que es necesario buscar ayuda especializada, acudir al médico de familia, a los centros comunitarios de salud mental, o al Cited, donde puede la familia orientarse, aclarar dudas y documentarse además sobre las características que rigen esta etapa del desarrollo en la vida.

Las principales necesidades emocionales de las personas mayores son la necesidad de estima y reconocimiento, así como la de trascendencia. Es sumamente importante en esta etapa sentir que forman parte de la sociedad y de su entorno cercano, y compartir con las nuevas generaciones sus vivencias, precisó Ricart Menéndez.

Creer en su capacidad para cambiar las cosas, tenerles confianza y dejar de prepararles y planificarles su vida; animarlos a utilizar la mente de manera creativa: escribir un diario, una carta, leer, meditar; promover el intercambio con los más jóvenes de casa como herramienta susceptible de facilitar los lazos entre generaciones; evitar maltratarse con pensamientos, sentimientos y actuaciones de autodesprecio; ayudarles a descubrir todo lo bueno que hay en ellos y regocijarse por esta razón las veces que sea necesario, son algunas estrategias sencillas que ayudan a combatir el aislamiento y la soledad; y a que las personas mayores estén ante todo, satisfechas consigo mismas.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Beatriz Andrés Castellanos dijo:

1

8 de mayo de 2017

08:59:26


Y hablando de evitar la soledad del abuelo, como Delegada de la Circunscripción 2 del Consejo Popular Gibara 1, que he recibido ya esta necesidad sentida por la vía de los planteamientos de los electores, abogo porque cada Consejo Popular tenga al menos una Casa del Abuelo, donde puedan pasar 8 o 9 horas del día compatiendo con sus coetaneos y haciendo cosas interesantes. Creo que la Casa del Abuelo es un lindo proyecto de la Revolucion que debía proliferar mucho más, porque facilita la vida social de las personas de la tercera edad, hace sus días más agradables; pues además de facilitarles la comunicación, pueden implementar iniciativas tanto intelectuales como manuales que los hagan sentir útiles y valorados, además de las actividades lúdicas y la necesaria actividad física. Por otra parte, estar instituciones ayudan al cumplimiento de las tareas sociales por parte de sus familiares, pues como bien dijo la especialista, en estas edades es más peligrosa la soledad que muchas otras patologías y eso hace que muchos hijos valoremos mucho el acompañarlos y enfrentemos el dilema entre esta necesidad y la de trabajar y aportar económica y socialmente.

luis dijo:

2

8 de mayo de 2017

10:22:13


He leido con detenimiento sus 2 artículos, que me parecen buenos .Resultaría interesante investigar que podría hacerse en Cuba , con los adultos de la 3ra edad de acuerdo con los niveles de instrucción alcanzados, y con las posibilidades de cada uno de los territorios ¿Por que no son encuestados?

Luis Casate Rodriguez dijo:

3

8 de mayo de 2017

12:59:07


Hace mucho tiempo que este tema me apasiona, por tener ya 60 y por haber acompañado y atendido a mis padres hasta sus ultimos dias, con la mayor alegria, amor y sufrimiento. He escuchado a muchos jovenes y medios llamarnos viejos, unos con cariño y respeto otros con desden y agravio, muchos quieren hogares de ancianos "para quitrselos de encima", otros para protegerlos mejor, pero hay algo cierto e irreversivle, todos vamos a ser viejos; y esa palabra tiene un gran significado social y sentimental; ser viejo significa que has sobrevivido al tiempo y eres vencedor, que has heho familia que has contruido un hogar, casa y te mereces su respeto, que has hecho una obra, laboral, cientifica, que has sido util y te mereces el reconocimeinto de la sociedad, que eres sabio por tu experiencia acumulada y te mereces que te tengan en cuenta. Si no fuera por esa experiencia, conocimientos, tradiccion, cultura, habilidades y esos valores acumulados de familia y sociedad, Hubiera el hombre llegado a ser el animal mas inteligente del planeta???Mis respetos abuelos, viejos, adultos mayores, como lo llamen, siempre con cariño, respeto y agradecimento.

AMET dijo:

4

8 de mayo de 2017

13:50:26


Lissandra muy bueno tu articulo, pero que dificil, ya que en mi caso se que mi madre la cual no quiere saber de mi desde pequeña y yo siempre preocupada por ella claro desde lejos, porque cada vez que voy ha mi casa me sale como una fiera y esto lo he soportado 54 años de mi vida ya que desde BEBE no recuerdo ni un beso, ni un abrazo ya que todo siempre ha sido bien tirante y despota hacia mi aunque yo siempre con esperanzas de que un dia venga ha mi, hasta en la calle me tiene y con un hijo de 15 años ya, pero solo DIOS SABE HASTA CUANDO.,

maria julia garcia caso dijo:

5

11 de mayo de 2017

11:56:01


Excelente trabajo, buenas reflexiones , que a mi entender , hay que llevarlas tambien y con premura a lo social, todos estamos de acuerdo que existen muchoas personas adultas y adultos mayores solos, que viven solos , que esos consejos no los van a oir la familia que en muchos casos no esta en Cuba . Debemos y tenemos que llevar esa educacion a las esferas sociales , a cada miisterio y entidad que proporciona la vida en el pais, no puede seguir prevaleciendo la toma de decisiones por los que implantan las politicas sin consultar ni escuchar a estas personas "en el dialogo se construye el conocimientoy la unidad de un opueblo para transformarse y enriqueserce espiritual y culturalmente y encontrar mejores caminos ante las contradicciones que se vive" , palabras de Mariela Castro (Cenesex). Debemos de no dejar escapar la experiencia enriquecedora de estas personas mayores, porque al final, los que son hoy jovenes en el futuro podran tener uan vejez mas feliz .