ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El lanzador avileño tuvo a su cargola apertura en el decisivo encuentro. Foto: Ricardo López Hevia

SANTO DOMINGO, República Dominicana. – Cuando el pasado viernes 22 de enero, en el estadio Latinoamericano se daba conocer el equipo a la 58 edición de la Serie del Caribe, que hoy vivirá en la tarde noche de esta ciudad su jornada de semifinales, una de las primeras inquietudes de aficionados, periodistas, incluso de grandes conocedores de la pelota nacional, fue la ausencia en ese colectivo de los líderes del pitcheo en los últimos años.

Recuerdo que al mentor avileño Roger Machado se le preguntó qué si le hubiera gustado contar con los lanzadores Freddy Asiel Álvarez, Yosvani Torres y Héctor Mendoza, quienes en San Juan, Puerto Rico habían integrado y pesado en el título de la lid de campeones caribeños en la cita precedente.

“Claro que me hubiera gustado que Freddy Asiel y Yosvani Torres estuvieran en plenitud de forma, son de los mejores lanzadores del país, al igual que Mendoza pero están en fase de recuperación después de un periodo alejados por lesiones, y en un torneo como el que enfrentaremos, necesitamos a todos los hombres aptos”, respondió entonces el timonel de los Tigres de Ciego de Ávila y de Cuba.

El propio torneo, la exigencia de los rivales y las circunstancias en la que se ha desarrollado el certamen le dieron la razón al estratega. Aun cuando las apariciones de su grupo de pitcher no había tenido una alta expresión en el evento, echó mano de su hombre grande en las campañas nacionales, Vladimir García, para definir el pase a las semifinales. Él no solo aceptó la responsabilidad, sino que la cumplió y felizmente se despojó del lastre que lo ha estigmatizado, ese de que no llena el juego bueno.

El ciclón de Morón parecía una verdadera pantera en el montículo, en la defensa del único bastión que le permitía a su equipo seguir con vida en esta Serie del Caribe. Todavía embriagado por su aporte en la victoria, conversó con Granma, y lo hizo a pecho abierto.

¿Has tenido un tu carrera un partido tan tenso como este?

“Han existido algunos, pedí la pelota para lanzar un partido como este de vida o muerte en el pasado Clásico Mundial. El mentor entonces, Víctor Mesa, me la dio. Creo que no lo hice mal, hubo acciones en aquel juego que no salieron y dieron al traste con el resultado. Pero sí, esto de ayer fue algo grande, me sentí muy bien, enfocado en el trabajo y con mucha confianza y seguridad en mí.

¿Cómo se puede cambiar de una presentación tan pobre frente a México el pasado martes a una tan encumbrada, solo tres días después?

“Sabía que me podría tocar tirar ese desafío, me preparé psicológicamente y a medida que crecía en importancia ese choque, mi concentración también se incrementaba. Desde el primer lanzamiento supe que en mi interior estaba el éxito, la disposición era altísima y eso, insisto, me hizo sentir muy seguro, con una fe ciega en el triunfo”.

Sabes que sobre ti pesa un gran fardo, no pocos han dicho que no ganas el juego bueno, que no eres el hombre para decidir. ¿Cuánto pesó ese sentimiento de aficionados, periodistas, entrenadores, al salir ayer a un estadio repleto de rivales y tambores ensordecedores que no dejaron de apoyar al de casa?

“Los deportistas tenemos momentos de altas y bajas. Ayer solo pesó la responsabilidad que tenía con mi equipo y con todos los avileños y cubanos. Nada me alejo de ese compromiso, me metí tanto en la encomienda que dije, yo soy el que impedirá irnos de aquí sin ganar un juego. Te digo, además, que estoy en un gran momento de mi carrera deportiva, gracias a Dios recuperé mi brazo de lanzar y hay Vladimir para rato. Claro que siento una inmensa satisfacción por lo que hice en el juego frente a los dominicanos, pero también te reitero que en lo único que pensaba era en la victoria”.

¿Pero no aumento la presión ese estigma que hay sobre ti? ¿No te molesta que piensen así de ti?

“Vuelvo a decirte que yo, o lo que digan sobre mí, no era el problema de ayer, el problema era ganar y a mí me dieron la responsabilidad. Por supuesto, que lo hecho le responde a quienes así han pensado y muestra de qué estamos hecho los peloteros. Que digan esas cosas sobre mí solo me ayuda a no cejar en el empeño de trabajar mejor cada día”.

El receptor Frank Camilo Morejón, quien dice que es un gran admirador tuyo, porque afirma que admira el talento en un lanzador, expresó que frente a Leones del Escogido en la noche de ayer, estabas a la altura de este béisbol profesional. ¿Es un cumplido?

“Fue Frank quien estuvo a esa altura, me recibió todo, condujo la carta de pitcheo como un maestro, tener un receptor así multiplica la efectividad del pitcher. Como te dije yo solo estoy en un gran momento, la recta me llegaba a 95 millas y tirar los rompientes con Frank Camilo detrás del plato, es una garantía”.

En medio de la conversación, en el hotel BQ, donde se alojan los jugadores cubanos, entre autógrafos y felicitaciones, el cátcher cubano se nos acercó. Y le comenté lo dicho por Vladimir.

“El me quiere, por eso dice esas cosas. Mira, me enteré que iba a jugar de titular, justo 30 minutos antes del partido, pude hablar con algunos peloteros cubanos que juegan aquí y elaboramos una ruta crítica, a base de rectas pegadas y los rompientes, cambio y slider. Vladi estaba durísimo y muy enfocado, al lanzamiento que mejor le pegaron fue a la recta, pero cuando la tiró al medio, siempre que la movió como en los dos escones con bases llenas, era imbateable”.

El tiro de José Adolis desde el jardín derecho pudo costar el desafío…

“Desde que vi cómo venía, dije hay que evitar al menos una, y la única forma era fildeandola de aire, no había otra, si intentaba bloquearla, podría escaparse y nos complicaba el juego, por eso me lance tras ellas, como si un verdadero tigre y salvamos la situación. Le agradezco mucho a Roger la posibilidad que me dio de ser un protagonista de esta bella historia”, acotó el máscara.

Las otras patas que le faltaban a la mesa de pitchers y receptor eran las de Miguel Lahera y José Angel García, a quienes fuimos a buscar.

“Lo principal fue el control, había observado el buen trabajo de Vladimir y yo continué con las rectas, a las que le incorporé el slider rápido que terminó siendo un arma letal para los contrarios. Pero lo fundamental fue estar encima de los adversarios en el conteo, esa fue la clave”, dijo Lahera.

Le preguntamos también si había tenido un partido tan significativo y de tan buen resultado en su carrera.

“Nada de eso, esto fue ha sido lo más grande, mi mejor juego, es la mayor responsabilidad que he tenido y estoy muy agradecido a Ciego de Ávila y a su director de haberme dado esta oportunidad de aportarle tanto a mi pelota”.

¿Te ayudo tu paso por el béisbol colombiano?

“Me he formado en Cuba, en nuestro sistema competitivo, pero no hay dudas que el paso por Colombia me brindó otra manera de ver la pelota, me ha dado más seguridad. Esté donde esté llevaré siempre el momento que vivimos anoche y los que nos quedan por vivir en nuestro béisbol. No seremos perfectos, pero nos entregamos como nadie por nuestro país, por la afición, eso es lo que reconforta cuando haces un trabajo como el que realicé ayer.

A José Ángel García, al “Chicha”, le dieron la bola en el onceno capítulo con el juego 4-2, pero el empate en circulación, los hombres en tercera y segunda y un solo out, eran una amenaza.

“Vine a lanzar slider, nada más que eso. Tenía que ser así es un lanzamiento sobre el que tengo mucho dominio y control, el adversario debía fajarse con mi mejor arma. Miré a Yosvani Alarcón, que estaba en ese momento detrás del plato y con la vista el tunero me dio la confianza, podía tirarle lo que fuera, yo sabía que la iba a defender hasta con los dientes”.

Y así fue, el hombre que anotó en Puerto Rico la carrera decisiva, al igual que ayer aquí, no falló. “Chicha es un pitcher difícil de recibir, pero muy efectivo, tenía que mantener el buen trabajo que había hecho Frank Camilo y todo el equipo”, aseguró Alarcón.

Tanto Vladimir como Lahera y José Angel, dijeron sentirse apto para cualquier momento, hoy o mañana. “Cualquier adversario a partir de ahora va a temernos, puede ocurrir cualquier cosa, pero de lo que sí puedes estar seguro es que este equipo está para ganar el campeonato”, aseveró Vladimir para resumir la opinión de este cuarteto, un verdadero póker en el triunfo que permitió que el país que ostenta el galardón caribeño se mantenga en la lucha por retenerlo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

leonardo dijo:

1

6 de febrero de 2016

15:04:28


Al senor Oscar Sanchez, el vocablo Dios, seamos creyentes o no, es un nombre propio, en la cultura occidental, a la que pertenece Cuba, por la region geográfica que ocupa, y se debe escribir con mayúscula.

oscar Sánchez Serra Respondió:


6 de febrero de 2016

19:43:24

Leonardo, muchas gracias por su observación. Ya enmende el

ramon dijo:

2

6 de febrero de 2016

16:10:33


No se engañen. No digo que el beisbol de cuba sea malo pero atraviesa por malos momentos en el sentido mas amplio de la palabra. Favorito es Mexico. Claro que quiero que gane cuba. el terreno dirá la ultima palabra. Suerte!