Conspiración de Los Puros

Estábamos equivocados (I Parte)

LUIS BÁEZ

Miércoles 4 de abril de 1956. Los diarios capitalinos traen como su principal información la noticia de que había sido descubierta una conspiración dentro del Ejército. Entre los militares detenidos se encontraban el entonces primer teniente José Ramón Fernández Álvarez hoy General de Brigada (R) de nuestras Fuerzas Armadas Revolucionarias.

El comandante Enrique Borbonet fue el
alma de la Conspiración de los Puros.

Hemos acudido al también vicepresidente del Consejo de Ministros para que nos revele algunos pormenores de aquel Movimiento militar ocurrido hace 51 años y que fue calificado por la revista Bohemia como la "conspiración de los Puros".

No resultó fácil lograr que Fernández hablara de estos hechos y otros relacionados con los acontecimientos que ocurrieron en el antiguo Presidio Modelo, en la entonces Isla de Pinos, al conocerse la noticia de la victoria de la Revolución triunfante liderada por Fidel Castro, donde se encontraban guardando prisión los militares que habían participado en este Movimiento y revolucionarios pertenecientes a diversas organizaciones.

También nos relató diversos aspectos de la historia del llamado ejército de Cuba así como sucesos ocurridos en los gobiernos de Ramón Grau San Martín y Carlos Prío Socarrás y el golpe de estado de Fulgencio Batista el 10 de marzo de 1952.

La gran mayoría de los pocos altos oficiales que participaron en este Movimiento del 4 de abril, solo permanecieron unos pocos meses en Cuba después del 1ro. de enero 1959. Ya en el exterior una gran parte de ellos se unió a los grupos contrarrevolucionarios que auspiciados por la CIA han tratado de liquidar nuestro proceso revolucionario.

Al igual que Fernández también permaneció en Cuba al lado de la Revolución el comandante Enrique Borbonet, verdadero líder de la "Conspiración de los Puros" quien perdió la vida en un accidente de tránsito.

¿Pudiera darme algunos antecedentes del surgimiento de las Fuerzas Armadas en la República?

En 1899 y 1900 nacieron la Guardia Rural y la Policía en Cuba bajo el dominio de la intervención no pedida y no deseada de los Estados Unidos, el naciente imperio, que frustró la victoria de las luchas revolucionarias de Cuba por ganar su soberanía, contra la metrópoli española.

El 4 de abril de 1908 se creó por el Decreto Ley # 355 el Ejército Permanente separado de la Guardia Rural, eran dos cuerpos independientes.

En 1909 nació la Marina de Guerra; alrededor de los años 1909-1913 se iniciaron los Cursos de Preparación y de Superación de oficiales que se llamaban inicialmente Cursos de Aplicación. El ejército se rigió por ese decreto, que lo creó, desde el 4 de abril en lo adelante.

En 1915 se publicó una ley llamada Ley Orgánica, que unificaba el Ejército Permanente con la Guardia Rural bajo un solo mando con dos misiones diferentes.

En 1934, después del movimiento revolucionario frustrado de 1933, se promulgó una nueva Ley Orgánica que le otorgó el nombre de Ejército Constitucional, ya que con motivo de los hechos revolucionarios de 1933 se habían originado varios cuerpos armados no legalizados, pero sí aceptados como el Ejército Caribe y otros más.

¿En qué momento desapareció el nombre de constitucional?

Eso ocurre en 1942 al promulgarse una nueva Ley Orgánica que le da el nombre de Ejército de Cuba, perdió el constitucional como nombre. El 4 de febrero de 1941 José Eleuterio Pedraza, jefe del Ejército, en contubernio con el jefe de la Marina, el de la Policía y decenas de oficiales, intentó darle un golpe de estado a Batista, que había tomado posesión el 10 de octubre de 1940, es decir, cinco meses después de haber asumido como Presidente. Este movimiento fue ampliamente publicado y de ahí nace la célebre frase del tirano que en aquella época, cuando intervino ante la radio, dijo que "se había puesto el jacket, había sofocado el golpe". Apoyaron a Batista las guarniciones de Columbia y la Cabaña, que eran dirigidas por los coroneles Francisco Tabernilla en la Cabaña e Ignacio Galíndez en Columbia, y con ese respaldo él sofocó el golpe.

Vale decir que esa Ley Orgánica de 1942, en uno de sus puntos finales, consigna que quien haya sido Presidente de la República y haya ostentado en propiedad el cargo de jefe del Ejército, tendrá el grado de Mayor General; así nació él como Mayor General, ya que cuando se retiró al final de la década de 1930 no existían los generales en el Ejército.

El 22 de julio de 1952 se promulgó una nueva Ley Orgánica que dejó como nombre "Ejército" esto fue después del golpe del 10 de marzo, era una Ley Orgánica para satisfacer la conveniencia de Batista, que estableció nuevas condiciones, requisitos, una nueva estructura y plantilla.

¿Cómo se produce el ascenso de Fulgencio Batista de sargento a coronel?

El 4 de septiembre de 1933, pocos días después, el día 9, Sergio Carbó, que era miembro de la Pentarquía a cargo del Ministerio de Defensa, una pentarquía que gobernó a Cuba durante unos pocos días, encabezada por Ramón Grau San Martín, ascendió a Batista de sargento a coronel. Ese 4 de septiembre barrió con toda la oficialidad anterior del Ejército.

Fueron los hechos del Hotel Nacional y otros donde se libró una pequeña guerra que duró varios días y en la que al salir un grupo de oficiales que se habían rendido fueron asesinados en los jardines del actual Hotel Nacional. El Hotel Nacional fue cañoneado desde un punto a unos pocos metros de la Universidad de La Habana.

Con motivo del 4 de septiembre, ascendieron como ya te dije a Batista a coronel, y de forma inmediata todos sus más cercanos colaboradores ascendieron de soldados, cabos y sargentos, a tenientes coroneles, comandantes, capitanes, todos los grados de oficiales y así se cubrieron los cargos que habían quedado vacantes.

Debo señalar que el Ejército, la Marina y la Policía se crearon tomando como modelo los de Estados Unidos; con manuales, reglamentos, concepciones disciplinarias y artículos que les daban o les otorgaban deberes y derechos, si bien es cierto que después en los Estados Unidos con la Guardia Nacional subordinada a los estados, eso se ha ido ajustando a los tiempos.

El presidente Grau trató de colocar a su lado a hombres de su entera confianza. Así surgió el ventrudo Genovevo Pérez (a la derecha) como jefe del Ejército.

Los oficiales que se habían graduado en la Escuela de Cadetes antes de 1933 fueron baja el 4 de septiembre de ese año.

¿En qué momento comenzó a funcionar nuevamente la Escuela de Cadetes?

A partir de la segunda mitad de la década del treinta comenzó a funcionar de nuevo la Escuela de Cadetes. Algunos de los oficiales anteriores como Gregorio Querejeta y Tabernilla y otros que continuaron en el Ejército después, y menciono estos porque tuvieron un papel, ostentaron altos grados y cargos, ninguno de los dos fue graduado de la Escuela de Cadetes. El expediente de Tabernilla dice que fue a la Escuela de Cadetes porque era el lugar físico que ocupaba la Escuela de Cadetes, pero fue un Curso de Aplicación de 9 meses que pasó Tabernilla siendo ya oficial.

La Guardia Rural instrumento creado por el imperialismo para reprimir al campesinado.

En esta segunda etapa de la Escuela de Cadetes comenzaron a graduarse oficiales a partir del año 1937-38 y ya a partir del año 1940 comienza a notarse una diferencia en el Ejército que, podemos decir, surgía de una oficialidad mejor preparada comparada con la vieja oficialidad generada por arte y gracia del 4 de septiembre y del señor Batista, que pasaba los Cursos de Aplicación, pero había una diferencia notable entre unos y otros. Constituían de hecho dos grupos que si no antagonizaban de un modo expreso, sí lo hacían en la práctica por su visión del papel y lugar que le correspondía al Ejército ante el pueblo, a sus deberes y en general a su conducta.

¿Bajo qué pretexto el presidente Grau San Martín dio baja a numerosos oficiales?

Buscando seguridad y mayor arraigo y también para borrar la influencia de Batista en el Ejército, que tenía un cuerpo de 539 Oficiales de Mando. Al tomar el poder el 10 de octubre de 1944, Ramón Grau San Martín sacó del servicio, dio baja o retiró —de acuerdo con la ley— a unos 200 oficiales; exactamente el 37% de la oficialidad del Ejército causó baja ese día o unos días posteriores con cualquier tipo de justificación.

Por ejemplo, Roberto Fernández Miranda, hermano de la segunda esposa de Batista, que había sido traído de la calle sin cultura, dedicación ni educación ni preparación, fue nombrado, primero teniente y después capitán.

Uno de los primeros Decretos de Grau fue dar de baja a Fernández Miranda, que después retornó el 10 de marzo y llegó a general.

Debo añadir que a partir de 1944 y hasta 1952, los gobiernos auténticos de Grau y Prío, no dieron apoyo ni atención apropiada al Ejército, pero trataron por distintos medios de eliminar la influencia del batistato en el mismo. Grau sustituyó a los jefes militares batistianos, recuerdo, y vuelvo a los hechos al decir esto, que al General Ignacio Galíndez Román lo retiraron por inutilidad física, eso era para darle el máximo de la pensión y en la Revista Zigzag salió la foto de un fornido levantador de pesas al que le colocaron la cabeza de Galíndez. "Retirado el general Galíndez por inutilidad física", aparecía Galíndez levantando pesas.

¿Se sabía la causa real de esas medidas?

Creo que no es muy coincidente ser inútil físicamente y ser levantador de pesas, es decir que el pueblo entero vio qué objetivo tenían esas separaciones de los jefes del Ejército. Grau trató de colocar en su lugar a hombres de su confianza; así surgió Genovevo Pérez Dámera, jefe del Ejército, un vitaminado y ventrudo General que dirigió el Ejército desde el mes de febrero de 1945 hasta el mes de agosto de 1949.

Pero ninguna de las medidas que tomaron eliminó el arraigo que Batista, con demagogia y habilidad, había ganado sobre todo entre los grupos populares del Ejército, dentro de los alistados, no entre la oficialidad, es la verdad.

Grau retiró a los más significados batistianos, a los más corruptos, a los torturadores, a los del palmacristi.

¿Cuál era el objetivo del palmacristi?

La juventud no sabe lo que es el palmacristi. Había en el Servicio de Inteligencia Militar un capitán llamado Belisario Hernández y a los opositores que se hacían molestos al gobierno los apresaban y los obligaban a tomar media botella de aceite de ricino, que es el palmacristi; ese era un castigo, y después lo dejaban irse. Por eso menciono el palmacristi como nombre genérico. Asesinos, contrabandistas, fueron baja del Ejército, y eso produjo un movimiento general en los escalafones. Todos los generales, y casi todos los coroneles y tenientes coroneles, comandantes y muchos capitanes fueron dados de baja.

La Escuela de Cadetes ingresaba cada año 25 alumnos, y si usted calcula que se pueden graduar 20, y si considera que cada uno cumple solo 20 años de servicios o más, menos de los 30 posibles por la Ley, tienen 400 como mínimo o 600 plazas a lo máximo. Ahí estaba enmarcado el proyecto, es decir, garantizar la sustitución aproximada sin grandes sobrantes ni faltantes, pero como dieron de baja a 200, incrementaron los ingresos y en la promoción del 47 se graduaron 95 de una sola vez, lo que equivalía a 4 veces las graduaciones anteriores.

Por tomar una fecha diría que en el 1952, antes del golpe de Estado de Batista, todos los segundos tenientes que por plantilla sumaban 128 eran graduados de la Escuela de Cadetes, todos los primeros tenientes eran graduados de la Escuela de Cadetes, un mínimo de tenientes coroneles y coroneles y ningún general era de la Escuela de Cadetes.

¿A qué se debió la sustitución de Pérez Dámera como jefe del Ejército?

El 10 de agosto de 1949 fue sustituido Genovevo como Jefe del Estado Mayor del Ejército, y sé que lo que voy a decir tiene discrepantes. Genovevo tenía diferencias con Prío, que era el Presidente, lo había nombrado Grau y Prío lo heredó. Genovevo tenía dificultades con la oficialidad del Ejército y también con el Ejército en su conjunto. Por eso ese 10 de agosto un grupo de oficiales encabezado por el coronel Quirino Uria, acompañado por el comandante Tomás Cabañas, el capitán José E. Monteagudo y algunos otros, se personaron en Palacio sorpresivamente en horas de la noche y le plantearon al Presidente que deseaban sustituir a Genovevo, le insinuaron, o le dijeron directamente, que si él no lo hacía, lo hacían ellos. Quirino Uria era el jefe de Columbia, y los otros que iban con él eran jefes de unidades de Columbia.

Prío entendió que era un golpe de Estado, no lo dijo, actuó inteligentemente, se puso al frente del grupo, se dirigieron a Columbia, la puerta del despacho de Genovevo estaba cerrada y tengo dos versiones por uno de los que estaba allí, que fue a Palacio, entraron al despacho de Genovevo, nombraron a Ruperto Cabrera —que estaba regresando del exterior y que no participó en eso— jefe de Estado Mayor del Ejército y Prío llamó a Genovevo que estaba en su finca La Larga, en Camagüey, jugando dominó y le comunicó que estaba sustituido; Genovevo vino para la Habana y al día siguiente la prensa lo publicó visitando a Prío vestido de civil y se marchó al exterior. Después, en las próximas elecciones o seudoelecciones que hubo, compró una plaza de Senador por Pinar del Río, se fue de Cuba y terminó su vida hace poco en el exterior, se dice que en la pobreza.

¿Cómo puede definir la etapa de mandato del general Ruperto Cabrera?

Cabrera no tenía una sólida preparación militar, ni tampoco cultural, descuidó la vigilancia, no hizo caso a las denuncias de conspiraciones y ello fue un factor que en cierta medida estimuló y facilitó que hubiera un 10 de marzo de 1952; se caracterizó por un mando tranquilo, laxo, sin que hubiera exigencias, ni rigor y es indudable que ello fue un factor que tuvieron presente y a su favor los conspiradores.

¿El general Cabrera fue débil ante el golpe del 10 de marzo?

La forma de ejercicio del mando de Cabrera, conjuntamente con la desaparición de Chibás por su muerte, crearon condiciones favorables para el golpe de Estado de Batista el 10 de marzo de 1952. Fidel ha reiterado que si Chibás hubiera estado vivo, no hubiera habido 10 de marzo y yo estoy absolutamente de acuerdo.

Hago un paréntesis para un dato al respecto: el coronel Arístides Sosa de Quesada era jefe del Servicio Jurídico Militar, abogado, escribió en el año 1935-1936 un libro que por ahí tiene que aparecer, se llamaba Militarismo, antimilitarismo y seudomilitarismo, era una apología a Batista que estaba en su llamado Plan Trienal, preparándose para aspirar a la presidencia que dando brava y utilizando todos sus recursos lo llevaron al Palacio.

Hay una denuncia de un jefe del SIM (Servicio de Inteligencia Militar) sobre la conspiración de Batista-Prío Presidente, dirigida a Cabrera, jefe del Ejército. La denuncia llegó hasta Prío, quien le encomendó a Cabrera que investigara, Cabrera nombró a Sosa de Quesada investigador, y la respuesta fue que no sucedía nada.

Como colofón, después del golpe de Estado del 10 de marzo, el que escribió los Estatutos Constitucionales, que fue la sustitución de la Constitución de la República en aquellos días, fue Arístides Sosa de Quesada, que sin existir plazas de general abogado o jurídico en el Ejército fue ascendido a general.

Estaban con una chambelona en la mano, quiero decir chupando un caramelo y poniendo a investigar a uno de los comprometidos o amigo fraternal de los conspiradores que luego premiaron.

El gobierno de Prío Socarrás había caído al poco tiempo del ejercicio del poder en un gran descrédito: el gangsterismo, los rumores de robo del erario público, familiares ladrones en cargos fundamentales; los comentarios sobre las drogas, la entronización del mujalismo en el movimiento obrero, el abandono en general, comentarios de orgías y fiestas de buena vida, sin atención a los problemas del pueblo, del país, se hicieron eco y crearon un ambiente enrarecido, que conjuntamente con la ineptitud y debilidad en la jefatura del Ejército, propiciaron la realización, sin ningún tipo de lucha ni resistencia en el Ejército, del golpe de estado del 10 de marzo, realizado por una cuadrilla integrada por otros que eran tan o más delincuentes que estos, pero mucho más brutales.

En la última etapa del gobierno de Prío, resultaba evidente la desmoralización del gobierno y la repercusión que eso tenía en el Ejército. Todos estábamos conscientes y lo veíamos, que había además de un mando débil, un alto grado de corrupción, sobre todo la parte del Ejército dedicada al orden público y a la Logística, o sea, los 6 regimientos de los que dependía la Guardia Rural; Oriente, Camagüey, Santa Clara, Matanzas, La Habana y Pinar del Río todos con sus escuadrones. La Policía en todas las provincias, excepto en la ciudad de La Habana, estaba subordinada al Jefe del regimiento del Ejército de la provincia, que por Ley, era el Jefe de la Policía en la provincia, y ahí estaba el robo generalizado y en la Logística, con todos los contratos de contratantes y de "contratados" cuyos nombres no merece la pena mencionar.

Estábamos equivocados ( II Parte)

Estábamos equivocados (III Parte y final)

Subir