ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner

«El voto es un depósito más delicado que otro alguno, pues va con él vida, honor y porvenir». José Martí

No es preciso hurgar para encontrar la respuesta. La Ley No. 72, Ley Electoral, del 29 de octubre de 1992, es explícita, y el doctor José Luis Toledo Santander, presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), no se permite rodeos.

«El Presidente del Consejo de Estado en Cuba se elige en elecciones de segundo grado, o sea, los diputados, electos por el pueblo y en representación del pueblo, aprueban la candidatura y luego votan, de manera directa y secreta, por quienes integrarán el Consejo de Estado, es decir, el Presidente, el Primer Vicepresidente, los vicepresidentes, el Secretario y demás miembros».

A veces escuchamos criterios, y no siempre dichos con buena intención, que cuestionan, a juicio de Toledo Santander, «si la elección del Presidente responde a una expresión directa popular. Desconocen, sin embargo, que para que alguien en Cuba llegue a ese cargo tiene que pasar por varios momentos electorales, en los cuales participa el pueblo directamente o sus representantes electos».

Durante el diálogo con Granma, el también profesor titular de La Universidad de La Habana prefiere particularizar en cada etapa, de modo que sea posible entrever el tránsito por un camino que inicia, según su explicación, cuando «el compañero (o compañera) resulta propuesto como precandidato a diputado a la Asamblea Nacional en el pleno de una organización de masas».

En esta ocasión, los 605 candidatos a diputados a la ANPP, por los cuales se votará el próximo 11 de marzo y entre quienes emergerá el Presidente, salieron de las más de 12 000 propuestas surgidas en los 970 plenos celebrados en todo el país. Y de esos candidatos, el 47,4 % son delegados de circunscripción, de base, los mismos que el pueblo eligió durante la primera etapa del proceso de elecciones generales.

Después, continúa Toledo Santander, «corresponde la nominación por la Asamblea Municipal del Poder Popular», proceso que no es, en modo alguno, formal. «Es allí donde las comisiones de candidaturas a ese nivel presentan los precandidatos, y son las asambleas las que deciden, mediante votación directa y abierta, si los aprueban o no». De hecho, cada una de las propuestas, para ser suscritas, deben contar con más de la mitad de los votos favorables de los delegados presentes.

Y en caso de no ser aprobada la candidatura o alguno de los precandidatos, la Comisión tiene la responsabilidad de presentar una nueva propuesta, la cual se somete al mismo procedimiento.

«Una vez nominado como candidato a diputado asistimos a otro episodio electoral, el cual se corresponde con el ejercicio del voto libre, directo y secreto del pueblo, ya sea en una circunscripción o distrito, donde son elegidos los diputados».

Este momento del cual habla el Presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos coincide, justamente, con los comicios del 11 de marzo venidero, donde los cubanos y cubanas elegiremos también a los delegados a las asambleas provinciales.

En su opinión, vale destacar que, de acuerdo con la Ley, «cada diputado es electo por cada 20 000 habitantes o fracción mayor de 10 000, e incluso en aquellos municipios que tienen 30 000 habitantes o menos siempre se elegirán dos diputados. De ahí que la Asamblea Nacional ostente la representación de todo el pueblo».

Explica que «tras ser elegidos los diputados y tomar posesión en la ANPP, la Comisión de Candidaturas Nacional llama a consulta a cada uno de los electos y todos tienen el derecho de proponer quiénes serían, a su juicio, los integrantes del Consejo de Estado, o sea, sugerir 31 personas de entre ellos, que incluye, como es obvio, al Presidente.

«Posteriormente, dicha Comisión pone a consideración de la Asamblea Nacional, en votación abierta, una candidatura, fruto de las propuestas realizadas, y es un derecho de los diputados modificarla total o parcialmente; y luego de ser aprobada, se somete al voto libre, directo y secreto de estos. Es ahí entonces cuando se elige, finalmente, al Presidente del Consejo de Estado».

Según el espíritu de la Ley Electoral, de cesar en sus funciones el Presidente, es sustituido por el Primer Vicepresidente.

El camino por el cual transcurre el proceso resulta, en palabras de Toledo Santander, «el reflejo más claro de la participación del pueblo o de los representantes electos por el pueblo. Cuba no es el único país que elige a su Jefe de Estado en comicios de segundo grado. Hay muchas naciones que implementan ese tipo de elección, que no limita, en ningún sentido, su legitimidad y amparo democrático».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Luis Lima dijo:

1

7 de febrero de 2018

07:00:09


Saludos El verbo representar en política es algo del pasado y las constituciones modernas la han sustituido por un sistema más adecuado de participación política donde los "representantes" pasan a ejercer la vocería que hoy con la aparición de las nuevas tecnologías en la comunicación y la información permiten un nivel de retroalimentación con los electores muy superior. No es lo mismo ser un vocero de la ciudadanía, de un gremio que "representar" que es identificado con el papel de los políticos que representan al capital transnacional y de los capitalistas.

Manuel Betancourt Barbiel Respondió:


8 de febrero de 2018

12:34:41

Con mi comentario respondo a Luis y a todos los que piensan como él:en el mundo moderno existen muchos países con este sistema que en nada limita su legitimidad, ni su carácter democrático; si buscan información se encontrarán lo siguiente: el sistema donde los parlamentos eligen al presidente (y con menor participación democrática que en Cuba) existen en los países siguientes: Europa del Este: Albania, Bosnia, Croacia, Estonia, Hungría, Letonia, Rumania, Serbia, Eslovaquia y Eslovenia. Otros países de Europa son Austria, Alemania(el parlamento elige al presidente y al canciller), Grecia, Italia, Moldavia y Malta. Asia y Medio Oriente: Timor Oriental, Bangladesh, Himalaya de Nepal, India, Irak, Israel, Líbano y Pakistán. África: Etiopía, Cabo Verde y Mauricio. El Pacífico Sur y el Caribe: Samoa y Dominica. Pero además, en EE.UU tampoco se elige directamente al presidente, pues existe un llamado colegio electoral (ni siquiera es el congreso) que es quien elige al presiente, con independencia del voto popular. Nada...que para que se lija al presidente por el voto popular directo es necesario fraccionar al país en varios partidos, estos postulan a sus candidatos (no a los del pueblo, porque para ser candidato hace falta mucho dinero) y de ahí sale el presidente. En Cuba se postulan muchos más candidatos y se hace por los vecinos del barrio, sobre la base del mérito; y los elegidos (delegado y diputados) son representantes de la voluntad popular que eligen al presidente, como se hace en 38 de los 50 estados libres europeos, en 13 de los 17 estados caribeños y en otros países citados en mi comentario. ¿Qué hay de malo en esto?¿Eso es malo para los pueblos de los países mencionados?

magalis osoria dijo:

2

7 de febrero de 2018

07:11:47


como soy ese pueblo mi criterio es que este tema se debata con los estudiante a todos los niveles en los centros de trabajo porque personas mal intencionada no saben de donde sale el presidente y cuales es bueno ponerlo por donde se pueda para no dar brecha a molos comentarios

Andres dominguez dijo:

3

7 de febrero de 2018

07:57:38


Y por que no puede elegirse al presidente de manera directa? No creen que es hora de modificar esa regulacion? Y asi acercarnos mas a los procesos de Latinoamerica, por ejemplo Venezuela, Ecuador, etc?

Raul G. Respondió:


7 de febrero de 2018

22:43:35

¿Y por qué tendríamos que copiar de otros países? NUESTRA DEMOCRACIA ES GENUINA PORQUE LA HEMOS CONCEBIDO NOSOTROS MISMOS. después de ideas como la que usted propone con ciertos visos de ingenuidad, vendrían otras propuestas que desmontarían todo nuestro sistema electoral, en el cual no se postulan politiqueros que representan a partidos políticos que la mayoría de las veces no representan más que al interés de DON DINERO.

vox ppCARLITOS dijo:

4

7 de febrero de 2018

08:03:03


Podrá ser así como está estipulado según La Ley No. 72, Ley Electoral, del 29 de octubre de 1992, pero simplemente no me gusta la forma en que está concebido. Al igual que no logro entender cómo pueden haber solo 605 candidatos para 605 escaños parlamentarios. Y luego viene la Comisión de Candidatura para los cargos del Consejo de Estado y pregunto ¿Quién decidió quienes deben de ser los de dicha Comisión?

Eric Rey Respondió:


14 de febrero de 2018

07:35:26

Bueno, te puedo decir que es la propia Asamblea Nacional la que previo al cese de su legislatura propone, elige y ratifica las prupuestas para integrar la Comisión. Nada es arbitrario.

Amalia Vázquez dijo:

5

7 de febrero de 2018

08:07:49


Esta muy bien detallado..creo por demás que casi todo está bien...pero lo que no entiendo es porque los diputados, aprueban la candidatura del Presidente y luego votan?...porque yo como ciudadano elijo a una determinada persona,en este caso un diputado...pero porque este diputado tiene que elegir en mi nombre a un Presidente?..y si yo no estoy de acuerdo en que salga dicho Presidente?.. y si quiero en este caso a una mujer u otro?..no se creo que aunque lo parezca no es tan perfecto...