ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Desde las tribunas, decenas de aficionados han respaldado al plantel cubano. Foto: José M. Correa, enviado especial

CIUDAD DE PANAMÁ. -El mentor Pablo Civil no encontró otro modo más sencillo de expresar su contentura, una vez finalizado el juego. «Buen desempeño de los muchachos, hemos sabido ganar el juego importante».

El conjunto Cardenales de Lara sucumbió esta vez ante la pujanza de un equipo cubano un poco más inspirado, y que con esta victoria consiguió su pase a la final para discutir mañana domingo el título de la Serie del Caribe 2019 ante el mejor de la otra llave.

Tras el triunfo de los Leñadores, tres carreras por cero, se produjo un triple empate en el grupo, que finalmente favoreció a los nuestros según el sistema de desempate.

Comprendiendo que estaba a punto de caer y prolongar las desilusiones de la pelota cubana en los últimos torneos foráneos, Pablo Civil siguió al pie de la letra los «consejos» y su instinto, y terminó por mover la alineación, algo que más de medio país esperaba.

«Ya vieron que realicé cambios y las cosas salieron», reconoció satisfecho y abordado por decenas de cronistas en el Estadio Nacional Rod Carew. «Hemos recorrido más de la mitad del camino y mañana vamos a luchar por el título con el contrario que nos toque».

Cuesta trabajo imaginar que luego de estar con la soga al cuello, los Leñadores tendrán ahora en sus propias manos la oportunidad de cumplir con el propósito que se impusieron antes de partir desde Cuba.

Al equipo le vino el alma al cuerpo después del triunfo de Charros de Jalisco en la jornada anterior contra los venezolanos, lo cual esfumó la agonía con que los Leñadores (estaban contra la pared) se fueron a dormir el jueves en la noche.

El serpentinero Lázaro Blanco tuvo otra salida de calidad y encabezó la excelente actuación del staff de pitcheo. Ganó su segundo juego y le hizo honor a su apellido al pintar de blanco a sus adversarios en cinco capítulos y sumar doce entradas sin permitir carreras permitidas.

Despaigne y Larduet fueron bujías inspiradoras. Este último disparó tres incogibles y exhibió un juego agresivo en las bases, desempeño que recordó instantes descollantes del flamante campeón de la pelota nacional. Ese ímpetu hizo vacilar al contrario y alentó al resto de los jugadores de su equipo.

Dos de las tres carreras de los Leñadores se «cocieron» con anticipación, es decir, no fueron fruto del juego a palo limpio. En ellas intervino el bateo y corrido, y el robo de bases. Nada, que al parecer encontraron el tan buscado «fabricante» de carreras.

Fue, en efecto, otro buen juego de pelota, y esta vez la victoria les sonrió a los Leñadores de Cuba. Raidel selló el triunfo en las postrimerías del pleito con rectas de respeto, y el matancero Yurisbel Gracial despertó del letargo, otra buena noticia para encarar la final este domingo.

Freddy Asiel Álvarez fue el lanzador designado para abrir el juego del adiós, según dio a conocer Pablo Civil.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Julio dijo:

1

10 de febrero de 2019

15:09:01


Adelante leñadores, los cubanos no nos rendimos ni un tantito así.

Bambino dijo:

2

10 de febrero de 2019

19:52:18


....por favor, perdió el equipo Cuba no los Leñadores de Las Tunas....Vergonzoso.....

Javier dijo:

3

10 de febrero de 2019

20:26:02


PANAMA VENCIÓ A cuba.

Alexander dijo:

4

11 de febrero de 2019

07:44:54


Queda claro una vez más que la pelota cubana no está al nivel del beisbol internacional, la prueba es que los lideres en bateo en la serie nacional no batean en los eventos internacionales.