ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Los cubanos no aprovecharon todas las oportunidades que tuvieron de marcar carreras. Foto: José M. Correa, enviado especial

Ciudad de Panamá.–Una victoria del conjunto Cardenales de Lara ante su similar de Charros de Jalisco, al cierre de esta edición, habría sepultado definitivamente las aspiraciones de los cubanos en la Serie del Caribe 2019.

La última de las esperanzas para los nuestros será un presumible triple empate, que ocurriría en caso de que México haya pasado por encima del plantel venezolano en el choque de ayer y los Leñadores, que descansaron en esa jornada, hagan otro tanto este sábado contra el mismo rival.

Los cubanos se impusieron en su debut, pero luego cedieron en las dos salidas siguientes para sellar su suerte en un clásico que exhibe un nivel ligeramente superior a la media de nuestras series nacionales. Así lo confirman las ediciones anteriores de estas lides y lo visto hasta aquí en el escenario panameño. También lo corroboran las opiniones de avezados en la disciplina y cronistas deportivos que cubren la justa.

Como sucede cada vez que un equipo cubano de béisbol cae en un evento internacional, el revés deja un mal sabor, pues en la pelota no queremos ser nunca segundos de nadie.    

La solidaridad con Cuba ha estado presente en el evento. Foto: José M. Correa, enviado especial

Sería incorrecto decir que los nuestros han decepcionado. Al fin y al cabo, perdieron por la mínima en dos pleitos bien reñidos. Al margen de algunas indefiniciones y errores costosos, la mayor insatisfacción reside en que no supieron o no pudieron aprovechar las oportunidades, y eso marcó la diferencia.

La ofensiva ha estado silenciada. En tres desafíos, solo han anotado en cinco ocasiones. Y lo peor, no han producido oportunamente en los momentos claves. Un par de datos para ilustrar. En el encuentro del jueves, los Leñadores colocaron corredores en segunda y tercera bases con un solo out, y no salió la conexión para remolcar el hombre anclado a 90 pies de home. Otra ocasión desaprovechada: noveno episodio, corredores en primera y segunda, con un out, y tampoco anotaron.   

En el caso opuesto, los Charros se las ingeniaron para sacar ventaja casi sin batear. Es decir, dos de sus tres carreras fueron literalmente trabajadas. En el noveno, ya con un out en el pizarrón, trajeron del banco a un bateador solo para tocar la bola y llevar al corredor hasta la intermedia, aunque ello implicara situar el capítulo a punto de mate. Sin embargo, llegó el jit buscado, que a la postre remató las ilusiones de los muchachos de Pablo Civil. Eso se llama ofensiva oportuna, hacer lo que cada momento del juego exige. En ese campo táctico el equipo cubano perdió terreno y ello le pasó factura en los dos juegos.

El pitcheo se ha comportado a gran altura. Soportó en tres juegos únicamente cinco carreras, de ellas cuatro limpias, para promedio de 1,29. Llama la atención la efectividad de los abridores, que con excepción de Yariel Rodríguez, los otros dos, Lázaro Blanco y Freddy Asiel Álvarez lo hicieron de maravillas. Eso sí, ahora cabe preguntarse por qué para encarar una serie tan corta insistimos con un elevado número de lanzadores, cuando en la práctica casi la mitad de ellos no tiene acción en el torneo.

Es cierto que Civil se dio cuenta de la necesidad de hacer cambios y buscar alternativas, pero como bien no lo pensó dos veces para sustituir a unos, tal vez depositó demasiada confianza en jugadores como Yosvani Alarcón y Yurisbel Gracial, prácticamente anulados en la Serie.

A la espera de lo que suceda, lo cierto es que ninguno de los países establecidos en esta lid ha sido la noticia, ni siquiera Venezuela con sus dos triunfos iniciales. Ese mérito le cabe al que regresó: Panamá es hasta hoy la vedette de su súbita Serie del Caribe, haciendo trizas cualquier vaticinio.

El pitcheo de relevo cargó con la responsabilidad en las decisiones de los partidos. Foto: José M. Correa, enviado especial

ESTADÍSTICAS de la SERIE DEL CARIBE (Sin incluir los juegos de ayer)

BATEO COLECTIVO

EQUIPO

VB

C

H

2B

3B

HRS

IMP

BB

K

AVE

PAN

  69

12

23

5

1

1

12

  2

14

333

DOM

  99

10

26

4

0

1

  8

12

20

263

MEX

102

  5

21

2

0

0

  4

  4

12

206

PUR

  99

12

20

6

0

0

  9

14

25

202

CUB

101

  5

19

5

0

0

  5

  5

18

188

VEN

  51

  6

  8

1

0

1

  6

  6

  6

157


PITCHEO COLECTIVO

EQUIPO

G

P

EL

C

CL

K

BB

PCL

WHIP

VEN

2

0

18,0

1

0

  9

  0

0,00

0,50

CUB

1

2

28,0

5

4

12

  7

1,29

0,96

DOM

2

1

26,0

9

8

27

  8

2,77

1,15

MEX

1

2

28,0

10

9

15

  8 

2,89

1,07

PAN

2

0

18,0

9

6

15

11

3,00

1,33

PUR

0

3

26,1

16

13

17

  9

4,44

1,67

Fuente: www.seriedelcaribe.com

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

José dijo:

1

10 de febrero de 2019

20:36:47


En cuba no existen entrenadores de bateo que enseñe a los bateadores cubanos a tener una zona para batear,seguimos años tras años cometiendo los mismos errores,Saludos.