ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Los cambios que en materia de familia prevé el Proyecto Constitucional «son cualitativamente superiores a la norma vigente». Foto: Ariel Cecilio Lemus

La contemporaneidad, con su andar vertiginoso, nos reta a «redefinir y reinventar la familia y a aceptar su cambio de reglas». Nos convida a abandonar prejuicios vetustos, posicionamientos vencidos… Porque anquilosarse es también un «pecado»…social.

Para la doctora Ana María Álvarez-Tabío Albo, profesora titular de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, los cambios que en materia de familia prevé el Proyecto Constitucional «son cualitativamente superiores a la norma vigente».

Entre sus argumentos, sostiene que la Carta Magna actual dedica solo cuatro preceptos directamente a la familia (Capítulo IV, artículos del 35 al 38). Sin embargo, la propuesta que ha sido sometida a consulta popular consagra, en especial a las familias –porque aparecen otras alusiones indirectas en el documento–, el doble de los artículos (del 67 al 74), con significativos elementos que denotan el avance.

Con una pregunta casi elemental empezó el diálogo:

–¿Qué elementos novedosos incorpora el Proyecto?

–Hablemos de los más notables: el reconocimiento expreso a la protección de la paternidad, la eliminación de la heterosexualidad como requisito para contraer matrimonio, el carácter punible de la violencia familiar y la protección intencionada a personas en situación de posible desventaja dentro del grupo familiar como las niñas, niños, adolescentes, adultos mayores y personas con algún tipo de discapacidad, todo ello de la mano de los principios de respeto, igualdad, interés prevalente y unidad familiar.

«El Artículo 67, por ejemplo, reproduce la protección que corresponde al Estado respecto a las familias, la maternidad y el matrimonio; pero ahora incluye, expresamente, a la paternidad, en consonancia con el vuelco sufrido en la tradicional construcción sociocultural asignada a la figura paterna, al papel cada vez más activo que gana y desempeña en la Cuba de hoy, y a la ruptura del mito de la centralidad que se le otorga a la figura materna.

«La familia cubana se dinamiza cada vez más en sus relaciones internas hacia un modelo mucho más democrático y flexible, donde los roles se intercambian con mayor naturalidad desde que el hombre deja de ser el principal proveedor de ingresos por excelencia, desde que los padres se sienten más implicados en las tareas del hogar y se ocupan de igual forma que las madres en el cuidado y manutención de los hijos desde el mismo momento de su nacimiento.

«Ello ha tenido su reflejo, por ejemplo, en el contenido del Decreto Ley No. 339 del 2016, aunque se siga llamando De la Maternidad de la Trabajadora».

El texto constitucional también le atribuye a la familia responsabilidad y funciones esenciales en la educación y formación de las nuevas generaciones y en el cuidado y atención de adultos mayores. «¿Y acaso son estas sus únicas funciones sociales?», se pregunta Álvarez-Tabío.

«Este importante grupo social tiene dos tipos de funciones esenciales: las institucionales o básicas y las llamadas personales o humanizadoras de la familia.

«Entre las primeras destaca la de proveer los bienes materiales necesarios para la subsistencia de sus miembros; brindar protección, cuidado y seguridad de la niñez, la ancianidad, discapacitados y enfermos; favorecer la de educación y transmisión de valores éticos y sociales… Dentro de las segundas resalta el desarrollo como persona en el marco ideal de amor, afecto y apoyo, y el primer espacio de socialización del ser humano».

Si no se quieren correr riesgos, alerta la doctora, al definir en la Constitución las funciones de la familia por el peligro de quedarnos en un marco muy estrecho, «alúdase solo, en genérico, a la responsabilidad y a sus funciones básicas y humanizadoras, y dejemos su desarrollo para el Código de Familia».

El reconocimiento explícito de la obligación de las familias con sus adultos mayores y personas con discapacidad constituye otro avance. ¿Qué trascendencia tiene ello al interior de la sociedad?

La Constitución, partiendo de la aplicación del principio de solidaridad y de la protección a la dignidad humana, prevé un amparo especial para los adultos mayores como población vulnerable que requiere de la atención preferente del Estado y de la familia.

«Se consideran adultos mayores las personas que sobrepasan los 65 años de edad, ellos marcan uno de los extremos de la fuerza viva de la sociedad. Por eso, la etapa final de su vida debe acompañarse del esfuerzo de la sociedad en su conjunto, de la familia como núcleo social y del Estado como expresión de ella, para brindarles apoyo, salud y bienestar.

«La familia, en particular, está en la obligación, ahora consagrada constitucionalmente, de cumplir con esa función social; por tanto, de manera constante y permanente deberá velar por las personas adultas mayores que formen parte de ella, siendo responsable de proporcionarles los recursos y atenciones necesarios para su desarrollo integral.

«Ello implica, por ejemplo, la obligación de alimentos de conformidad con lo establecido en la legislación familiar; cuidar que no se victimice por cualquier acto de discriminación, abuso, explotación, aislamiento, violencia y otros que pongan en riesgo su persona, bienes y derechos. El incumplimiento de esta responsabilidad debe estar acompañada de medidas punibles.

«En Cuba, de cara al envejecimiento poblacional, es ineludible esta previsión constitucional. El impacto que a mediano plazo producirá dicho fenómeno demográfico marca el momento de enfrentar, desde la Ley primera, esta problemática, que tiene respuestas desde la familia.

«Sobre la atención de las personas con discapacidad valen similares consideraciones. El reto más importante es la aplicación plena de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la cual Cuba es signataria, así como la armonización legislativa que supere la ausencia de reconocimiento de sus derechos.

«La accesibilidad es también un gran desafío: la mayoría de los espacios públicos y privados no son accesibles y a veces para su modificación se necesitan recursos fuera del alcance de las familias».

Una reforma constitucional implica, como ya sabemos, una revisión de todo el ordenamiento jurídico del país. En temas de familia, ¿qué desafíos ello impone para atemperar la legislación con el texto constitucional?

El primero y fundamental es la promulgación de un nuevo Código de Familia, acorde con los cambios que ha sufrido y están por llegar en la familia cubana del siglo XXI.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Lucía dijo:

31

4 de octubre de 2018

11:41:13


.Ana María, no estoy de acuerdo con usted y el 100% de las personas con las que he conversado del tema y no tienen ninguna religión tampoco están de acuerdo en el matrimonio entre dos personas.

Efrain Núñez Funes dijo:

32

4 de octubre de 2018

12:08:07


Creo que sería conveniente que el pueblo decidiera por separado si acepta o no que se incluya en la constitución el Art. 68 tal y como está en el proyecto, comparto la idea de que esto mantiene dividida a la población. Todos los comentarios que oigo sobre el tema de esta proposición de matrimonio en la mayoria estan en contra de su contenido si se aprueba como esta y se deja en el texto de la constitución parecera una imposición por muy avanzada que se la idea a la luz del desarrollo social de la humanidad. Creo que su aprobación porducirá un rechazo al texto en general.

Rafa dijo:

33

4 de octubre de 2018

12:54:52


Como he dicho en otras tribunas. El articulo 68 es muy polémico y se debe llevar a votación si se incluye o no en el proyecto de Constitución. Mantenerlo tendrá un costo político importante pues va a afectar el % de ciudadanos que aprueben el proyecto

JM dijo:

34

4 de octubre de 2018

14:38:59


El tema del matrimonio entre dos personas de un mismo sexo, lo más complicado es que tratan de hacerle ver a las personas que no están de acuerdo, que es un acto normal, y natural como si fueran de sexos diferentes como ha sido siempre. Para la humanidad la homosexualidad siempre fue considerada inmoral, dentro de las normas o principios de comportamiento siempre fue malo y así está visto por muchos. Que no están dispuestos a dejar de pensar así, que les he molesto que traten de hacerle cambiar sus mentes, porque no es obligado pensar como quiera nadie. Que no quieren que a sus descendientes les obliguen a pensar que la homosexualidad es natural y hasta buena NO LO QUIEREN. Quieren cambiarle las mentes a los que consideran este acto degradante. Se invade cuanto espacio existe con el tema. Podrán cambiar la norma pese a la contrariedad de muchos que no son pocos. Pero no van a poder cambiar las mentes de los que de cualquier manera lo ven como un acto inmoral y que así está dentro de los principios de comportamiento de muchos en la sociedad. La humanidad está llamada a destruirse y es por la manera de proceder que ha adoptado en su comportamiento. Todo es retrogrado, prejuicioso, moralista. Hace poco en programa de TV, se presentarón dos psicólogo y entre los temas estaba lo que se consideraba inmoral, los tabúes, el criterio era más o menos que lo que te hacía sentir bien, no era un tabú, pero contrariamente. Había una persona que atendía las enfermedades de trasmisión sexual. Donde explicaba que la población más perjudicada con las mismas era los adolescentes y que existía un incremento de dichas enfermedades en los mismos. Dado al comportamiento que estaba existiendo sexo en grupo las piyamadas etc. Es decir falta de moral y de comportamiento adecuado, no existe inhibición ante conductas de este tipo. Nada es malo y viene el libertinaje. Entonces así va sucediendo con muchísimos comportamientos en la sociedad. Si personas de un mismo sexo viven juntas y han asumido su relación ante la sociedad con valentía y hasta con dignidad, (Ya que no siempre es así) se le debe respetar. En la norma se pudiera reconocer dicha UNIÓN con efectos legales. Pero no en el espacio del matrimonio como ha sido siempre.

iOS dijo:

35

4 de octubre de 2018

14:59:39


Opino que hay que culturizarse y que por sobre todo hay que defender cada postulado de la Constitución de la República. No permitir o aceptar que, parejas homosexuales contraigan matrimonio o tengan la oportunidad de crear y formar una familia, me parece que va en contra de lo que estipula nuestra Constitución desde el preámbulo, pues indirectamente es una forma de discriminación e irrespeto hacia las personas con dicha orientación sexual, pues sería de privar de derechos a determinado grupo de personas por no tener una orientación sexual "adecuada" o "normal", demostrando al mundo y al pueblo de Cuba que nuestro país es homofobico o retrasado, defraudando de esta manera a nuestra historia y a nuestros antepasados, pues los mismos, desde siempre, han defendido y procurado el desarrollo de nuestra nación, y no dar este paso sería muestra de involución del pensamiento y de recriminacion pues, que significa entonces no aceptar a todos, uno y cada uno tal y como sea, llamó a recapacitacion y a entendimiento con todos mis respetos. Espero que el pueblo cubanl sepa entender y avanzar en pensamiento tal y como nuestros líderes históricos hubiesen preferido. Saludos.