ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
«Hay cosas que no sabemos para qué sirven y son los clientes quienes nos explican», asegura Elina. Foto: Ronald Suárez Rivas

PINAR DEL RÍO.–José Heriberto Robaina pasa la vista por los estantes con una mezcla de asombro y desconcierto. «Aquí hay muchas cosas que si se sacan a la venta años atrás, se hubieran aprovechado mejor», dice.

Entre los objetos que despiertan su atención hay cajas de discos de 3 ½, cartuchos de impresora, transformadores de radios, fusibles…

Productos que desde hace tiempo se hallaban ociosos en los almacenes, después que el país invirtiera quién sabe cuánto dinero para su importación.

«Cuando uno ve estas cosas se sorprende, porque hubo un momento en que las necesitamos y no las teníamos. Algunas había que comprarlas en bolsa negra, porque no existían en las tiendas, y ahora es que llegan a ellas, cuando ya quedaron obsoletas».  

Estamos en el mercado experimental para la venta de productos ociosos de la ciudad de Pinar del Río, una pequeña tienda en la que se trata de hallarle destino a infinidad de artículos que las empresas y organismos del territorio adquirieron en el pasado y nunca los emplearon.

Es el caso de partes y piezas para medios de transporte o equipos a los que se les dio de baja, de instrumentos que ya no son compatibles con las tecnologías actuales, incluso de objetos que nadie sabe a ciencia cierta para qué sirven.

«A veces son los clientes quienes nos explican, porque el poder de inventiva del cubano es muy grande. Hay artículos que uno piensa que nunca se van a vender y de repente llega alguien que los compra y nos dice que si no le sirven para una cosa, le servirán para otra», cuenta Elina Gutiérrez, la administradora del mercado.

Entre las medidas adoptadas por el Grupo Empresarial de Comercio para liberar inventarios ociosos y de lento movimiento están las rebajas de precios. Foto: Ronald Suárez Rivas

RECURSOS ENCERRADOS

No es la única iniciativa que se implementa en la provincia con el propósito de darle salida a los inventarios ociosos. Rolando García, especialista del Grupo Empresarial de Comercio, recuerda que a principios de 2017 se organizó una exposición entre las 11 entidades del grupo, para evaluar aquellos productos que no tenían demanda en un territorio, pero pudieran interesar en otro.

Además, en los municipios y en la capital provincial se realizan desde entonces, de forma periódica, ferias para la población y cada cierto tiempo se aplican rebajas de precio a las mercancías que comienzan a estancarse.

Ello ha hecho de Comercio uno de los sectores con una gestión positiva en la disminución de productos ociosos y de lento movimiento. Sin embargo, el tema no ha tenido la misma atención en otras entidades y organismos.

Según datos de la Empresa de Productos Universales, encargada de conducir el tratamiento de esos recursos inmovilizados en los almacenes, Pinar del Río inició 2019 con un saldo en sus inventarios de 17 993 000 pesos (entre ociosos y de lento movimiento).

Si bien la cifra es inferior que la registrada a principios de 2018 (19 853 500), demuestra que todavía queda mucho por hacer.

«No son pocas las entidades que vienen cuando les hacen presión del organismo superior o cuando se acerca la Comprobación Nacional al Control Interno, a finales del año. A veces hasta llegamos a firmar un contrato, pero luego todo queda ahí», asegura Anabel Rodríguez, especialista de Universales.

¿COMPRAR POR COMPRAR?

José Luis Gil, subdirector de Economía y Planificación, considera que el fenómeno tiene varias causas: producciones que no tienen calidad, empresas que no hacen estudios de mercado para confirmar que un determinado artículo va a tener salida...

Pero la cuestión más preocupante es que en ocasiones falta previsión acerca de los posibles cambios tecnológicos o de las especificidades de nuestro país, entre quienes se encargan de comprar en el exterior equipos e insumos.

El 80 % de los 170 600 pesos en inventarios ociosos identificados a inicios del año pasado en el sector de la Salud en Pinar del Río, por ejemplo, correspondían a dientes para prótesis adquiridos en Colombia y en Chile, que se echaron a perder en los almacenes o resultaban demasiado grandes y no tuvieron aceptación entre los pacientes.

En casos como este, no queda más remedio que eliminar el producto, siguiendo las indicaciones del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

No obstante, existen muchos otros recursos ociosos que todavía pudieran ser de utilidad.
«Aquí todo lo que usted saque, si es barato, se vende», afirma Elina Gutiérrez, administradora del mercado encargado de la comercialización de ese tipo de productos en la capital pinareña.

«No hace mucho nos entraron tomas de leche de vaquerías y enseguida aparecieron personas interesadas, para adaptarlas en el sistema de freno de las motos».

Pero no todo lo que se oferta es asequible para la gente, lamenta la funcionaria.

«El procedimiento establecido para fijar el precio minorista exige que al valor inicial con el que la empresa los tiene en sus almacenes, se le incremente un 42 % para el aporte a la ONAT», explica Roberto Luis Gutiérrez, el económico de la unidad.

Esto, sumado al margen de utilidad que le corresponde a Comercio, hace que por ejemplo, un rodamiento de la numeración 32218, con un valor de 113,27 pesos, salga a la venta con un precio de 300.

«Como promedio, el costo de un producto se incrementa 2,63 veces», reconoce Juan Víctor Concepción, especialista de la Empresa de Productos Universales.

Ante esa realidad, Elina señala que muchos artículos terminan resultando demasiado caros y tienen que ser devueltos a sus entidades de origen, porque nadie los compra.

Por otra parte, advierte que de manera general es muy baja la concurrencia de las empresas al mercado.

«A pesar de que se sabe que hay productos echándose a perder en los almacenes, aquí ahora mismo tenemos poco para vender».

En efecto, de más de 200 entidades y unidades presupuestadas que suma Vueltabajo, solo 91 se han acercado a la Empresa de Productos Universales para firmar contrato y 27 han certificado no tener inventarios ociosos.

El resto, que es aproximadamente la mitad, no le ha dado la importancia que el tema requiere, en tiempos en que urge mirar más hacia nuestras propias reservas y abandonar de una vez por todas la mentalidad de acaparar recursos, y de comprar por comprar.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Dagoberto Torres Quiala dijo:

1

17 de junio de 2019

08:04:10


El tema de los inventarios ociosos y de lento movimiento es un tema neuralgico en las empresas porque durante años no se ha realizado una adecuada gestión de los inventarios y como se explica en el articulo en ocasiones las empresas se quedan con productos en sus almacenes sin uso mientras existen otras empresas en el país importandolos. Pero si a este problema que ya tenemos y estamos tratando de resolver le agregamos el tema del 42 % de impuesto de la ONAT mas el margen comercial nunca vamos a resolver realmente el problema. Tenemos que aprender que almacenar para no usar es un gasto economico en el que estamos incurriendo por lo que debemos contribuir a salir de estos inventarios. Por lo que propongo que al que le corresponda revise este tema del 42 % de impuesto para podernos encaminar realmente a la solución del problema.

Fernando dijo:

2

17 de junio de 2019

09:03:30


Considero que esto solo se resuelve es adoptando medidas draticas con incumplidores, nada justifica que un funcionario del Estado tenga productos ociosos en sus almacenes cuando hay otras entidades que lo necesitan esta es una manifestacion mas de BLOQUEO, esto es antieconomico y ayer dijo Diaz Canel que ahora lo mas importante para los cubanos es la economia

Juan dijo:

3

17 de junio de 2019

09:12:02


Esta muy buena esta idea lo que es necesario que generalice en todas las provincia y municipio , fuera mejor con una pagina web por cada provincia con la existencia de los productos ociosos con imagen veran como se venden mas.

Elva dijo:

4

17 de junio de 2019

14:11:47


Muy interesante el tema y teniendo en cuenta la dura realidad de que tenemos recursos echándose a perder en los almacenes en cifras millonarias que pudieran ser útiles al pueblo considero que aunque sea por una una vez la Dirección del país debiera autorizar que todo el que halla declarado inventarios ociosos ( Aunque sea a las Empresas mayoristas de los organismos,que son las que tienen los mayores niveles de inventarios) tenga la oportunidad de venderlo directamente sin utiilzar a Comercio Minorista como intermediario y que aplica ese desorbitante incremento a los precios y que además ha constituido una traba para poner fin a este flajelo, a veces perdiendo se gana y mucho. Generalmente lo que no se vende por diferentes causas casi siempre se autoriza a destruir y entregar a Materia Prima a precio de chatarra y eso si es doloroso.

Jenry dijo:

5

17 de junio de 2019

14:40:06


Muy experiencia de pinar del rio ya que no debe pasar que despues de invertir el pais en un recurso para un fin no se le aprovechamiento ninguno, ni empresarial ni para la poblacion. Ahora, tanto que se hablado en estos dias de limpiar los inventarios ociosos de las empresas con cifras alarmartes y resulta que en este reportaje producto de la experiencia en la tienda de venta a la poblacion la compañera dice que vez que hay algun producto barato o en el rango del poder adquisitivo de la poblacion se vende. Como es posible que entre el aporte a la ONAT y el margen comercial de la empresa de comercio el precio de los producto en el inventario se multiplique por 2.63 veces, por supuesto que habran productos que se venderan por su alto costo que aunque alguien le vea alguna utilidad su bolsillo no va poder pagarlo. Se deberia revisar esto de manera integral y no solo sacar los productos para q la gente lo pueda comprar sino tambien establecer politicas que beneficien su comercializacion y que el pueblo los pueda comprar.