ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Cantautor Gerardo Alfonso Foto: ACN

En una conversación con el cantautor confesó que su canción tiene un compromiso político con las causas justas que se defienden en el mundo. Con ella se luchó por el regreso del niño Elián González en el año 2000, secuestrado en Miami, y estuvo presente en la batalla por Los Cinco Héroes durante más de 15 años.

«Con los grupos de solidaridad yo he tenido relaciones desde los años 80, específicamente, con movimientos latinoamericanos. En la década de los 90 viajé en varias ocasiones a Italia invitado por la organización Refundación Comunista y realicé conciertos en defensa de la Revolución cubana.

«En los años siguientes participé en diferentes actos y movilizaciones en contra del bloqueo, frente a la embajada de Estados Unidos en Berlín. También para recaudar donativos para Cuba por la ocurrencia de eventos climatológicos. Esa misma labor la realicé en Bélgica, Francia y varios países latinoamericanos. Asistí al Foro Social Mundial de Puerto Alegre, Brasil y a otro evento similar en Cancún, México. He sido invitado en varias ocasiones a la Feria del periódico L´Humanité.

«Mi aporte lo hago desde el canto. Pienso que el arte contribuye a las luchas llevadas a cabo contra la injusticia en el mundo. Las canciones por sí solas no cambian un modo de pensar, ni las circunstancias, pero ayudan a concientizar ideas para mejorar y conquistar batallas en la sociedad».

— Escuchamos una canción que su texto pudiera relacionarse con el miserable engendro de la ley Helms- Burton. ¿Cómo surgió?

— Esa canción la compuse en el año 2018, se llama Qué le quiten lo bailado a otro y con ella pretendo exigir mi legítimo derecho y asegurar que esta Isla me pertenece, al igual que a todos los cubanos. Me inspiré en declaraciones de un nieto del gánster Meyer Lansky.

«Hoy la administración de la Casa Blanca, presidida por Donald Trump incita a realizar reclamación de propiedades muchas de ellas adquiridas en negocios sucios amparados por gobiernos títeres de antes del triunfo de la Revolución.

«En estos días se han realizado reclamaciones de supuestos propietarios del puerto de Santiago de Cuba. A ellos, los cubanos les decimos que no pueden reclamar lo que es un bien común del pueblo.

«Yo nací en Cuba y crecí en La Habana. Mi familia, mis amigos y mi obra cultural es de esta tierra y nadie me lo puede quitar.

«El arte tiene la cualidad de atrapar los sentimientos de las personas con su discurso. Puedo llamarlo polisemia. Al componer una canción hago referencia a un tema que puede servir en otro momento histórico, circunstancias o con diferentes grupos de personas, y por eso pienso que esa canción tiene una vitalidad y vigencia»

— ¿Consideras que Sábanas Blancas, dedicada a La Habana, y Son los sueños todavía se convirtieron en himno?

— Mira, la reacción de las personas con esas canciones me conmueve mucho. Cuando llego a una actividad con mi guitarra o con mi grupo, a los 15 minutos el público me pide Sábanas Blancas, pero al cantar la canción miro hacia ellos y las personas de los alrededores también me prestan atención.

«Un día canté en el Pabellón Cuba y por la calle 21, unos obreros subidos a un andamio pintaban un edificio. Al realizar los primeros acordes y dije “Habana…”, esos trabajadores pararon su labor y me escucharon. Esa es una actitud que tienen las melodías icónicas.

«La canción Son los sueños todavía nació en noviembre de 1996. Luego resistió todos los avatares de la historia y ha sobrevivido al tiempo con un cariño que el pueblo le profesa. El 8 de octubre del año 2017 estuve en el departamento de Santa Cruz, en Bolivia, justo en el lugar donde mataron al Che. Allí hay una pared llena de consignas y mensajes escritos por quienes lo visitan.

«Ese día el médico forense cubano que dirigió las investigaciones de identificación de los restos del Che, Jorge González Pérez, era el orador de un acto. Yo lo escuché y sentí en ese ambiente que el Che nos miraba. Entonces, pedí cantar mi canción dedicada a ese gran hombre. Pienso que en ningún otro lugar yo la he cantado con la emoción que me embargó estar allí. Pienso que esos son los efectos de trascendencia de la canción. Ella vive una espiritualidad difícil de describir».

— Tus canciones afirman que vas a morir en Cuba ¿por qué?

— Los primeros años de la década del 90 viajé por Italia. Un momento de gran incertidumbre para los cubanos porque sobrevino una crisis económica nunca antes experimentada. Pude quedarme a vivir en cualquier país para tener un mejor confort. Pero cantar en las actividades de solidaridad me hizo reafirmar mis convicciones.

«Primero porque la prensa y los mensajes comunicacionales en las sociedades capitalistas mienten con respecto a Cuba. Además, denigran nuestras conquistas con palabras como dictaduras, falta de libertad u otras que están presentes en esas sociedades más que en la nuestra.

«Qué mayor dictadura que la del consumo. Su límite está en el dinero que puedas acaparar en tu bolsillo. Hay muchas mercancías que solucionan el confort, pero no todos tienen acceso a ellas. Decidí en esa gira artística por Italia que viviría en Cuba y que sólo aquí quiero morir.

— ¿Eres el hombre que soñaste?

— Aún no. Hay cosas que me hubieran gustado hacer que todavía no las he logrado. Me falta mucho por componer y decir en mis canciones. Sin embargo, no puedo menospreciar lo que la vida me ha regalado. Una canción como Sábanas Blancas es un orgullo para cualquier artista. Ella atraviesa en los sentimientos de los cubanos, donde quiera que se encuentren y de cualquier edad. Ese es mi gran privilegio y por esa parte me siento bien contento. Aunque soy un eterno inconforme.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Ginarte dijo:

1

25 de mayo de 2019

15:53:43


Gracias Gerardo gracias por tenerte entre nosotros.del lado de aca de la orilla.por tu arte por tu compromiso por tu entrega por tu sensibilidad.por la oportunidad que tuviste de decidir.te queremos Gerardo. Viva cuba viva nuestra revolucion.

María Josefa Rivera dijo:

2

25 de mayo de 2019

23:01:59


Gerardo. Gracias por sus palabras. A mi modo de ver, toda su música es un canto a la verdad y a la vida. Usted , en sus canciones le pone alas a la libertad.

Osmany Delgado Fuentes dijo:

3

26 de mayo de 2019

09:40:54


Gerardo estaba en plena universidad cuando lo del Che .aún en la emoción de la canción a ese gran Titán no sabía que eras tú el de Sábanas Blancas ,solo puedo decirte que siempre te he admirado por haber buscado esa canción en el momento tan oportuno ,por el inminente hallazgo y ya no era nuestro che un desaparecido en Bosques y Páramos,tu canción iluminó y como dices concientizó a muchos ,hizo callar a otros e hizo levantar muchos brazos esa dufíil década .Descubriste y descubrimos que Había muchos sueños todavía .Este reporte escrito amigo mío enriquece esa admiración que sentí una vez por ti .

graciela milanca dijo:

4

26 de mayo de 2019

10:08:35


Un gran cubano, me encanta escucharlo.

Hector Díaz fuentes Respondió:


26 de mayo de 2019

15:06:35

Viva Cuba amigo

Gabriela Ayala dijo:

5

26 de mayo de 2019

23:21:05


Tuve el privilegio de estar ahí en Vallegrande cuando cantaste Son los sueños todavía y, sentí aquí en mi pecho una emoción indescriptible puej sí, era como si ahí hubiese estado presente nuestro Ché en ese instante. Una experiencia inolvidable a parte de concerle a Gerardo e inmortalizar el momento a su lado. Saludos desde mi Bolivia amada.