ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Las nuevas normativas toman en cuenta las prioridades establecidas en los programas de desarrollo del país. Foto: José Manuel Correa

El perfeccionamiento del sistema de la agricultura, como parte de la actualización del modelo económico, ha mantenido entre sus directrices estratégicas el desarrollo del movimiento cooperativo, el cual ha avanzado al amparo de disímiles medidas adoptadas por el Estado cubano para favorecer la producción de alimentos.

Tengamos en cuenta que, si bien el Estado es dueño del 78 % de la superficie agrícola cultivable, las cooperativas agropecuarias gestionan el 67, 8 % y concentran en ellas más del 80 % de la producción de leche, viandas, hortalizas, maíz, frijol, frutales, y el 100 % de la caña y el tabaco. De ahí la prioridad concedida a este sector, precisado de soltar todas las amarras que coartan su gestión.

En ese empeño han visto la luz, por solo citar algunos ejemplos, disposiciones relacionadas con la entrega de tierras estatales ociosas en usufructo, el fortalecimiento de las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC) y las Cooperativas de Producción Agropecuaria (CPA), la venta directa de productos al turismo, la política de precios de acopio y de ventas mayoristas y minoristas, así como el fomento de la producción de frutales en las cooperativas…

No obstante, aún persisten limitaciones, por lo que resulta imprescindible poner en igualdad de condiciones a todos los actores del escenario productivo en aras de dinamizar este sector e incrementar la eficiencia.

Con ese propósito, la Gaceta Oficial Ordinaria No. 37 de la República de Cuba publica hoy el Decreto Ley No. 365 y su Reglamento, el Decreto No. 354, que elimina la dispersión legislativa asociada a las cooperativas agropecuarias, y constituye expresión jurídica de la política aprobada para corregir las deficiencias identificadas en este ámbito.

La nueva reglamentación deroga la Ley No. 95 de 2002 para las Cooperativas de Producción Agropecuaria (cpa) y las Cooperativas de Crédito y Servicios (CCS) y su reglamento, el acuerdo No. 5454 del Consejo de Ministros del 17 de mayo del 2005, el Decreto Ley No. 142 de 1993 sobre las ubpc y su reglamento (Resolución 574/2012), así como el acuerdo 7271/12 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros.

La aplicación de estas normas también resulta coherente con lo dispuesto en los Lineamientos del Sexto y Séptimo Congresos del Partido, respecto a la adopción de un nuevo modelo de gestión que permita la autonomía de las cooperativas, reducir las tierras improductivas, aumentar los rendimientos y desarrollar una agricultura sostenible.

En pos de una mejor gestión

Liberar al máximo las fuerzas productivas del sector agropecuario y forestal y, al mismo tiempo, solucionar un grupo significativo de dificultades de las cooperativas, constituyen objetivos esenciales de la nueva legislación, la cual crea un escenario favorable para el avance cooperativo.

De acuerdo con Ricardo Monzón Novoa, director de Desarrollo Cooperativo del Ministerio de la Agricultura (Minag), a pesar de las diversas medidas adoptadas que impactan en el desempeño de este sector, aún existían insatisfacciones respecto a los procesos de gestión administrativa, funcionamiento, eficiencia productiva, contratación, así como con el seguimiento, acompañamiento y control por parte de las empresas.

Por tanto, insistió, «las nuevas normativas armonizan el funcionamiento de las cooperativas con el resto de los actores del escenario productivo, al permitir su relación con personas naturales y jurídicas en pos de garantizar eficiencia en su actividad.

«Asimismo, pretenden consolidar la relación entre la cooperativa y la empresa agropecuaria a la cual se vincula, al otorgarle a esta última la responsabilidad de brindar la atención necesaria en torno a los procesos de gestión, planificación, producción y contratación de las producciones dirigidas a satisfacer la demanda planificada». 

En ese sentido, los compromisos productivos y el aseguramiento de los contratos con el Estado se acordarán en la asamblea general de la cooperativa y luego esta, en representación de sus miembros, contratará las producciones con las entidades comercializadoras, afirmó Monzón.

Además, con la instrumentación de estas medidas, el control de las normas técnicas que rigen el proceso productivo deberá ser la herramienta principal de la empresa para el establecimiento de sus relaciones con las cooperativas.

También se explicita la responsabilidad de los órganos, organismos de la administración central del Estado y entidades con el asesoramiento, atención y control de las cooperativas en el marco de su misión y sus funciones específicas.

El Decreto Ley No. 365 también establece que todas las cooperativas tendrán denominaciones comunes: del máximo representante legal (presidente), de los órganos de dirección (asamblea y junta directiva), de sus integrantes (cooperativistas) y los métodos de elección (voto secreto y directo).

Se unifica, de igual modo, el régimen económico en cuanto a la formación y distribución de los fondos, en correspondencia con las características de cada forma cooperativa.

Hasta hoy, según Monzón Novoa, «cada una lo hacía de una forma diferente. Con la entrada en vigor de estas medidas, ello pasa a ser potestad de la asamblea general, la cual, después de pagar las obligaciones, decide el porcentaje de utilidades a distribuir entre sus miembros».

Entre las modificaciones más trascendentes, el directivo resaltó que «el fondo sociocultural formado por los cooperativistas y el dinero que circula por las cuentas que crean las ccs, proveniente de las ventas que realizan los productores, no forman parte del patrimonio de las cooperativas, por lo que no podrán ser objeto de retención y solo se emplearán en el pago a los socios».

En cuanto a las ccs, apuntó, se eliminan todas las funciones que hoy realizan ajenas a su misión, asunto que ha limitado sobremanera el cumplimiento pleno de sus responsabilidades.

De tal suerte, «las áreas de uso colectivo se dedicarán a la prestación de servicios a los cooperativistas asociados o no, y a otras formas de producción, que permitan el completamiento de los ciclos productivos, porque, lamentablemente, había prevalecido un enfoque de sostén económico para la fuerza empleada en la administración de la cooperativa».

La nueva legislación ratifica que las ccs tendrán como función principal facilitar a los asociados el acceso a créditos bancarios, insumos y servicios que completan los ciclos tecnológicos, la contratación y comercialización de las producciones y contribuir al desarrollo integral de la comunidad donde están ubicadas.

Rectificar, que implica avanzar

Las nuevas normativas también toman en cuenta las prioridades establecidas en los programas de desarrollo del país, por lo que las formas de gestión que participan en la producción agropecuaria, forestal y cañera son: las empresas, cooperativas (UBPC, CPA, CCS), granjas estatales, agricultores pequeños no asociados y otras formas organizativas de menor escala relacionadas con el autoconsumo de organismos.

Además, se concentrará fundamentalmente en empresas la producción de cítricos, forestal, cultivos protegidos, avícola, semillas registradas, reproducción porcina, genética de todas las especies y ganadería bufalina, por lo estratégico de estas áreas en el desarrollo de la agricultura cubana. Todo ello, evidentemente, impacta de forma positiva en los resultados de las cooperativas.

Entretanto, los medios que son propiedad de los agricultores pequeños (tractores, maquinarias, medios de transporte, equipos de riego y otros) se podrán poner al servicio de las personas naturales y jurídicas, sin que ello requiera mediaciones de ninguna entidad.

A juicio de Ricardo Monzón, vale subrayar que en lo dispuesto no están incluidos aspectos cuyas soluciones ya figuran en políticas aprobadas o en proceso de aprobación como, por ejemplo, el perfeccionamiento de las ubpc, la comercialización de productos agropecuarios en Artemisa, La Habana y Mayabeque, así como la comercialización de insumos, equipamientos y servicios.

Reconoció, además, que el Decreto Ley No. 365 y su Reglamento incorporan algunos de los principios internacionales proclamados por la Alianza Cooperativa Internacional, unido a preceptos propios a tono con el contexto de Cuba.

Hablamos de voluntariedad, cooperación y ayuda mutua, autosostenibilidad económica, disciplina cooperativista, decisión colectiva e igualdad de derechos de los socios, bienestar de los cooperativistas y sus familiares, responsabilidad social, educación cooperativa y contribución al desarrollo planificado de la economía nacional.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Oscar Ramos Isla dijo:

1

24 de mayo de 2019

09:19:08


Palabra de orden es controlar, hacer cumplir el Decreto Ley No. 365 para que las cooperativas agropecuarias mejoren sus indicadores productivos.

Oscar Ramos Isla dijo:

2

24 de mayo de 2019

09:19:34


Una economía dinámica, que funcione, que se desarrolle con sus propios recursos nacionales.

giosvany dijo:

3

24 de mayo de 2019

15:34:13


Aunque no se describe con detalle las mudanzas en curso espero que eliminen las trabas y las ataduras a que son sometidas las cooperativas. Por otro lado creo que las cooperativas estan carentes de juventud, de conocimientos y de comerciales. Las actividades agropecuarias requieren de inversiones y de motivaciones. Creo deve haber apoyo central ou estatal y no gerencia. Creo deben ser aprovechadas las tecnologias de informacion para crear una red que fornesca a estas cooperativas, estados del tiempo, informacion cientifica actualizada, una base de dados sobre las disponibilidades de todos los productos existentes en el pais, etcetera. Esta mas que demostrado que con los metodos de producion utilizados hasta el momento despues de 1959 no hemos tenido resultados satisfactorios. Este negocio no se resuelve simplemente con elecciones en las cooperativas. En fin un tema que toda Cuba debia debatir pues es la base de su subsistencia.

Octavio dijo:

4

24 de mayo de 2019

15:47:08


He intentado en múltiples ocasiones llegar a www.gacetaoficial.cu y no me lo permite, siempre me dice conexión fallida. Que sucede, quisiera bajar el Decreto Ley 365 y su reglamento el decreto 354 y me es imposible.

ramon dijo:

5

24 de mayo de 2019

22:33:15


"He intentado en múltiples ocasiones llegar a www.gacetaoficial.cu"... debe acceder a www.gacetaoficial.gob.cu. En Cubadebate este tipo de informaciones se acompañan de un Link para la descarga. Saludos.