ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Freddy Pérez Cabrera

VILLA CLARA.–Decir Justo Rodríguez Gatorno es hablar de un hombre íntegro, que busca solución a cuanto problema se le presente, por difícil que sea, sin poner por delante las justificaciones que a menudo aparecen en boca de algunos, y que en el caso del taller de Electromecánica perteneciente a la Empresa Constructora de Obras de Ingeniería (Ecoing 25 de Villa Clara), están desterradas.

Hasta la entidad que él encabeza desde hace tres lustros, llegan medios y equipos que acusan el lógico desgaste por el uso excesivo de tantos años, entre los cuales se cuentan máquinas de diferentes tipos, motores eléctricos, partes y componentes, los que en la mayoría de las ocasiones resultan devueltos a la producción.

Es tal la responsabilidad lograda por los innovadores y racionalizadores liderados por Justo, que no solo cumplen con su objeto social, sino que aportan soluciones a numerosos problemas y prioridades que les encargan el Partido y el Gobierno del territorio; como por ejemplo, la fabricación de cunas para el hospital materno, la reparación de mesas quirúrgicas del hospital Arnaldo Milián o de una añeja pavimentadora de viales.

Rodríguez Gatorno y sus trabajadores también han brindado su contribución en tareas tan vitales como la reconversión tecnológica en la Electroquímica de Sagua la Grande, los polos turísticos de la Cayería Norte de Villa Clara y de Varadero, la construcción del trasvase Este-Oeste en Holguín y la ejecución de la nueva conductora de agua potable que aliviará la situación en La Habana Vieja, entre otras acciones.

El espíritu innovador de hombres como Silvio Rodríguez, resulta vital para la economía. Foto: Freddy Pérez Cabrera

COMO LOS MOSQUETEROS

Basta entrar al taller de Electromecánica de la Ecoing 25, para darnos cuenta de que este es un sitio que se destaca por su limpieza, organización y disciplina, a lo cual se suma la camaradería y el sentido de pertenencia de sus trabajadores.

En esas características, mucho ha tenido que ver la labor unitaria y exigente de su administrador, Justo Rodríguez, quien llegó allí siendo un obrero de apenas 21 años y que por su labor y liderazgo natural fue elegido por el colectivo para estar al frente de ellos, con la máxima de los mosqueteros, «todos para uno y uno para todos».

«Entonces era un joven lleno de sueños y con tremendas ansias de aprender, razón que me llevó a transitar por diferentes oficios vinculados a la electricidad y a la mecanización», expresa Justo, quien reconoce que este no es un colectivo muy grande, pero practica el multioficio.

«La mayoría hace de todo un poco, si hace falta arreglar un equipo que llegó roto, hacia allá vamos con el espíritu de una colmena, y si la tarea es pintar o de otro orden, sucede igual», nos dice.

Mientras se afana en terminar de arreglar una vieja pavimentadora de más de 30 años de explotación que le trajeron a ver si podía extenderle su vida útil, Silvio Rodríguez, uno de los innovadores más destacados de la entidad, reconoce que son tiempos difíciles, en los que no hay dinero para todo lo que necesita el país, por lo cual la labor del taller y sus innovadores resulta decisiva.

Silvio, a quienes todos apodan como «el mago» por tener más de 90 innovaciones patentadas, no es ingeniero de academia, pero sí de la práctica. De sus manos y de las de sus compañeros de labor han salido, como nuevos, montacargas, motores, máquinas de diferentes tipos y equipos hidráulicos.

Otras de las claves de este taller es la manera en que prepara el relevo, de lo cual es un ejemplo el jovencito de 16 años Daniel Fontaine González, alumno de la especialidad de Tornería en el politécnico Raúl Suárez, quien realiza sus prácticas en ese centro.

«Aquí tengo dos tutores, cual de los dos mejores. Ellos me enseñan los secretos de la profesión y le dan seguimiento a lo que hago», afirma el joven, quien no duda en asegurar que una vez graduado quisiera quedarse allí.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.