ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
La pesca solo puede ser ejecutada por las personas naturales o jurídicas, cubanas o extranjeras, que posean la correspondiente autorización para tales fines. Foto: Miguel Febles Hernández

Luego de la aprobación, en 2017, de la Política de Pesca, en correspondencia con las transformaciones experimentadas en esta actividad, y como parte de la propia implementación de los Lineamientos, resultaba imprescindible la actualización del marco legal vigente y atemperarlo a los tiempos que corren.

De ahí que la propuesta de norma se pronuncie por «ordenar los recursos pesqueros bajo los principios de conservación, uso sostenible, enfoque preventivo, implementación de criterios científico-tecnológicos y protección de los ecosistemas, a tono con las normas nacionales e internacionales y los preceptos de seguridad y soberanía alimentaria».

Según versa en la fundamentación del proyecto, existen varios presupuestos políticos, económicos y sociales que sustentan esta norma, la cual nació a propuesta del Consejo de Ministros.

Destaca, por ejemplo, que la principal norma vigente, el Decreto Ley NO. 164, Reglamento de Pesca, de 1996, «resulta obsoleto ante las condiciones actuales e insuficiente para el enfrentamiento de la pesca ilegal y la preservación de los recursos pesqueros».

Y en cuanto al impacto económico de la actividad, se manejan datos muy elocuentes.

EN CONTEXTO

  • El consumo per cápita anual de pescado se ha reducido de 16,0 Kg, en 1989, a 4,3 Kg en 2014.
  • En los últimos cinco años, las 54 especies que se pescaban en la plataforma han disminuido en un 44 %. Las capturas en un 70 % y las importaciones de pescado promediaron 8 000 toneladas.
  • La langosta y el camarón aportan 63 millones de dólares anuales por exportaciones y las capturas se han reducido en los últimos cinco años en un 65 y 90 %, respectivamente.
  • Actúan sobre los recursos pesqueros 3 376 pescadores comerciales estatales y 245 pescadores para autoconsumo.
  • Realizan pesca comercial privada unos 18 638 y otros 17 600 la deportiva.
  • Se encuentran vinculados a la acuicultura 2 329 pescadores.
  • Se vinculan a la pesca estatal de manera indirecta 10 843 trabajadores.
  • Se estima que unos mil artefactos navales y alrededor de 2 500 personas realizan actividad de pesca ilegal.
  • A todo ello se suma el limbo legal en el cual se ha mantenido, hasta el momento, el sector no estatal asociado a esta actividad. «La relación con este modo de gestión se limita a contratos de compraventa. Los pescadores comerciales privados no tienen estatus laboral definido y no están vinculados a ningún régimen de seguridad social».
  • Y tampoco puede obviarse la situación económico- social compleja presente en los 168 asentamientos pesqueros identificados. «En varios, la actividad pesquera es el sustento principal y son escasas las alternativas de empleo en otras ramas».


EL PROYECTO POR DENTRO

La propuesta de norma se estructura en capítulos y secciones y consta de 27 artículos y siete disposiciones finales. El objetivo «sombrilla» se enfoca hacia el establecimiento de «regulaciones para el adecuado ordenamiento, administración y control de la pesca, en función de la conservación y el aprovechamiento racional de los recursos hidrobiológicos en las aguas marítimas, fluviales y lacustres de Cuba, con el fin de contribuir a la soberanía alimentaria de la nación».

Y de ahí se desprenden otros pronunciamientos más específicos que complementan el alcance de la normativa:

  • Instituir los principios de ordenación de los recursos pesqueros.
  • Establecer las regulaciones sobre las autorizaciones de pesca (licencias, concesiones y permisos) como medida de ordenación.  
  • Definir las modalidades de pesca comercial -estatal y no estatal-, deportiva, recreativa y de investigación.
  • Disponer las bases para el funcionamiento del órgano consultivo en materia de ordenamiento pesquero.
  • Crear los mecanismos de coordinación entre los organismos de la Administración Central del Estado que intervienen en esta actividad.

DE ESPECIFICACIONES Y OTROS PORMENORES

A tono con la letra del proyecto, «la pesca solo puede ser ejecutada por las personas naturales o jurídicas, cubanas o extranjeras, que posean la correspondiente autorización para tales fines». Se excluye de este requerimiento, la pesca que se practica de manera libre por las personas naturales, nacionales o extranjeras, desde el litoral u orillas naturales mediante varas o carretes, cordeles y anzuelos, sin el auxilio de medios flotantes.

En cuanto a las autorizaciones de pesca, la propuesta de Ley especifica que «se emiten mediante licencias, concesiones y permisos, por la autoridad facultada a partir de la evaluación previa del estado de los recursos». A partir de ahí, se autoriza a su titular la realización de determinada actividad pesquera bajo las condiciones y requisitos que a tales efectos se establezcan.

«La solicitud para conceder, renovar, modificar y cancelar cualquier tipo de autorización se tramita ante la autoridad facultada por el titular de la Industria Alimentaria (Minal)», y constituye «requisito indispensable, en el caso de las personas naturales, que el solicitante tenga 17 años de edad».

Y como ya se ha dicho antes, el proyecto dedica buena parte de su contenido a la definición, de acuerdo con su finalidad, de las diferentes modalidades de pesca:

  • Deportiva
  • Recreativa De investigación
  • Comercial (estatal, no estatal, de autoconsumo social, con otra finalidad que no sea el consumo humano, dígase, la captura de organismos acuáticos para artesanía, exhibiciones públicas, extracción de sustancias químicas y otros propósitos).

El proyecto también estipula que «los requisitos para la realización de la pesca y el empleo de las artes y los avíos autorizados, así como las disposiciones sobre el destino final de las capturas y otras exigencias relativas a cada modalidad de pesca, se disponen en el Reglamento y en las resoluciones que se dicten por el Ministro del Minal».

De igual modo, se dispone todo lo relacionado con las zonas de pesca, «las cuales se determinan por el Consejo de Ministros», mientras que «la ordenación y manejo de los recursos pesqueros en ellas corresponde al titular del Minal».   

Además, se aclara que, dentro de estas zonas, «la práctica de la pesca puede estar limitada o totalmente prohibida en algunos sitios, debido a intereses estatales relacionados con la defensa del país o el medio ambiente».

DE RESPONSABILIDADES Y HOMBROS PARA SOSTENERLAS

Unido a otros elementos de ordenamiento y estructuras responsabilizadas con llevarlo a cabo, el proyecto establece que será la Comisión Consultiva de Pesca el órgano consultivo del Minal, en materia de orden y administración de los recursos hidrobiológicos de las aguas marítimas, fluviales y lacustres.

Corresponde entonces a esta Comisión «analizar el estado de explotación de los recursos hidrobiológicos en zonas donde el Estado ejerce su soberanía, y proponer las regulaciones y medidas necesarias para lograr una explotación económica sostenible, que incluye zonas y cuotas de pesca, vedas, establecimiento de tallas o pesos mínimos y máximos, requisitos, limitaciones o prohibiciones de las artes de pesca y otras disposiciones al efecto».

Las especificaciones correspondientes a la protección sanitaria de las especies acuáticas, así como lo referido a las acciones de inspección pesquera para prevenir y enfrentar las violaciones del régimen previsto, también se integran a esta propuesta normativa.

LOS CANALES DE LA PARTICIPACIÓN

El proyecto de Ley de Pesca, al igual que el de Símbolos Nacionales, se someterá a debate en los territorios con los diputados y directivos de organismos competentes, del 27 de marzo al 3 de abril próximo. También los ciudadanos podrán enviar sus opiniones a la dirección electrónica:

leydepesca@anpp.gob.cu

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Oscar Ramos Isla dijo:

1

14 de marzo de 2019

09:04:29


La modernización de la industria pesquera. La aplicación de la leyes para darle al sector pesquero en cuba más funcionalidad para lograr mayores indices de productividad. La alimentación mecánica para favorecer los nutrientes que necesitan las zonas pesqueras.

geo dijo:

2

14 de marzo de 2019

10:35:02


...Una isla y nos venden clarias.... El pescado de mar, hemos olvidado el color.. ni hablar de la langosta y camarones....

Rily dijo:

3

14 de marzo de 2019

11:59:23


Hola buenas tardes he estado leyendo todo lo concerniente a la Ley de Pesca estamos convencidos que algo hay que regular para hacerlo sostenible yo soy propietario de embarcación y hace más de 10 años tengo contrato con la empresa pesquera por supuesto no pago seguridad social porque no me lo permiten tampoco me puedo jubilar por esa vía porque no tengo cómo ejercer el trabajo por cuenta propia aunque pago la ONAT realmente la atención dada por la empresa pesquera es bien mala jamás puedo contar con la reparación de los artes de pesca no logro que me vendan un pedazo de soga nunca tienen diésel para venderme jamás puedo hacer una pieza en el torno de la empresa la pequeña fábrica de hielo que tiene la empresa hasta que no satisfaga las necesidades de los grandes barcos que posee no venden a los particulares y para mí lo más importante cada día es más escasa la captura capitanía del puerto redujo de 7 días que anteriormente dejaban para salir a capturar peces a solamente 4 días las travesías son bien largas y las capturas escasas el tiempo no da otro factor determinante es la obsoleta ley de Capitanía para la reparación y el mantenimiento de las embarcaciones de pesca simplemente tienen una ley de 30 años dónde lo prohíben todo y lo limitan todo no se puede reparar una embarcación no se puede sacar el motor no se puede salir de los límites del municipio en la embarcación para salir a pescar al cordel hay que pedir autorización permanente y dar los carnet de identidad para hacer el cambio de embarcación o el permiso para que alguien pueda salir un permiso de navegación pues lo aprueba una comisión que se reúne una vez al mes y a veces una vez cada dos meses para cambiar una tabla a la embarcación hay que pedir un permiso a una comisión que se reúne mensualmente de Capitanía para comprar o vender de embarcación no se puede nombrar ningún representante ante un notario tiene que ser el vendedor en persona y en ocasiones la capitanía queda a muchos kilómetros de distancia en otro orden de cosas cuándo llegas a tierra con el pescado tiene que ser en horario laboral porque sino no lo reciben y así sucesivamente un gran cúmulo de problemas que si el gobierno y el partido no enfrentan estamos perdidos gracias

ramiro dijo:

4

14 de marzo de 2019

13:59:08


Me llamo Ramiro Tellez Sarmiento, tengo 37 años y vivo en La Habana. En lo personal estoy a favor de esta nueva ley, la cual requería de actualización debido a que las condiciones de nuestro país han cambiado con relación a las anteriores regulaciones existentes. No obstante quisiera señalar que dentro de la pesca en general y muy particular la industria pesquera, perteneciente al antiguo ministerio de la industria Pesquera, hoy subordinado a la alimenticia se ha visto seriamente afectado por los motivos que todos sabemos que golpean a todos los sectores de la economía y los servicios, como son el bloqueo económico y el cambio climático. Pero pienso que se han perdido más por cuestiones internas que por las externa y me quiero referir a que a pesar de que vivimos en un archipiélago rodeado de agua de mar, donde las riquezas marinas y las reservas de la biosfera marina están siendo sub utilizada y que la población no pueda adquirir ese tan importante recurso alimenticio que es más que insuficiente. Creo que a pesar de las cuestiones externa podemos hacer mucho desde adentro, soy ingeniero naval y trabaje por casi 10 años en el centro de Proyectos navales y les puedo decir que cuba cuenta hoy con personal calificadísimo con amplia experiencia adquirida no solo en cuba, si no todos esos profesionales que estudiaron en los países de la extinta Unión soviética, que hoy por muchísimas razones no están trabajando en el sector. Si queremos poder aprovechar ese recurso que tenemos al alcance de nuestras manos que son las riquezas del mar, tenemos que tener presente todos los factores y aspectos que en esta actividad son necesarios. Pudiera mencionar en primer lugar las embarcaciones con que hoy se cuenta, la inmensa mayoría tienen más de 20años de fabricadas y a pesar de que el país hace un esfuerzo casi heroico por mantenerlas muchas están necesitando de reposiciones desde hace años pero económicamente no es posible bajo las circunstancias y los esquemas financieros actuales, no sé si existan planes de inversión extranjera pero creo que esta pudiera ser una vía; al igual que desde hace muchos años no se autoriza la construcción de embarcaciones a personas particulares a pesar que las leyes extraterritoriales norteamericanas que incitaban a el secuestro y salidas por el mar, dígase ley de pies secos y pies mojados se haya quitado por el anterior presidente de ese país. Además Nuestro país está perdiendo esa tradición de construcción naval, que heredamos desde la colonia de España donde se llegó a construir en Cuba el navío más grande de la flota Española de la época bautizado con el nombre de SANTISIMA TRINIDAD, y le doy crédito a esta afirmación porque tal es así que hoy el único centro de proyectos navales existente en Cuba, que hace unos 20 años tenía un número considerable de especialistas preparados y con los que se desarrollaron los proyectos de embarcaciones, que son las que hoy cuenta el país para la actividad de la pesca, está casi al punto de desaparecer no porque se derrumben las paredes si no por lo más importante su personal con experiencia se ha ido de esta actividad y los que quedan están en edad de jubilación por lo que de forma natural desaparecerá ya que no cuenta con el personal ni las condiciones que debería y tienen otros centros del país a este nivel. Por otro lado Cuba cuenta con los Astilleros suficientes para darle respuesta a estas necesidades díganse nuevas embarcaciones que en los últimos 10 años se han construido en ellas una cantidad que seguro estoy no sobrepasan las cuarenta embarcaciones, los mismos están en una situación muy parecida a el centro de proyectos y creo que es debido a la despreocupación en mi opinión de los responsables de mantener esta actividad, y una falta de política del país al respecto, estos son tiempos de rectificar y con todas las metas y dificultades que se nos presentan diariamente, estoy seguro que con el mismo impulso que se le da a otras tareas muy necesarias también, podemos sacar la actividad pesquera y naval en general y ponerla en el lugar que se merece . Tenemos la energía y la fuerza para luchar por nuestro pueblo, pero no estamos dándole la debida importancia a los que de una forma u otra son los que deben poner en práctica esta nueva ley de Pesca. Pudiera argumentar otras muchas razones vinculadas no solamente con la actividad de pesca sino también al turismo, transporte de carga y pasajeros por mar, que pudiera enriquecer esta cultura naval en mi país y disminuirían notablemente la compra de embarcaciones nuevas y de segunda mano para estas actividades. Muchas gracias por darme la oportunidad de opinar al respecto. Saludos. Ramiro.

GVH dijo:

5

14 de marzo de 2019

16:54:35


MUCHAS LEYES Y POCO PESCADO,,,