ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Fuerzas del Movimiento 26 de Julio y del Directorio Revolucionario en El Pedrero, poblado del Escambray. Foto: Tirso Martínez

Un 1ro. de diciembre, hace 60 años, se firmó en las montañas del Escambray el Pacto de El Pedrero, trascendental documento resultado de la ingente labor desplegada por el Che en aras de alcanzar la necesaria unidad de todas las fuerzas que operaban en la antigua provincia de Las Villas.

En su contenido podía leerse: «Estamos conscientes de nuestro deber con la patria y en nombre de los postulados revolucionarios de Frank País y José Antonio Echeverría llamamos a la unión a todos los factores revolucionarios, e invitamos a las organizaciones que poseen fuerzas insurreccionales en el territorio para que se adhieran públicamente a este llamamiento, coordinando su acción en beneficio de la nación cubana».

Y no podía ser de otra manera. Desde que el 16 de octubre de 1958 el Che llegó a territorio villareño tuvo referencias acerca de la división creada entre los grupos alzados en la provincia, donde convivían el Segundo Frente del Escambray, organizado por el Directorio Revolucionario 13 de Marzo, del cual se había separado Eloy Gutiérrez Menoyo, quien creó una guerrilla que conservó el nombre de Segundo Frente; un destacamento guerrillero del Movimiento 26 de Julio encabezado por el Comandante Víctor Bordón, además de otras fuerzas.

Ante tal situación, el jefe de la Columna No. 8 Ciro Redondo buscó a toda costa unirlas, en aras de alcanzar el objetivo estratégico más importante, que era la derrota de la tiranía; una correcta interpretación de las orientaciones dadas por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz el 12 de noviembre de 1958, cuando al referirse a las tropas rebeldes destacadas en esa provincia orientó recabar el apoyo de las demás fuerzas revolucionarias que allí combatían.

Fue así como el primer día de diciembre de 1958, después de algunas reuniones previas en las que participaron representantes del Movimiento 26 de Julio y del Directorio, fue firmado el documento conocido como Pacto de El Pedrero, un importante paso para el curso futuro de la Revolución Cubana, con lo cual se propinaba un fuerte golpe a los planes divisionistas de algunas de las fuerzas radicadas en la zona, en especial las del II Frente Nacional del Escambray.

Solo la inteligencia de un hombre como el Che pudo enfrentar las adversas circunstancias, logró con su astucia la firma de aquel manuscrito, al cual se adhirió días más tarde el Partido Socialista Popular y que surgió como una necesidad política y militar resumida en la histórica frase contenida en el pacto: «Unir es la palabra de orden, juntos estamos dispuestos a vencer o morir».

Con su rúbrica, se daba continuidad a la unidad establecida por Fidel y José Antonio Echeverría en la Carta de México, redactada el 29 de agosto de 1956, documento donde se reiteraba que ambas organizaciones –Movimiento 26 de Julio y Directorio Revolucionario– habían decidido unir sólidamente su esfuerzo en el propósito de derrocar la tiranía y llevar a cabo la Revolución Cubana.

Fuentes: Castro Ruz, Fidel. La Contraofensiva Estratégica; Guevara de la Serna, Ernesto. Pasajes de la guerra revolucionaria; Taibo II, Paco Ignacio (1996). Ernesto Guevara, también conocido como el Che.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Angel dijo:

1

5 de diciembre de 2018

13:26:32


Brillante labor del Che en el Escambray para unir las fuerzas guerrilleras que actuaban en la región. Cumplió las indicaciones de Fidel.