ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Estudios Revolución

HANOI, República Socialista de Vietnam.- Una preciosa ceremonia de recibimiento oficial en los jardines del Palacio Presidencial, precedió en la mañana de este viernes las conversaciones entre el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y Nguyen Phu Trong, Secretario General del Partido Comunista de Vietnam y Presidente de la República Socialista de Vietnam.

Foto: Estudios Revolución

En declaraciones a la prensa que hicieron luego ambos mandatarios, el Presidente vietnamita reiteró su calurosa bienvenida al «íntimo amigo y hermano de Vietnam» acompañado por la alta delegación cubana de visita oficial en esta nación y que es portadora del cariño y amor de Cuba.

«Hemos sostenido una conversación oficial muy sustantiva y productiva», aseguró. «Compartimos la misma evaluación positiva sobre el desarrollo de la cooperación entre los dos países y nuestros lazos políticos bilaterales se han estrechado y cada día son más confiables debido a los frecuentes intercambios de delegaciones y experiencias» que tienen lugar a todos los niveles.

Foto: Estudios Revolución

Reiteró la coincidencia de criterios para continuar «cooperando, de manera estrecha e integral, en el desarrollo de los dos países, de manera que se fortalezcan las relaciones en todos los ámbitos».

Al comentar sobre la condecoración al Presidente cubano con la Orden Ho Chi Minh, dijo que era un justo reconocimiento para «agradecer su contribución en el fortalecimiento de las relaciones de amistad y de cooperación entre Vietnam y Cuba».

«Formo parte de una generación que creció escuchando las hazañas de heroicidad del pueblo vietnamita», subrayó el Presidente Díaz-Canel ante la prensa acreditada. Y expresó su satisfacción por encontrarse en este país amigo al que visita por segunda vez y por el que «todos los cubanos sentimos una gran admiración» porque «aprendimos a respetar, a admirar y, sobre todo, a querer al pueblo vietnamita».

Hondas palabras las suyas, en las cuales dejaba entrever el sentimiento de tantas emociones vividas durante esta jornada. «Por sus lecciones de heroísmo, por todo los avances que ha logrado concretar en el proceso de renovación y por su incondicional solidaridad con Cuba de manera permanente, en un momento como este pienso también en José Martí, quien tan bien ilustró la laboriosidad y valentía de este pueblo.»

Conversaciones fraternales y amistosas, «entre sentimientos, emociones y convicciones» se desarrollaron en Hanoi este viernes, «en un clima de hermandad, como corresponde al excelente estado de las relaciones bilaterales» que distinguen a ambos pueblos.

Este ha sido un año «muy fructífero para nuestros vínculos de amistad y de cooperación, pues se ha mantenido un fluido intercambio», manifestó.

En nombre de la Mayor de las Antillas, el Jefe de Estado cubano agradeció «el apoyo invariable de Vietnam a la lucha por la eliminación, de forma inmediata e incondicional, del injusto bloqueo económico, comercial y financiero que el Gobierno de los Estados Unidos impone contra Cuba».

Sobre asuntos internacionales y regionales de interés común, se habló también durante el diálogo, durante el cual ambos mandatarios expresaron su interés en continuar compartiendo experiencias sobre los respectivos procesos de construcción socialistas que viven los dos pueblos amigos.

Confianza política, hermandad y solidaridad han caracterizado siempre los vínculos entre los dos pueblos, partidos y gobiernos, realidad que, según se ratificó durante el intercambio, seguirá caracterizando en el futuro los históricos vínculos.

Imprescindible fue la evocación al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y su primera visita a Vietnam, suceso del cual se conmemoró en septiembre el 45 aniversario.

Foto: Estudios Revolución

También se habló de futuro, lucha y compromiso, de la importancia de que las futuras generaciones de cubanos y vietnamitas conozcan sobre la historia que nos une y distingue, y así puedan también apreciarla como fieles seguidores del legado de Ho Chi Minh y Fidel Castro Ruz, promotores y defensores de la amistad entre ambos pueblos.

UNA AMISTAD QUE TRASCIENDE HEMISFERIOS

«La amistad entre Cuba y Vietnam es más que un símbolo», aseguró el Presidente Díaz-Canel al recibir la Orden Ho Chi Minh.

«Como hijo y parte de las generaciones de cubanos que se formaron admirando el ritmo sin par de un pueblo pequeño y bravo, trabajador y voluntarioso, que supo levantar una nación deslumbrante sobre los escombros de varias guerras», dijo el Jefe de Estado, «solo puedo aceptar esta condecoración mil veces honrosa con la humildad que aprendimos de nuestros líderes».

«La recibo en nombre del pueblo cubano como un cubano más, entre millones de hombres y mujeres a los que Ho Chi Minh y su noble nación inspiraron y aún inspiran en las horas más difíciles y en los sueños más elevados.»

«Mi profunda gratitud por este gesto», agradeció el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Foto: Estudios Revolución

La alta condecoración fue impuesta al mandatario cubano por su homólogo Nguyen Phu Trong. Ello, se explicó, nace de sus notables «contribuciones a la estimulación y fortalecimiento de la solidaridad, amistad y cooperación tradicional entre Vietnam y Cuba».

Entonces Díaz-Canel rememoró su emoción al arribar a esta hermana Patria a la cual nos unen lazos basados en la hermandad, la cooperación y el respeto mutuos iniciados por dos líderes de talla universal, Ho Chi Minh y Fidel Castro Ruz.

«Nos une además la decisión de ambos líderes históricos de enfrentar las más difíciles pruebas en el empeño de edificar una sociedad más justa en beneficio de nuestros nobles y generosos pueblos.»

Y ese es este otro legado fundamental al que nos debemos, enfatizó. «Cubanos y vietnamitas hemos convertido los reveses en victoria y en posibles lo imposible.»

FIRMA DE DOCUMENTOS

Foto: Estudios Revolución

Al concluir las conversaciones oficiales, los representantes de ambas naciones rubricaron un nuevo acuerdo comercial y un protocolo financiero para la implementación del proyecto de cooperación sobre el desarrollo de la producción de arroz en Cuba.

Desde todos los ámbitos esta visita fortalece la relación entre sus pueblos. Los documentos firmados este viernes, hablan también de una voluntad mutua para fortalecer las relaciones en el ámbito económico-comercial y de cooperación y llevarlas al nivel de las relaciones políticas.

OTRAS CONVERSACIONES TAMBIÉN TRASCENDENTES

Durante la segunda jornada de visita oficial a esta nación, el Presidente cubano y la delegación que lo acompaña en esta gira, se reunieron también con Nguyen Xuan Phuc, primer ministro de la Republica Socialista de Vietnam, y Nguyen Thi Kim Ngan, presidenta de la Asamblea Nacional del país anfitrión.

Foto: Estudios Revolución

Un saludo afectuoso del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, transmitió Díaz-Canel a sus interlocutores, el cual pidió hacer extensivo a todo el pueblo de Vietnam.

En los dos encuentros también se dialogó sobre lazos comunes de hermandad y cooperación; nuevas generaciones y continuidad de principios; disposición común de continuar construyendo el socialismo y perfeccionándolo teniendo en cuenta las características de cada país; sobre el papel preponderante y útil de la mujer en el proceso de construcción de las sociedades.

Y especialmente se recordó a Fidel, evocado una y otra vez durante los encuentros. Su amistad con Ho Chi Minh constituye el cimiento primigenio de nuestra profunda historia común; de ellos nació la firme voluntad de ambos países de combatir y crecer, de ser un ejemplo para otros pueblos.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Angel dijo:

1

10 de noviembre de 2018

12:13:41


Grandioso, no encuentro otro epíteto para destacar la trascendencia del encuentro, el caluroso recibimiento, el simbolismo, el respeto y admiración mutuos, el ambiente cálido y la hermandad que se respira. Las palabras del presidente Díaz-Canel fueron bellas, sinceras, emocionadas, porque sólo llega al corazón lo que de él sale. Entre el mil veces heroico Vietnam y Cuba late el mismo corazón, el de Ho Chi Minh y Fidel. La importante agenda económica y comercial transcurre muy exitosamente, estoy convencido que sentiremos su ascenso en breve. Viva la entrañable amistad entre Vietnam y Cuba!!!