ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

BAYAMO, Granma.–Movilizar las masas populares en la construcción de viviendas es tan decisivo para el avance concreto del programa habitacional cubano como el aumento de las capacidades locales de producción de materiales, trascendió en esta ciudad, durante una reunión encabezada por los vicepresidentes de los Consejos de Estado y de Ministros, Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez e Inés María Chapman.

La participación de la gente, empezando por los que sufren las condiciones más precarias, determina no solo que haya un número mayor de personas haciendo bloques o levantando paredes, sino que sea efectivo el control popular, que es un modo incorruptible de evitar el robo o el desvío de materiales destinados a los más necesitados, insistió Ramiro Valdés, quien indicó llamar a las cosas por su nombre y no enmascararlas con eufemismos.

Según califiques los problemas así será la reacción, y lo que ocurre en los puntos de venta de materiales, por ejemplo, cuando alguien acapara o revende recursos destinados a resolver dificultades emergentes, son actos de robo más que de desorden; delitos que deberá enfrentar, antes que nadie, la población cercana, porque es ella la primera afectada, valoró.

Si hay más personas produciendo materiales y edificando casas en la comunidad, que aprovechen todas las potencialidades locales y las distintas tipologías constructivas, más rápido habrá un impacto en el barrio que resuelva los casos urgentes, «y si son muchas las necesidades, pues esa igualdad de necesidades la definirá el mérito en la participación; la cuestión es movilizar a todos, desde la familia a la entidad estatal», subrayó.

El Héroe de la República de Cuba indicó acabar de explotar las posibilidades del barro para hacer ladrillos en la provincia de Granma, sumar a los alfareros individuales, e implementar en plazos cortos de tiempo, con creatividad y compromiso, los modos de concretar todas las vías alternativas para producir materiales de construcción.

La vicepresidenta Inés María Chapman repasó indicaciones recientes dirigidas a que cada municipio disponga de un estudio real de los lugares o microlocalizaciones en que se pueda edificar viviendas.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

M Luisa Brunet Capote dijo:

1

8 de noviembre de 2018

08:51:08


Escierto, losp primeros que deben incorporarse son los veneficiados conla ayuda del resto del pueblo. Liborio no puede seguir asumiendo, no hay economía que resista. Seamos agradecidos y constribuyamos a esta gran tarea como es la construcición de vivienda en haras de mejorar el fondo habitacional ennuestro país.

davidv dijo:

2

8 de noviembre de 2018

09:07:05


En Bayamo está pasando que las cooperativas de la construcción y los que se dedican a la elaboración de bloques compran la arena y la piedra en los puntos de venta de materiales, empeorando la situación de la compra a la población por la demanda que tienen, estas cooperativas están realizando obras estatales y también compran los materiales en estas tiendas, si esas tiendas son para la venta a la población, por que se permite que esos recursos se utilicen en obras estáteles.

ivan Garcia Gutierrez dijo:

3

10 de noviembre de 2018

10:37:09


Creo que en el pais se fabrican suficiente materiales de la construccion como para que no existiera una sola casa en Cuba con malas condiciones, lo que sucede es que esos materiales en su mayoria son comprados por aquellos que tienen buenas casas y que las siguen mejorando y no son mas que aquellos que tienen dinero y los pagan a cualquier precio y cantidades. Hay que prohibir a esos que tienen buenas casa, su ampliacion y dirigir todos esos recursos a los que si los necesitan de verdad, mientras no se haga eso, todo seguira igual o peor