ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
una norma para el hoy y el mañana Foto:

El Proyecto de Constitución sometido a la más amplia consulta popular es eso, un proyecto, no el texto definitivo, y por tanto es perfectible. No es obra de una comisión o de un grupo; es una obra colectiva, y la futura Constitución se construye con el aporte de todo el pueblo.

Así expresó Homero Acosta Álvarez, secretario del Consejo de Estado, durante la conferencia magistral que inició las sesiones del Congreso Internacional Abogacía 2018, el cual se extenderá hasta el próximo 19 de octubre y reúne a más de mil asistentes y a representantes de 17 países.

Sobre el proceso de consulta, señaló que hasta el momento millones de cubanos lo han analizado y, con absoluta libertad, han expresado decenas de miles de planteamientos. Y en cada comunidad  y centro de estudio o trabajo se ha hecho evidente una participación activa, comprometida y consciente de toda la sociedad.

Este comportamiento, dijo, desmiente, rotundamente, a aquellos que cuestionan el compromiso del pueblo y a quienes hablan de apatía, indiferencia, formalismo y de falta de participación.

«Podemos afirmar que estamos ante un ejercicio único de democracia real y efectiva y de un proceso constituyente paradigmático, con el pueblo como protagonista verdadero», enfatizó.

De acuerdo con Homero Acosta, el saldo hasta hoy puede considerarse como muy positivo porque, además de contribuir a la futura Constitución, ha servido para elevar la cultura jurídica y política del pueblo.

Como ya se ha dicho, una vez concluida la consulta, se evaluarán las opiniones y todas serán tomadas en cuenta, aunque no todo lo planteado, alertó, pueda ser inscrito en la nueva Carta Magna, la cual volverá a la Asamblea para ser aprobada y sometida, posteriormente, a referendo.

Y una vez proclamada la Ley de Leyes cubana, subrayó, «urge un perfeccionamiento del sistema jurídico del país, y se requiere de una actualización de todo el ordenamiento jurídico, así como de una mayor intensidad legislativa».

Desde una postura invariablemente martiana y fidelista, y fiel a los principios de todos los que soñaron con una Cuba independiente y soberana, «haremos de la Carta Magna un arma de la Revolución para el hoy y el mañana de la Patria», concluyó.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.