ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El centro histórico de la ciudad de Matanzas es Monumento Nacional. Foto: de la autora

Hay ciudades rápidas, de días efímeros e individualidades que se agolpan sin cruzarse apenas la mirada. Existen, también, ciudades lentas, casi rurales, donde la vida es suave y contemplativa. Y otras, como Matanzas, están repartidas entre el hoy y el ayer, marcadas por las piedras viejas de los muros, y por la bahía de las despedidas y de los regresos.

Allá donde el mar todo lo envuelve con su presencia de pálido verde infinito, donde La india dormida custodia los amores despiertos, donde la Calzada de Tirry se desordena y los soñadores se extasían de codos en el puente, no hay modo de que no crezca el alma y se desborde.

Por eso los poetas, los pintores, el teatro, los títeres, la danza… porque desaparecen los indiferentes ante el Sauto sobrio, ante Monserrate, Narváez, las Cuevas de Bellamar, su Calle del Medio adoquinada de ilusiones; y cada quien tiene su rincón preferido para dejarle jirones de sí mismo, para deberle alguna tarde inevitable –además del privilegio de sentir– la muerte.

La locura enamorada de Milanés, el silencio eterno de Josefa Petronila, la momia en el Palacio de Junco; el piano de la Farmacia Triolet y sus misterios, los chirridos madrugadores del tren de Hershey, los libros de Vigía… todo es parte de esa Atenas, lúcida y discreta, en el occidente de Cuba, que solo en arte puede contarse a sí misma.

El Teatro Principal, los parques dichosos de La Libertad y La Catedral, las bibliotecas y su olor a tiempo detenido son partes entre miles de la ciudad de los puentes, que se resiste a ese destino de tránsito entre capital y playas. Cada abandono ha tenido su reclamo, cada espacio que renace es un verso que se le escribe Trescientos veinticinco años después del bautizo con nombre ensangrentado y rebelde, para sus hijos de nacimiento, para los adoptados, incluso sin beber del agua imantadora del Pompón, es imposible desprenderse de esa nostalgia que mustia la poesía y solo se calma con la vuelta. Aún estremece e ilumina San Carlos y San Severino de Matanzas.

Hoy, antes de llegar la noche, se celebrará la Asamblea Solemne por el cumpleaños de la ciudad en el Teatro Sauto, Monumento Nacional, coliseo que ahora mismo deleita luego de una restauración capital. En la ceremonia hará uso de la palabra el Historiador de la Ciudad, Ercilio Vento Canosa.

Algunos instantes después, la Plaza de la Vigía, sitio fundacional de la pequeña urbe, donde se inició el trazado de las principales vías de acceso de la futura ciudad, será el escenario de la gala Matanzas, concierto en tres tiempos.

El programa para conmemorar la fecha, puertas adentro, se extenderá hasta el próximo día 22. (Ventura de Jesús)

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Ana dijo:

1

12 de octubre de 2018

19:25:01


FELICIDADES A MATANZAS Y SUS MATANCEROS MUCHOS DE MIS AMIGS VIEVEN ALLI DISFRUTEN SU HERMOSA CIUDAD

Tommy ruiz dijo:

2

14 de octubre de 2018

18:09:22


Como t extraño mi ciudad bella , mi calle San ambrosio y mi parque de Pueblo Nuevo

Julio dijo:

3

15 de octubre de 2018

19:42:53


Maravillosa ciudad, gente humilde, sencilla, solidaria. Gracias por vuestra acogida.