ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
En el encuentro de trabajo se analizó la situación actual del sistema de salud cubano. Foto: Estudios Revolución

Es posible que en ocasiones resulten insuficientes los recursos financieros para llevar a cabo determinadas acciones, pero lo que no puede faltarnos es cultivar el detalle en el servicio que ofrecen nuestras instituciones de salud y cuidar que no se deterioren innecesariamente los equipos médicos ni las instalaciones.

Así lo valoró el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en un encuentro de trabajo desarrollado recientemente donde se analizó de manera general la situación actual del sistema de salud cubano, uno de los más importantes programas sociales desarrollados por la Revolución.

Al respecto, José Ángel Portal Miranda, ministro de Salud Pública, informó sobre el trabajo que se desarrolla para mejorar la atención en consultorios, policlínicos, hospitales e institutos, a la par que se ha ido consolidando un mayor avance científico, lo cual constituye también una garantía del desarrollo.

Se explicó que en la infraestructura del sistema de salud cubano se contabilizan, entre otras instituciones, más de 10  800 consultorios médicos de la familia, 450 policlínicos, 12 institutos, 29 bancos de sangre, 150 hogares de ancianos, 13 universidades y 25 facultades de ciencias médicas. En ellas se desempeñan más de 480 000 trabajadores de la salud, el 71 % de los cuales son mujeres.

El envejecimiento de la población, de la cual el 20,1 % tiene en la actualidad 60 años o más, unido a la disminución de la fecundidad y la natalidad, constituye uno de los principales retos para nuestro sistema de salud. Ante tal realidad, se han adoptado un conjunto de medidas dirigidas a incrementar los hogares de ancianos, los servicios de geriatría, los círculos y casas de abuelos, la atención a la pareja infértil, entre otras acciones asociadas al escenario demográfico del país.

Otros desafíos lo constituyen el incremento de enfermedades crónicas no transmisibles; el cambio climático y que las investigaciones e innovaciones tecnológicas respondan a los principales problemas de salud.

Respecto a los resultados más significativos producto a las transformaciones desarrolladas en el sistema de salud, Portal Miranda aseguró que desde el año 2010 al 2018 se adecuaron las plantillas a las necesidades de los servicios, lo que permitió una utilización más eficiente de los recursos humanos. También se incrementó el número de especialidades médicas que se ofrecen en los policlínicos para lograr una mayor resolutividad y calidad de los servicios que se prestan en este nivel de atención.

Como prioridad de trabajo para el presente año se encuentra el rescate de los conceptos fundacionales del Programa del Médico y la Enfermera de la Familia. Foto: Ricardo López Hevia

De la misma manera, en el 2017 se contabilizaron cifras superiores al año precedente en consultas de atención primaria y en cirugías; en esta última se han practicado más de un millón de intervenciones por sexto año consecutivo.

La tasa de mortalidad infantil, de 3,8 por cada mil nacidos vivos, ha permitido que por diez años dicha cifra se mantenga por debajo de cinco. Se destacó, además, que desde el 2015 Cuba se convirtió en el primer país del mundo en eliminar la transmisión de madre a hijo del VIH y la sífilis congénita.

La docencia médica fue reconocida como otra de las fortalezas, tanto en cursos de pregrado como de posgrado, la cual permite un desarrollo sostenido de profesionales con una capacitación cada vez superior.

Asimismo, se puntualizó sobre ciencia, innovación y calidad; los ensayos clínicos; el aumento de la producción local de fitofármacos y apifármacos; la incorporación de tecnologías médicas; los resultados en la economía y los servicios; la cooperación médica en el exterior; la exportación de servicios y la informatización del sistema nacional de salud.

Como prioridades de trabajo para el presente año, el Ministro de Salud Pública definió la necesidad de consolidar las transformaciones que permitan avanzar en el rescate de los conceptos fundacionales del Programa del Médico y la Enfermera de la Familia, así como en la solución de los problemas que aún inciden en la calidad de los servicios que se prestan en las instituciones de salud.

Igualmente comentó, entre otras, el fortalecimiento de la higiene, la epidemiología y la microbiología; perfeccionar el trabajo docente educativo de pre y posgrado; el desarrollo de la ciencia; mejorar la calidad de los servicios farmacéuticos; continuar incrementando la colaboración médica internacional y garantizar la eficiencia y el uso racional de los recursos en el sector.

Acerca del programa del médico y la enfermera de la familia, el vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Roberto Morales Ojeda, valoró que resulta clave para descargar de los hospitales la atención innecesaria de un grupo de pacientes cuyas dolencias pudieran ser tratadas con efectividad en los consultorios y contribuir con ello, además, al ahorro de recursos.

En tanto, el Presidente cubano insistió en prestar especial interés al buen trato del personal que labora en las diferentes instituciones de salud, desde un cuerpo de guardia hasta cualquier consulta especializada. Este es un sector donde hay mucho compromiso, experiencia y cultura, reconoció.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

dd dijo:

1

4 de septiembre de 2018

21:57:35


Ministro de Salud. Vivo en Sta Lucía municipo de Rafael Freyre y con profundo pesar observo como nuestro Hospital el cual fue en su momento una joya de la salud en Holguín ahora sea un policlínico, nada que ver con el Hospital que nuestros padres y abuelos solicitaron a Fidel en unas de sus visitas al municipio y que a partir de 1974 ha prestado servicio a la población y que en mi opinión ha ido perdiendo calidad; he tratado de llamar la atención de la importancia de su rescate y que en realidad se haga un análisis serio sobre este Hospital. Puedo asegurar que hay apoyo de la población y de trabajadores de la salud que añoran un hospital que fue de excelencia y orgullo de sus habitantes; quisiera de ser posible se revise el tema. Saludos

Dr. Misael Salvador dijo:

2

4 de septiembre de 2018

22:31:01


Los resultados obtenidos en el municipio Rafael Freyre muestran la necesidad de profundizar en el análisis hacia el interior del municipio, pues si bien los problemas identificados –en términos numéricos– no son significativos, se observan algunos que por el impacto social demandan una atención prioritaria como, por ejemplo, la inestabilidad en los servicios médicos, así como el referido a la recogida de los desechos sólidos. Estos, indudablemente, están fuertemente asociados a la calidad de vida y la salud de los habitantes del municipio objeto, sin menospreciar el resto de los problemas identificados en el análisis. Los resultados mostrados constituyen una referencia para las instancias de gobierno del municipio, en tanto sirven de fuente para el diseño de la estrategia de desarrollo y de la política pública en el municipio Rafael Freyre. Tomado de Forteza Rojas, Saimelyn A.; Pons Duarte, Hugo M.; Cuevas Ramos, Jorge L. Los problemas públicos prioritarios del municipio Rafael Freyre Economía y Desarrollo, vol. 152, núm. 2, julio-diciembre, 2014, pp. 168-183 Universidad de La Habana La Habana, Cuba

Dr. José Luis Aparicio Suárez dijo:

3

5 de septiembre de 2018

02:34:33


Útil y trascendente análisis, promovido por nuestro Presidente y su equipo de trabajo, de conjunto con el Ministro de Salud Pública y la representación del sector. Ser útil es la esencia del ser humano, y el respeto es la mejor forma de llegar al afecto de las demás personas. Lo injusto e insincero no tiene espacio en quien se respete a sí mismo. El peculiarísimo modo de percibir el bienestar no puede significar el daño de otros. Sembrar, cultivar y exigir respeto, cortesía, y cultura del buen hacer es un deleite que necesitamos multiplicar. Tanto o más que inculcar, vale sostener y desarrollar los valores humanos durante toda la vida. Incluyendo la estudiantil y profesional en Salud. Asumimos que educar es la virtud del alma y que la mejor instrucción es aquella que acompaña a una esmerada educación. Eduquémonos siempre en el hábito de estar bien instruidos, mientras enseñamos la doctrina de la cortesía y el buen comportamiento. No luce ni vale lo mismo la instrucción si falta la educación. No podemos permitir que se enquiste la insensibilidad en un sector que es esencia de la nación. Es indigno instruir sin educar y, en tal sentido, compartimos una convicción sobre el sagrado deber de desarrollar las facultades y actitudes de los seres humanos. Educar, a nuestro juicio, es influir con pertinente orientación. Y, lo decimos porque influir es ejercer fuerza moral; pertinente es acción que viene a propósito; y orientar es guiar con certeza. Educar es la virtud del alma generosa; hagámoslo todos y cada día de nuestras vidas y como estudiantes, trabajadores, profesionales o profesores del sector Salud. Deviene estrategia esencial investigar la tendencia al envejecimiento y colocar a relieve social este importantísimo tema, precisamente para concienciar sobre la realidad y los desafíos que plantea el envejecimiento. Debemos enfrentar unidos las actitudes negativas y la discriminación por razones de edad. No podemos desconocer que nuestra población continúa envejeciendo, y que la relación de dependencia se va trasladando hacia los adultos mayores, con necesidades que llaman a repensar las acciones, tanto de salud como de la sociedad en su conjunto. Cambiará, sin dudas, el mapa de dolencias, y crecerán las enfermedades crónico-degenerativas, seniles y mentales, así como la invalidez; será necesario aprender a vivir muchos años con ellas y, por supuesto, a ofrecer con mayor calidad los servicios de salud. No es un secreto que se desacelera el crecimiento demográfico y se amplía la expectativa de vida. Por tanto, vale asumir una función más activa y no estar a la zaga del pensamiento científico; confiamos en las estrategias que se están conciliando para asumir este desafío. Nuestros padres, abuelos y todas las personas merecen respeto, atención y reconocimiento. En los genuinos referentes de salud integral (física, mental, social y ambiental), existe una ilimitada reserva para promover estilos salutogénicos de vida. No se ha logrado el necesario equilibrio entre instrucción y educación; hoy va delante la primera, y distante, algo rezagada, la segunda. Es mucho lo que los profesionales, al igual que los individuos, las familias e instituciones, y la sociedad en su conjunto, podemos y debemos hacer. Se ha de evitar el anquilosamiento sanitario en contextos laborales, docentes, comunitarios y sociales, así como desarticular rutinas que empobrecen el completo bienestar. Resulta desafiante vaticinar el futuro de la medicina, incluso en las próximas décadas, porque cada año sorprenden los conocimientos, las tecnologías y las nuevas terapias. No obstante, permitámonos soñar un mañana promisorio, si prevalecen la conciencia y la ética de la mano de una correcta organización sanitaria y una creciente responsabilidad social. Invitémonos a soñar, y al mismo tiempo edificar, un futuro sin incivilidad sanitaria, donde el buen hacer legitime la formación integral recibida y se conjuguen armónicamente la atención individual y el enfoque poblacional, es decir, los métodos clínico y epidemiológico. Vamos todos por más Salud y hacia la excelencia, que es calidad superior.

Miguel Angel dijo:

4

5 de septiembre de 2018

04:02:54


Sin duda alguna se trata de un tema cardinal. El mayor salubrista de Cuba, nuestro Comandante en Jefe Fidel luchó denodadamente por crear un sistema de salud dirigido a la excelencia, alcanzando logros excepcionales en los principales indicadores de salud que son un paradigma a nivel mundial. Éxitos que aún sostenemos y en no pocos casos superamos sistemáticamente. Pero el compañero Díaz-Canel tocó un aspecto vital, la calidad de los servicios prestados, el buen trato. Se aprecia que está bien informado. Como revolucionarios debemos ser autocríticos, hace algunos años se observa un deterioro en este sentido, no bastan cifras de consultas y procederes realizados, sino valorar con que calidad son efectuados, el humanismo que debe caracterizar a nuestros trabajadores de la salud, el profesionalismo, la humildad, la ética y la moral, el buen trato y otras buenas prácticas. Resulta indispensable reactivar el Programa del Médico y la Enfermera de la Familia, la base fundamental de la APS y por ende del Sistema de Salud cubano. Para ello tenemos que evaluar los indicadores de estructura que posee el mismo, las condiciones de trabajo de los profesionales, su contenido, es decir, mejorar y facilitar las condiciones de trabajo en todos las aspectos, incluyendo el aspecto salarial (válido para todos los trabajadores, no sólo en el sector de la salud). Me atrevo a afirmar que asistimos a un deterioro en la calidad de los servicios que se prestan a la población, con énfasis en la APS. Eliminar las conductas corruptas que se manifiestan en algunas personas inescrupulosas del gremio, que solicitan a los pacientes el pago en dinero, con el objetivo de prestar un mejor servicio, es indigno e inaceptable. "Este es un sector donde hay mucho compromiso, experiencia y cultura", expresó nuestro presidente.

jorge luis dijo:

5

5 de septiembre de 2018

08:09:10


Pueden estar comletamente seguros que un trato bueno ,ético,amoroso,en el sector de la salud reconfortaria al paciente o doliente mas que el propio medicamento indicado...

Garfio Respondió:


5 de septiembre de 2018

13:05:00

Jorge Luis concuerdo contigo y quiero añadir de que el grado de profesionalidad del médico y el personal de la salud no puede decaer, no es generalizado, pero los pocos casos de conductas inadecuadas, como son: -Hacer un recuento de las novelas o seriales que vieron la noche antes, teniendo pacientes a la espera. - Dirigirse inadecuadamente al paciente o darle una mala orientación. - Tiempos indefinidos de no realizar visitas a pacientes que lo necesitan en el terreno. - Recepcionistas que en el turno de noche al llegar la madrugada se acuestan a dormir y desatienden la comunicación. - Expresar palabras obscenas dentro de la institución, al frente de los pacientes y compañeros de trabajo. - El desvió de recursos, que dedica el estado con alto esfuerzo y sacrificio, para todas las instituciones de salud. Estos son algunos ejemplos que se pueden observar en menor grado, pero que corroen el sistema de salud, sistema que en su momento se pudo considerar como POTENCIA MEDICA MUNDIAL. Toda persona al dirigirse a un médico, lo hace con el mayor respeto, está viendo ante si a una personalidad a la cual le deposita su confianza y su vida y esto nunca se puede perder, por eso hay que luchar contra todo lo negativo antes expresado y mas, porque la imagen de nuestros médicos, técnicos y demás personal que trabaja con profunda dedicación, no se puede ver empañada, por un pequeño grupo que desatienda o se extralimite en sus funciones.