ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Ventura de Jesús García

CIÉNAGA DE ZAPATA.–Es la pregunta más repetida por los cenagueros en los últimos días ante las inundaciones que afectaron la mitad de los asentamientos de este territorio y donde fue preciso evacuar, por esa razón, a un número superior a las 3 200 personas, más de un tercio de la población.

Así lo conoció Salvador Valdés Mesa, miembro del Buró Político del Partido y primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, durante una visita este jueves al sureño municipio matancero, el más extenso y menos poblado del país.

El dirigente cubano elogió la rapidez y disciplina para encarar los efectos de dichas inundaciones e indicó la búsqueda de fórmulas que permitan un más ágil drenaje de las aguas, proceso muy lento en estos momentos, sin descartar la posibilidad de inversiones, desde las más sencillas hasta las más complejas.  

Lo vivido aquí luego de más de 15 días de las intensas lluvias asociadas a la tormenta subtropical Alberto ha sido un ejercicio real de contingencia y obliga a sacar lecciones y perfeccionar los planes de emergencia, ante la posibilidad de fenómenos similares en lo adelante. Debemos  estar preparados para poder hacer las cosas de una manera mejor, significó.

Aun cuando en las últimas 72 horas el nivel del agua ha descendido notablemente, todavía  alrededor de 70 viviendas seguían inundadas en la localidad de Cayo Ramona, sitio más perjudicado, y cerca de un centenar de personas continuaban evacuadas, informó Marisol Alonso González, vicepresidenta del Consejo de Defensa Municipal.

Dijo que la inmensa mayoría de los evacuados ya regresó a sus hogares y están listas todas las instituciones educacionales para retomar el final del curso escolar.  Según precisión de Raúl Rodríguez Galarraga, director provincial de Educación, los estudiantes que perdieron clases durante estas jornadas recibirán repaso intensivo y la ayuda necesaria para ponerse al día.   

Autoridades del territorio explicaron además a Salvador Valdés sobre las acciones preventivas de enfermedades y las labores para garantizar el abasto de agua potable a la población. Raidel Rojas Pedroso, de la dirección provincial de Salud, precisó que realizaron la quimioprofilaxis a todos los pacientes con las tabletas medicamentosas y la vacunación a más de 5 000 pobladores.  

Acompañado por Teresa Rojas Monzón, primera secretaria del Partido en Matanzas, y Tania León Silveira, presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular, el Primer Vicepresidente cubano visitó los dos centros de evacuación en Cayo Ramona, donde intercambió con líderes de la comunidad y vecinos de la zona y se preocupó por la situación de los afectados.

Vio cómo el poblado avanza hacia la normalidad y recibe apoyo de alimentos y otros suministros necesarios. Comentó que el descenso del nivel del agua facilitará la evaluación de los daños y la propia recuperación.

Iremos reparando lo que fue afectado, con la ayuda de ustedes, respondió a la pregunta de uno de los evacuados.

Desde ya me siento muy agradecido, manifestó a su vez el evacuado Eugenio Morgado, jubilado de 75 años. Aquí no hay problema de ningún tipo, nos atienden muy bien.

En total, diez de los 13 municipios matanceros sufrieron inundaciones. En el sureño territorio, las principales crecidas se reportaron en los poblados de La Ceiba, El Rincón, Bermeja, El Helechal y Cayo Ramona.

La opinión de los expertos es que estas inundaciones ocurren como consecuencia del escurrimiento de la presa La Voladora, de Cienfuegos, además de que escurren sus aguas hacia la Ciénaga los municipios de Calimete, Jagüey Grande, Pedro Betancourt y el sur de Los Arabos.

En diálogo con autoridades del municipio, Valdés Mesa insistió en la importancia de evaluar el posible impacto de este fenómeno en la biodiversidad del más importante humedal del Caribe, un lugar que es un verdadero patrimonio natural, considerado Reserva de la biosfera y declarado Sitio Ramsar.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.