ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Ronald Suárez Rivas

Los 242 embalses administrados por el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) retenían al cierre de abril 6 767 millones de metros cúbicos de agua, volumen que representa el 74 % (con las lluvias de las primeras dos semanas de mayo, el nivel de agua embalsada ascendió al 79 % de la capacidad total) de la capacidad total de almacenaje y constituye uno de los más altos registrados justo al comienzo del periodo húmedo (se extiende de mayo a octubre) durante los últimos cinco lustros.

Tal cifra supera en más de 3 373 millones de m3 lo acopiado en igual fecha del pasado año, mientras sobrepasa en 2 103 millones el promedio histórico para la época, según la información brindada por el máster en Ciencias Argelio Omar Fernández, especialista de la Dirección de Uso Racional del Agua del INRH.

Asimismo, las presas suministradoras de agua a la población en cada provincia muestran de conjunto un estado muy favorable, con el 78 % de llenado útil, en tanto los 15 acuíferos (agua subterránea) de Categoría 1 que tributan dicho recurso a las principales ciudades y polos turísticos del país se encuentran en estado normal.

Con relación al comportamiento de las precipitaciones en el  periodo seco iniciado el 1ro. de noviembre del 2017 y finalizado el 30 de abril pasado, el acumulado promedio registrado a nivel nacional fue de 477,5 milímetros, el 143 % de la media histórica.

Ese registro superior a la norma no es usual ante la presencia de un evento como La Niña en el océano Pacífico ecuatorial, cuya influencia más notoria sobre Cuba radica precisamente en provocar una disminución de las habituales pocas lluvias en la citada etapa del calendario.

De acuerdo con lo señalado por el máster Argelio Omar Fernández, las regiones oriental y central resultaron las más favorecidas por las precipitaciones, al recibir por ese orden 667,7 milímetros (165 % de la media) y 457,7 mm (161 %). En occidente llovió menos al caer 284,4 mm (90 %).

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Alberto N Jones dijo:

1

16 de mayo de 2018

08:27:38


Cada ano se produce el ciclo de excedente de agua seguido de sequia y hambre, que lamentamos a pesar de su reiteracion. Cuba hace escaso uso de las aguas subterraneas. Recargar el manto freatico es sumamente economico, para lo cual bastan construirse miles de lagunas para recargarlas ahora cuando sobra el preciado liquido y extraerla mediante bombeo, que es economicamente viable, comparado con las privaciones, angustias y traslado mediante pipas. Una visita de altos funcionarios de Recursos Hidraulicos y otros a Bermuda en el Caribe, apreciaremos que no falta el agua, a pesar de no existir Fuente de agua superficial. La solucion del abasto de agua en Cuba esta en nuestras manos.

ricardo Respondió:


16 de mayo de 2018

09:33:13

buenos días desconocía que esto se pudiera hacer, digo entendí que esto es como llenar pozos sin que se filtre el agua y después utilizarla, gracias

Gil dijo:

2

16 de mayo de 2018

16:29:15


Me gustaría saber que pasa con el sitio del estado del tiempo al que no he podido acceder desde hace mas de un mes

Ynocente Betancourt dijo:

3

16 de mayo de 2018

20:41:07


Observo que siempre que se habla del volumen de agua referido al llenado de las presas se considera un volumen total de almacenamiento de algo mas de 9 mil millones de metros cubicos. La mayor parte de las presas en el pais deben tener mas de 20 anos de construidas, y una buena parte de ellas se construyeron antes de reforestarse la cuenca que las abastece, con el objetivo de evitar o disminuir los arrastres de suelos y otros materiales organicos, que al llegar al vaso de la presa se acumulan y con el tiempo disminuye su capacidad de embalse. Pregunto, se realizan aforos de forma regular que permitan conocer con precision el volumen de agua almacenada, o se desprecia el volumen de materiales acumulados.