ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
En el nivel primario de atención pueden resolverse más del 70 % de los problemas de salud de la población cubana. Foto: Desconocido

Que la población cubana reconozca en la comunidad a «su médico» y a «su enfermera» y continuar rescatando los conceptos fundacionales de este programa, que constituye el pilar fundamental del sistema de salud pública en el país, es uno de los mayores retos que este sector se propone para el año 2018.

Así trascendió en el balance anual del Ministerio de Salud Pública (Minsap) correspondiente al año 2017, que se celebró este sábado en el Palacio de Convenciones de La Habana, con la presencia del doctor José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

La primera mención fue para Fidel, el líder que probablemente haya dedicado más tiempo en el mundo a hablar de la salud de su pueblo, y artífice de una de las obras más humanas de la Revolución Cubana: la concreción de un sistema de salud universal, accesible y gratuito, y que tiene en su base su mejor fortaleza.

Para el doctor Roberto Morales Ojeda, titular de Salud Pública, aún quedan muchas reservas en este nivel primario de atención, donde pueden resolverse más del 70 % de los problemas de salud de la población cubana.

Especial énfasis concedió a la prevención, de cara a las principales causas de morbilidad y mortalidad y el aumento de las enfermedades crónicas no transmisibles.

Carmen Rosa Martínez Fernández, directora de Atención Médica del Minsap, resaltó que en el 2017 se incrementó la cobertura del médico y la enfermera de la familia, se completaron las acciones de los grupos básicos de trabajo y se intervino en más de 2 700 consultorios y más de 300 policlínicos con acciones de reparación y mantenimiento, lo cual permitió recuperar procederes dentro de la misma comunidad.

«Pero ello implica trabajar sobre los riesgos. ¿Cómo hemos reducido el número de fumadores, el sedentarismo? ¿Siempre hacemos un diagnóstico serio y profundo? ¿Se cumple con rigor el proceso de dispensarización? Debemos actuar sobre las causas principales de las enfermedades que tenemos y que es urgente disminuir, porque son las primeras causas de muerte», reflexionó el profesor Juan Manuel Diego Cobelo.

El alto consumo de sal y azúcar, el incremento del sedentarismo y las cifras actuales de tabaquismo y alcoholismo, nos hablan de la urgencia de trabajar intensamente en actividades de promoción y prevención, lograr mayor
intersectorialidad, porque no son exclusivas del sector salud, y de promover políticas públicas concretas y objetivas que nos permitan acercarnos cada día más a una esperanza de vida con calidad, señaló por su parte el doctor Raúl Pérez González, director del Instituto Nacional de Higiene, Epidemiología y Microbiología.

«Lo que puede hacerse es incalculable en materia de un buen diagnóstico que encauce y resuelva un buen tratamiento, apoyado por los medios que tenemos en los policlínicos. Tenemos que saber que la población identifica con claridad dónde realmente se resuelven sus problemas. Hay que lograr que el médico y la enfermera estén en los consultorios, que estos tengan las condiciones y recursos para cumplir las funciones para las cuales están diseñados, entre estas la evaluación y acciones a partir de la situación de salud y los factores de riesgo en cada comunidad», puntualizó Morales Ojeda.

El Ministro insistió además en que como parte de la compactación y regionalización asistida de los servicios, el sistema de salud es responsable de conducir a la población en la solución de sus problemas. No puede dejarse un paciente sin orientación, sin respuesta a su problema de salud, desde el médico de familia hasta el tercer nivel de atención, dijo.

Indicadores que hoy exhibimos con orgullo, como la tasa de mortalidad infantil más baja de la historia, con 4,0 por cada mil nacidos vivos, y que coloca a Cuba al frente de la región de América Latina y el Caribe, y entre los 20 países con tasas más bajas del mundo, son posibles también por el esfuerzo de los profesionales del sector que laboran en las comunidades, se subrayó en el balance.

Para el doctor Roberto Álvarez Fumero, jefe del Departamento Materno Infantil del Minsap, también determinó este resultado el uso y perfeccionamiento de los hogares maternos, el desarrollo de la genética comunitaria en su programa de prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades genéticas –lo cual permitió por segundo año consecutivo tener la tasa de mortalidad infantil más baja por defectos congénitos de la historia de Cuba–, y las guías de actuación para las complicaciones obstétricas más frecuentes.

«Pero no basta este resultado, estamos comprometidos con continuar reduciendo este indicador, que no es solo un número, sino que indica que cada día, cada año, sean menos los niños cubanos que fallezcan y sea mayor el número de familias a las que podamos entregarles felicidad», comentó.

«Uno se siente satisfecho de saber en qué manos está la salud de nuestro pueblo, ya sea desde el punto de vista tecnológico como en lo social», expresó José Ramón Machado Ventura, quien dijo sentirse feliz  de ver cómo marcha la salud pública en nuestro país, su presente y futuro.

En ese sentido, felicitó la calidad de las intervenciones de un balance que calificó de autocrítico, y que discutió con fuerza los aspectos positivos, pero también los que hay que perfeccionar.

ALGUNOS RESULTADOS

El viceministro primero de Salud Pública, el doctor José Ángel Portal Miranda, presentó el informe del trabajo realizado en el año 2017, donde se evidenció la continuidad al proceso de transformaciones necesarias en el sector, en correspondencia con los Lineamientos aprobados en el 7mo. Congreso del Partido y con el propósito de continuar mejorando los indicadores de salud, así como su calidad y la satisfacción del pueblo con los servicios, y lograr una mayor eficiencia que permita su sostenibilidad y desarrollo.

Durante el pasado año –sostuvo el Viceministro– las primeras diez causas de muerte agruparon el 83 % de los fallecidos.

Las enfermedades del corazón constituyen la primera, seguida de los tumores malignos y las enfermedades cerebrovasculares.

Se mantienen cumplidos los indicadores de impacto que acreditan la eliminación de la transmisión materna infantil del VIH y la sífilis congénita, certificada por la Organización Panamericana y Mundial de la Salud, en junio del 2015.

Del mismo modo, se reforzaron medidas de Control Sanitario Internacional con énfasis en el control de la fuente, monitoreo de las misiones médicas en el exterior, el control de los puntos en frontera y las actividades de capacitación.

En el 2017 no se confirmaron casos de chikungunya, se redujeron en un 68 % los casos diagnosticados de dengue y al cierre de año dos municipios y 11 áreas de salud de las provincias de Holguín y Ciego de Ávila presentaron transmisión. Mostraron transmisión autóctona de zika 14 municipios y 38 áreas de salud de La Habana, Mayabeque, Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey, Las Tunas y Holguín.

Se reportaron, mencionó Portal Miranda, 96 361 152 consultas médicas, 6 480 369 más que el año anterior, al tiempo que la actividad hospitalaria  logró, por séptimo año consecutivo, más de un millón de cirugías, alcanzando la cifra más alta de la historia con 1 085 623 intervenciones quirúrgicas. De las cirugías mayores electivas, el 14 % fueron realizadas por mínimo acceso.

Fueron introducidas 31 nuevas tecnologías y técnicas de avanzada, fundamentalmente en las líneas de desarrollo de las especialidades que dan respuesta a la solución de problemas priorizados de salud, así como los que requerían de tratamiento en el exterior.

Como parte de la adquisición de nuevas tecnologías y la renovación de otras, se importaron más de 5 000 equipos médicos, con un valor superior a 32,5 millones de dólares, priorizándose anestesia, la actividad quirúrgica y los programas materno infantil y de atención al grave, entre otros.

La colaboración internacional se mantuvo en 68 países, y fueron enviadas cuatro brigadas Henry Reeve a Perú, República Dominicana, Sierra Leona y México.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Dr. José Luis Aparicio Suárez dijo:

1

26 de febrero de 2018

03:11:48


Sin dudas, la prioridad del sistema sanitario debe estar basada en la atención primaria de salud, que puede garantizar el pleno derecho a disfrutar del grado máximo de cuidados y bienestar, a través de la asistencia accesible a todos los cubanos y familias de la comunidad, con amplia participación social. Es el Alma del sistema, a la vez consecuente con Alma-Ata 1978. El desafío continuará siendo conseguir una mayor adhesión local, y sobre-cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio relacionados con la salud, con eficacia y acción multisectorial. Apreciamos pertinencia en los temas tratados. En la próxima etapa habrá que prestar especial atención a los entornos insalubres y las causas de muerte prematura por causas prevenibles (como los llamados “accidentes”, aun cuando no son tan accidentales). Sirva la mirada retrospectiva para adquirir mayor conciencia de los problemas que prevalecen y optimizar el desempeño en todos los frentes intervinientes en Salud. Ha sido un profundo y alentador Balance, que deviene inspiración para una etapa cualitativamente superior. La percepción del riesgo está llamada a ocupar un privilegiado lugar y la predicción puede devenir antídoto, vacuna y terapia. ¡Felicidades a los artífices de los buenos resultados en APS!