ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Muchos son los especialistas que el Gobierno cubano pone en función de encontrar salidas viables a la situación de la vivienda. Los huracanes Sandy y Matthew abrieron con su paso una brecha que Irma recrudeció de manera violenta.

Si fenómenos como estos son cada vez más frecuentes debido al cambio climático, ¿qué pasará con las viviendas que técnica y estructuralmente poseen malas condiciones? Esa interrogante plantea la necesidad de prepararse y transformar realidades.

Cuba cuenta con unos 11,2 millones de habitantes y se encuentra en etapa avanzada de transición demográfica hacia el envejecimiento, bajo crecimiento y reducción hacia el año 2030 de la población total. Esta última se concentra actualmente en 7 014 asentamientos humanos,  de ellos 597 urbanos donde reside el 76 %;  alcanzan la categoría de ciudad 58 y de ellos 13 tienen más de 100 000 habitantes.

Según José Mena Álvarez,  director de Urbanismo en el Instituto de Planificación Física (IPF),  ese condicionamiento económico-social ha demandado que los especialistas busquen vías e instrumentos en el ejercicio de la administración pública y, a través de ella, conducir el desarrollo de los asentamientos humanos.

Para ese propósito, el IPF propone un plan de acción (encaminado al fortalecimiento del ordenamiento territorial, urbanístico y de la gestión del suelo) que permita a su vez implementar en la Isla la Nueva Agenda Urbana (NAU).

La NAU es la estrategia global que orientará el desarrollo urbano mundial durante los próximos 20 años. Constituye una guía que la ONU proporciona a los estados, pero son estos  los responsables de su correcta implementación,  de forma coordinada con los distintos niveles de Gobierno. Su propósito es lograr ciudades y asentamientos humanos inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

«Nuestro plan de acción incluye la Tarea Vida, un ambicioso Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático, que recoge las acciones de adaptación y mitigación en Cuba. Contempla también, con especial relevancia, la creación y acondicionamiento de asentamientos humanos cada vez más resilientes», añadió Mena Álvarez.

El plan propone, asimismo, desarrollar estructuras urbanas compactas, donde se utilice al máximo el potencial interno de las ciudades, se reduzcan vulnerabilidades  y se prevea la adaptación a eventos meteorológicos extremos y a la elevación del nivel medio del mar.

ADAPTARNOS A NUESTRAS PECULIARIDADES

Pablo Vaggione, coordinador de la Oficina para México y Cuba del Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos, remarcó del plan cubano que pone al territorio en un lugar predominante a la hora de contribuir y facilitar el desarrollo socioeconómico y prepararse mejor ante los eventos meteorológicos.

Precisamente, el IPF plantea para el 2018 y el 2019  una estrategia de capacitación y de preparación del personal  en los municipios: talleres de intercambio y elaboración conjunta sobre la NAU, en vinculación con los factores nacionales.

Ese proceso de llegar hasta lo local adquiere mucha importancia en Cuba, pues a diferencia de lo que sucede en Latinoamérica y en otros países del mundo,  donde la capital es lo más importante y resulta desproporcionada en comparación con el resto de los sistemas de asentamiento, en nuestro país las capitales provinciales, los centros regionales y muchos municipios como Baracoa, Trinidad o Remedios, son ciudades intermedias que desempeñan un papel vital en el desarrollo.

La preparación que tiene el pueblo cubano ante un fenómeno climatológico extremo es remarcable, pero según los expertos aún no es suficiente.

Al respecto, Mena Álvarez hace hincapié en la vulnerabilidad de las ciudades cubanas y la necesidad de tener conciencia sobre ello. «No se trata de trabajar en la emergencia, sino de hacerlo de manera sostenida y sostenible entre ciclones.

Los huracanes van a ser recurrentes, por tanto el trabajo que se haga antes, durante y después es fundamental».

El diseño, la localización, el uso adecuado de los materiales cada vez más resistentes y adecuados al entorno en el cual se localiza la vivienda, son aspectos que harán, junto con la ya citada vinculación a nivel local, que el país esté en mejores condiciones para prevenir y resistir un desastre.

¿QUÉ ES LA RESILIENCIA?

Según el especialista Armando Muñiz González, quien estuvo al frente del proyecto Contribución a la Elevación de la Resiliencia Urbana de las Principales Ciudades de Cuba –que abarcó cuatro municipios cubanos: Santiago de Cuba, Bayamo, Guanabacoa y Centro Habana–, una ciudad resiliente es aquella que reduce pérdidas humanas y materiales;  donde  las circunstancias y los recursos disponibles son eficaces en la reducción de riesgos de desastres (RRD); y existe, además, una voluntad política para enfrentar la reducción de riesgos; es aquella que no trabaja solo en situación de emergencia  y considera a la RRD como un proceso continuo.

Entre las fortalezas que exhibe el país al respecto  se hallan la voluntad política y un sistema nacional de defensa civil a todos los niveles, con planes de ordenamiento urbano, estudios de peligro, vulnerabilidad y riesgo y planes de reducción de desastres, donde se integran políticas,  leyes  y mecanismos institucionales de respuesta.

No obstante, quedan retos: la capacidad de las instituciones nacionales y locales debe ser mejorada, así como deben actualizarse las herramientas de gestión y planificación urbana de los Gobiernos de cada provincia.

El rol de la producción local de materiales y el reciclaje de escombros para garantizar la mejora del estado técnico constructivo del fondo habitacional y reducir sus vulnerabilidades,  será vital a partir de ahora.

Los Gobiernos locales deben ser conscientes de su papel en la gestión del riesgo de desastres, con la plena incorporación de la sociedad civil, en el trabajo de perfeccionamiento de los sistemas de alerta temprana en cada localidad, así como en la ejecución periódica de ejercicios preparatorios que garanticen la cooperación entre todos los actores locales y su actuación oportuna y eficaz.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Rogelio dijo:

1

25 de enero de 2018

00:58:29


llegados a este punto, yo , antes de preguntarme como seria la ciudad del futuro preferiria hacerme otra pregunta. Como era la ciudad en el pasado. Partiendo de esta base se podria evaluar el desarrollo dinamico de la ciudad, dado que la ciudad es como un ser viviente, tiene corazon y alma y es el espejo de lo que hemos aportado hasta ahora para que sirva de punto de referencia. Sin recursos no hay desarrollo, y el poco que habra dependera de la seriedad, dinamismo y filosofia de trabajo de los creadores. Crear no solo es hacer cosas nuevas , crear tambien es remozar y mantener lo viejo, resaltar su hermosura y funcionalidad. Ejemplo de esto es el patrimonio cultural de la Habana vieja. El reacondicionamiento de las infraestructuras, asi como su obligado mantenimiento garantizarian la dinamica armonia de sentirse a gusto con el paiseje urbanistico. Para lograr esto se necesitan recursos. En europa y los paises desarrolados existen leyes implementadas para la recoleccion de tributos a nivel de municipios. De dichos tributos y del presupuesto local se destina la parte implementaria para el mantenimiento de infraestructuras comunitarias Los jardines, parques y zonas de ocio son parte integral del mobiliario urbano al igual que las farolas luminarias , los bancos , los tanques de basura y todo esto necesita mantenimiento y remozamiento como por ejemplo es la sustitucin de bombillas mas económicas y duraderas para el alumbrado público. El mal estado de las calles delata que del impuesto que pagan los conductores no se destina nada al mantenimiento vial. Igualmente el bandalismo publico crea afectaciones al mobiliario urbano. Ya es habitual que se roben las señales de tráfico. En algunos sitios se ha detectado el robo de cables del tendido electrico y telefónico. La sociedad debe ser consiente de que solo la acción social puede frenar el deterioro de la infraestructura que utiliza para su servicio. La acción de la justicia se hace cada dia mas necesaria.

la cienfueguera Respondió:


25 de enero de 2018

10:31:41

totalmente de acuerdo con usted

Gina dijo:

2

25 de enero de 2018

11:15:35


Considero tambien que se incluya la educacion social y cívica de la comunidad en el cuidado de la propiedad social, recuerdo cuando estudiaba hace mas de 30 años en un país de Europa del este, que la ciudad estaba llena de flores, habían muchos parques con muchas rosas y nadie se atrevía a coger una flor o a echar la basura fuera de un cesto público, habían policías pendientes y se multaban estas cosas, nosotros debiamos imitarlos

Miguel Antonio Padrón Lotti dijo:

3

25 de enero de 2018

12:19:32


Son muy necesarias para el desarrollo sostenible y próspero tanto nacional, como local y urbano, las funciones públicas de urbanismo y ordenamiento territorial que desempeña el Instituto así como las Direcciones Provinciales y Municipales de Planificación Física, que se realizan en complejas condiciones por lo que, a mi juicio, debe continuar fortaleciéndose su desempeño. Recomiendo que la política de comunicación social sistematice este tema en todos los niveles y soportes. En ese sentido, aprecio la necesidad de publicar los planes y sus regulaciones con sus resultados, divulgar los contenidos relevantes de las políticas de ordenamiento territorial, urbanismo y catastro, así como instrumentar una política de resiliencia urbana fundamentada en los logros y nuevos retos del país en este campo. La sociedad requiere mucha más información y debate sobre estas imprescindibles funciones públicas. Mis saludos a los trabajadores de la institución. Muchas gracias.

GIOSVANY dijo:

4

25 de enero de 2018

14:14:19


O articulo y especialmente el estudio se agradecen y son dignos de admiracion mas desgraciadamente y ojala me equivoque va a quedar dormido por un largo periodo. Por multiples razones que no enumero para no salir del asunto.Nuestra teoria no se hace acompañar de la practica. Un pais que sufre el azote de huranes todos los años no cambia su forma de construir. No reparamos este año las mismas casa del año pasado pues por suerte o desgracia el huracan no pasa por el mismo sitio. Japon sufre terremotos por lo que construye con sistema antiterremoto y cuando estos eventos meteorologicos ocurren practicamente no produce victimas ni daños materiales. Logicamente gastan mas al inicio pero ahorran tiempo, esfuerzo, recursos y dinero al final. El asbesto esta definido a mucho tiempo como cancerigeno y continuamos a utilizarlo. Segun lei en un articulo de este mismo periodico existian en todos los municipios de Cuba recursos naturales para desarrollar la construccion y yo me pregunto que esperamos para poner a funsionar un sistema que garanta materiales de construccion de calidade para el consumo interno. Para que las personas tengan viviendas que soporten el embate de nuestro clima. Soluciones y sistemas constructivos hoy hay para todos los gustos y bolsillos. Para no ir muy lejos vayamos a Trinidad fundada en 1514 todavia en pie y construida con materiales locales y que hoy parece no encontrarlos mas por causa de la ceguera y el inmovilismo. Este tipo de viviendas son las mas frescas. Promovamos soluciones realistas, rentables, beneficiosas, resistentes, definitivas y bella para bien de las familias, las ciudades, la economia, el pais y el medio ambiente. Llevemos la teoria a la practica. Exijamos a quien de derecho debe resolver esta situacion. Produscamos un periodismo mas critico e investigativo internamente.