ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
La aplicación del impuesto pretende poner a producir la tierra. Foto: Jorge Luis González

No se trata de un impuesto de vocación recaudatoria. Su finalidad va más allá: constituir un instrumento que incite a la explotación eficiente de los suelos del país. En palabras simples: poner la tierra a producir.

Así intenta sintetizar Vladimir Regueiro Ale, director de Política de Ingresos del Ministerio de Finanzas y Precios (MFP), el propósito del Impuesto por la ociosidad de tierras agrícolas y forestales, el cual comenzará a aplicarse este año, en las provincias de Pinar del Río y Cienfuegos, y se trabajará para extenderlo a otros territorios, según la Ley No. 125, del Presupuesto del Estado para el 2018.

No obstante, rememora que su aplicación gradual está contemplada, además, en la Ley No. 113 del Sistema Tributario y requiere de la creación de condiciones técnicas y organizativas basadas en los controles de la tierra, la evaluación de su calidad y de su nivel de explotación.

Este impuesto impacta en el sector agropecuario, el cual ha tenido un tratamiento diferenciado en materia tributaria, reconoce, y «están obligadas a su pago las personas naturales y jurídicas que posean tierras agrícolas y forestales ociosas, sean estas de su propiedad o estatales».

De acuerdo con la letra de la Ley, «se consideran tierras ociosas aquellas que no están en producción agrícola, pecuaria o forestal, con excepción de las que sea necesario dejar en descanso, en pos de la rotación de cultivos; o aquellas que estén cubiertas de marabú, malezas o plantas invasoras; y las deficientemente aprovechadas, de conformidad con lo establecido en la legislación especial».

Según explica Regueiro Ale, está previsto el pago de una cuantía fija por hectárea que considera, además, la categoría de la tierra que corresponda. Hoy la agricultura tiene definidas cuatro categorías, de acuerdo con la calidad de los suelos, y en función de ello, el máximo valor a pagar por hectárea ociosa es de 180 pesos y el mínimo de 45 pesos.

A los efectos del cálculo del Impuesto, explicita la Ley, se tomará en cuenta la extensión de superficie ociosa que conste en el Certificado de Explotación de tierras agrícolas y forestales que emita el Ministerio de la Agricultura (Minag) a los propietarios y poseedores de tierras y a la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT).

Este certificado, señala, responde a los datos que se consignen en el Balance de Uso y Tenencia de la Tierra de este año, el cual cierra en el mes de junio. Por lo tanto, el primer semestre estará enfocado a la capacitación de todos los responsables, proceso que contará con la participación de especialistas del MFP, la ONAT, el Minag y la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños.

Vladimir Regueiro subraya que el pago de este impuesto es exigible desde el momento en que los propietarios y poseedores de tierras ociosas sean notificados sobre ello.

En ese sentido, el primer pago se efectúa dentro del término de 60 días naturales siguientes a la notificación, y se abonará la parte proporcional del impuesto, correspondiente a los meses del año que en esa fecha faltaran por decursar, descontando el mes en que fue informado el sujeto.

Posteriormente, el pago deberá ocurrir dentro de los primeros cinco meses de cada año fiscal, en las sucursales bancarias u otras oficinas habilitadas al efecto.

Y los ingresos recaudados por concepto de este impuesto, destaca Regueiro Ale, se destinarán al desarrollo de los programas agropecuarios del país.

Asimismo, esclarece que, a diferencia de los demás tributos que pagan las formas productivas en la agricultura, este no es deducible, o sea, no se puede descontar a la hora de calcular, por ejemplo, el Impuesto sobre Utilidades, si se trata de una persona jurídica, o el Impuesto sobre Ingresos Personales, si corresponde a una persona natural.

En el caso específico de los usufructuarios, detalla, se valorará que muchas de estas tierras se entregaron infestadas de marabú, elemento que será tomado en cuenta para certificar su ociosidad, pues ello está previsto dentro del periodo de su puesta en explotación.

Por último, acota que los sujetos de este impuesto pueden promover ante el Minag un expediente de extinción del gravamen, cesando la obligación de pago del tributo, a partir de que ese organismo certifique que las tierras ya se encuentran en explotación.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Rene dijo:

1

11 de enero de 2018

07:38:25


.........segun el texto "Vladimir Regueiro subraya que el pago de este impuesto es exigible desde el momento en que los propietarios y poseedores de tierras ociosas sean notificados sobre ello." parece que solo se le aplicará a los particulares, a los estatales que poseen grandes cantidades de tierras cubiertas de marabu, sin explotar ???????????

sachiel dijo:

2

11 de enero de 2018

11:45:40


¿Y no se le pudiera poner un impuesto a la ZEDM similar, para ver si se motivan más?

jglez dijo:

3

11 de enero de 2018

14:03:37


¡Buena noticia¡. Hay que seguir incentivando la producción agrícola para que bajen los precios. Cuando vi la foto me vino a la mente que el boniato, cultivo de ciclo corto que debe sacar la cara cuando nos afecta algún evento climático adverso, subió de precio en los agritos de las cooperativas hasta 2 pesos la libra desde hace más o menos 1 año por algo que pasó que ahora no recuerdo que fue, y ahí se ha quedado. En otros tipos de mercados de oferta y demanda está a 3 pesos y más la libra. ¿Estos precios son irreversibles?, ¿No se puede hacer algo estatalmente para que esta vianda se venda más barata? . El boniato fue siempre la comida de los más pobres y ya ni este escapa de los precios inflados.

yamir dijo:

4

11 de enero de 2018

18:32:05


creo que tambien deberian estimular a los campesinos mejorando los insumos que necesitan, pongo un ejemplo en mi municipio se han destruido varios tractores que entraron caminando al T14 (lugar de su desarme), y yo opino y como yo muchos campesinos que si se le vendieran algunos de estos medios a los mejores productores pues sencillamente pudieran incrementar su produccion, ademas la cola para comprar molinos de viento, poner electricidad entre otras dura años, y muchas veces no se vislumbra cuando apreceran tambien a veces muchos campesinos tienen limitadas sus tierras pues han nacido hembras que son geneticamente malas para la producion de leche pero le es imposible encontrar un mercado para su venta (el estado al menos en mi provincia no tiene la posibilidad de hacerlo segun nos dice nuestro delegado) eso provoca que las tierras se llenen de ganado sin probabilidades reales de producion de leche pero que no podemos dejar morir, lo cual incrementa el plan lechero y la sobre explotacion de pastos, tambien es escasa a veces es decir insuficiente la venta de hierbicidas, pesticidas etc para mantener las tierras a nivel de productividad deseado, creo que sin dudas todo paso que se de para mejorar la producion agricola no solo bienvenido sino tambien deseado, pero creo que las autoridades competentes deberian acercarse mas a los productores para conocer de verdad sus necesidades y tratar de resolverla en la medida de las posibilidades reales existente en la medida que logremos eso sin duda tambien lograremos mejores producciones a todos los niveles sin mas un saludo y feliz 2018

nelson Cumbá Rodríguez dijo:

5

13 de enero de 2018

10:59:53


Mi interesante este impuesto, pero cual es la resolución del Minag que rige este proceso o es sobre la marcha que el Minag se pronunciará