ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Acostumbrados a sacar en muy pocas ocasiones los abrigos durante buena parte de los últimos inviernos, no pocas personas y en particular muchos jóvenes se muestran sorprendidos por la  persistencia de varios días consecutivos con frío en este comienzo del 2018, principalmente en el occidente y centro del país.

Sin embargo y como lo ha planteado Granma en ocasiones anteriores, para nada ello constituye algo inusual desde el punto de vista meteorológico, pues en las décadas de los 30, 40, 50, 60 y 70 del pasado siglo, por solo mencionar algunos ejemplos, tuvimos temporadas invernales donde hubo temperaturas notablemente bajas.

Vale citar la mínima de 2,0 grados Celsius, medida el 28 de enero de 1940 en el aeropuerto de Rancho Boyeros, en las afueras de la capital, reseñada en medios de prensa de la época.

Reportes muy significativos tuvieron lugar también  el 11 de enero de 1970. Así el poblado de Güira de Melena registró 1,8 grados (la más baja de los últimos 50 años en ese momento), mientras los termómetros marcaron 2,5 en Tapaste y 2,9 en la ciudad de Santa Clara.

La habanera estación de Casablanca notificó ¡8,5 grados!, que todavía es el récord vigente para la zona metropolitana de la capital.

Un año después, el 21 de enero de 1971, los campos de caña del central Puerto Rico Libre, en Unión de Reyes, amanecieron cubiertos por una fina escarcha en el momento que la estación meteorológica de la referida localidad matancera tenía una mínima de ¡1,0 grados!

Hubo, además, valores muy significativos en Indio Hatuey con 1,2: Güines, 2,1 y Jovellanos, 2,4.

Y aunque más cercano en el calendario, es indispensable mencionar el récord nacional de frío de 0,6 grados Celsius, establecido en Bainoa el 18 de febrero de 1996, y lo sucedido en la madrugada y primeras horas de la mañana del 15 de diciembre del 2010, al romperse los récords de mínima para el mes en 31 estaciones. Nueve de ellos fueron absolutos, relación encabezada por el reporte de 1,9 grados en Colón, Matanzas.

Pero observaciones hechas por Andrés Poey y Aguirre, precursor de la meteorología científica en Cuba, sugieren que en nuestro país pudieron ocurrir en épocas ya bien lejanas temperaturas inferiores a las anteriormente mencionadas.

En un trabajo investigativo sobre su obra, cuyo autor es el fallecido meteorólogo Roberto Ortiz Héctor, Poey hace alusión a una serie de anotaciones hechas por el Barón Alejandro de Humboldt durante su visita a la mayor de las Antillas en 1800, referentes a la presencia de «heladas» en puntos situados en las cercanías de La Habana.

Igualmente comenta el fuerte invierno de 1845, que produjo escarcha en las afueras de la ciudad de Santiago de Cuba (algo inconcebible para los cubanos de hoy). Dice además que en San Diego Núñez, a 28 leguas de La Habana, se congeló el aceite en las lámparas del alumbrado público.

Lo más insólito de los apuntes de Poey es su referencia a la caída de nieve en una cima montañosa de Pinar del Río, en enero de 1852.

¿Veremos alguna vez las actuales generaciones de cubanos tan llamativo fenómeno?

Sobre el tema la mayoría de los especialistas coinciden en calificar de muy remota la probabilidad de que pueda nevar en determinado punto del país, pues nuestra característica insular hace que en su avance hacia el sur las masas de aire sumamente gélido de origen ártico y los frentes fríos activos provenientes de Norteamérica sean atenuados por las aguas más cálidas del Golfo de México y el Estrecho de la Florida. Por tanto, ello solo podría suceder bajo la persistencia de condiciones meteorológicas extremas y anómalas.

Es oportuno resaltar que si bien hay una marcada tendencia hacia el calentamiento del planeta, de ningún modo eso significa que no haya inviernos intensos, como se viene comportando el actual en gran parte de los Estados Unidos y Europa.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Orlando Chirino dijo:

1

6 de enero de 2018

01:47:38


Muy bien expresado por el autor en su excelente escrito: "Es oportuno resaltar que si bien hay una marcada tendencia hacia el calentamiento del planeta, de ningún modo eso significa que no haya inviernos intensos, como se viene comportando el actual en gran parte de los Estados Unidos y Europa." Muy oportuna la aclaración. También recordemos que ahora es verano en el hemisferio sur ya que las estaciones son opuestas debido a la inclinación de nuestro planeta. No olvidemos lo aprendido en las clases de geografía. Escucharemos noticias de temperaturas altas en otras zonas del mundo. Los intensos inviernos y los intensos veranos continuarán. Sugiero a los lectores interesados en estos tópicos que se familiaricen con “los ciclos de Milankovitch”. Este científico serbio dedicó gran parte de su vida al estudio del clima y los factores que lo definen. Aunque no se puede negar la actual contribución humana al calentamiento global, la tierra también pasa por ciclos que influyen en los cambios de las temperaturas a través de siglos y milenios. La sucesión de innumerables periodos glaciales y de calentamiento entre estos, mucho antes de que los humanos existiesen, son prueba de ello.

Donaldo dijo:

2

6 de enero de 2018

02:00:07


Siendo yo estudiante de agronomía (año 1968 o 1969) y estando en la Finca Aleyda Fernández en Guines, el termómetro de la Escuela marcó 0,8 grados Celsius, (esos datos no se recogían por el Instituto de meterología) y pudimos observar que el rocío sobre las plantas se había congelado y que los bancos de alrededor de la cafetería tenían una capa de escarche, apenas pudimos dormir esa noche.

Armando dijo:

3

6 de enero de 2018

13:43:12


El artículo, muy ameno, explicativo y oportuno, me hizo recodar mi primera escuela al campo en enero de 1970 en Guira de Melena, !qué clase de frío en aquel campamento!

Isabel dijo:

4

6 de enero de 2018

14:20:01


Opino que es un artículo de mucha actualidad y sumamente propicio para leer un sábado, día en que el periódico debiera sacar trabajos más interesantes y de temas variados en las páginas 2 y 3

Baldomero dijo:

5

6 de enero de 2018

22:15:22


Yo también recordé mucho aquellos inviernos fuertes de finales de los 60 y comienzos de los 70, siempre íbamos a la escuela al campo de la secundaria entre enero y marzo, cuando aquello la estancia era de dos meses y siempre me tocaron lugares muy fríos, como Guira de Melena, Melena del Sur y Guines, agradezco mucho la publicación de este artículo que me remontó a la adolescencia.