ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
En el central azucarero Ciro Redondo se ejecuta una inversión con capital extranjero, que permitirá poner en marcha la primera bioeléctrica del país. Foto: Nohema Muñoz Díaz

Dinamizar los procesos inversionistas, en especial los vinculados al capital extranjero, y despojarlos de atrasos que contradicen hasta el más elemental sentido común, han sido temas de análisis a todos los niveles.

El propio General de Ejército Raúl Castro Ruz, durante la sesión plenaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular, de diciembre del 2016, llamó la atención sobre «las dilaciones excesivas del proceso negociador» y la necesidad de «superar la mentalidad obsoleta llena de prejuicios contra la inversión foránea».

Y quedó registrado entonces el mandato que hiciera la Asamblea de volver más expeditos estos procesos, cuestión sobre la cual rindió cuenta a los diputados de la Comisión de Asuntos Económicos Déborah Rivas Saavedra, directora general de Inversión Extranjera, del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex).

Transcurrido casi un año ya, el Mincex, como organismo rector de la política en esta rama, ha trabajado en nuevas normas jurídicas que deberán suscribirse próximamente, en aras de simplificar los trámites de las empresas para presentar a aprobación los proyectos con capital foráneo, y acortar, sobre todo, los plazos de las negociaciones.

Entre las tareas emprendidas mencionó, además, la determinación del valor mínimo del suelo para los negocios con capital extranjero por sectores y zonas. «Ya se concluyó el estudio para la actividad turística y se labora en las áreas de energía y minas».

En su intervención, Rivas Saavedra reconoció el impacto negativo del bloqueo, la dualidad monetaria y cambiaria, así como las restricciones de liquidez. Y a ello se suma el peso insostenible de las dilaciones que persisten, tanto como los atrasos en la elaboración de los estudios, demoras en el cumplimiento de los trámites y falta de preparación de las entidades cubanas.

No obstante, durante el 2017, subrayó, se logran «modestos avances». En este periodo, los negocios muestran un monto de capital comprometido que supera los 2 000 millones de dólares.

Resaltó la existencia de 80 proyectos con posibilidades reales de concreción y otros 15, con un volumen de inversión superior a los 900 millones de dólares, que andan en fase avanzada de las negociaciones.

Déborah Rivas también puso énfasis en los retos que aún pesan sobre la inversión extranjera, la cual constituye parte esencial de la estrategia de desarrollo del país.
Es preciso, dijo, lograr el apoyo efectivo de todos los patrocinadores —incluyendo los órganos del Poder Popular a todos los niveles— en la identificación de proyectos incluidos en la Cartera de Oportunidades, de alcance nacional, que se encuentran en sus territorios. Incluso, participar en la supervisión de los cronogramas de negociación previstos.

En su opinión, atraer los flujos de inversión es un proceso paulatino, en el cual queda mucho trabajo por hacer. De ahí la necesidad de profundizar en la capacitación de los empresarios y los grupos negociadores, incrementar la agilidad y proactividad de las empresas y diversificar los vínculos con potenciales socios para no depender de un solo mercado.

¿CAPACITACIÓN O CAMBIO DE MENTALIDAD?

La separación de funciones estatales de las empresariales ha sido una de las principales transformaciones emprendidas como parte de la actualización del modelo económico. La actividad inversionista es una función empresarial, fundamentalmente. Sin embargo, los empresarios aún no lo han interiorizado y continúan viéndola como una orientación que debe llegar de arriba o del lado, pero llegar, en lugar de ser gestionada por ellos mismos.

Tal reflexión compartió el diputado por Yaguajay Agustín Lage, quien significó la importancia de la capacitación sobre estos temas, aunque hizo hincapié en los tan mencionados (por impostergables) cambios de mentalidad.

«Hay que jerarquizar el tema de la inversión extranjera, porque las mentalidades aún no son lo suficientemente abiertas. Y en ese empeño debemos contar con el apoyo de los diputados, pues los proyectos están distribuidos por todas las provincias del país.

«Cambiar la mentalidad no está vinculado solo a la inversión extranjera, sino que se corresponde con el proceso de transformaciones que asume nuestra economía para ser eficiente y alcanzar los objetivos de desarrollo del país», añadió Déborah Rivas.

Pero el tema de la capacitación volvió una y otra vez en las intervenciones de los diputados, que como Regla Martínez, en representación de Guantánamo, insistieron en el diseño de un programa de preparación que llegue hasta la base.

En ese sentido, la Directora general de Inversión Extranjera explicó la existencia de tal estrategia de superación, aunque es preciso insistir en la autopreparación, sin esperar a que se organice un curso. La capacitación debe contemplar todos los niveles, porque las contrapartes extranjeras sí están preparadas y tenemos que saber negociar, con éxito, con apego a  los intereses de nuestro país.

Diseño: Claudia García Martínez
COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

camilo dijo:

1

21 de diciembre de 2017

06:34:58


Estimados panelistas dada la tremenda importancia del tema tratado en el artículo, les pido permiso para colocar algunas observaciones que trate en mi tesis de doctorado de defendida en el año 2001 en la Universidad Estadual de Campinas en Brasil, trabajo que posteriormente presente en algunos eventos en Cuba y deje copia del mismo en la universidad en la cual trabaje por más de 19 años, o sea, el trabajo esta dedicado a la problemática del analisis de los proyectos de inversion en las instituciones de investigacion en Cuba pero estas observaciones tambien valen para las empresas es decir el cambio de mentalidad pasa OBLIGATORIAMENTE por: un cambio radical en la formulación del proyecto que debe ser multi e interdisciplinario, trabajando las diversas interfases e interacciones disciplinares, con el intuito de resolver los problemas de la agropecuaria y su estructura debe satisfacer al usuario, incentivar el trabajo en equipo multidisciplinar, ser abarcador, atender a las demandas, objetivar la obtención de productos acabados y competitivos, incentivar las asociaciones institucionales e evaluar los impactos socioeconómicos y ambientales. Así es explicito que para el SCIT cubano, resulta vital la capacitación de todos los agentes implicados con las mejores técnicas de formulación y evaluación de proyectos ya que para el desarrollo de una empresa científica, además de conocimiento, habilidades y motivación individual como de grupo es necesario tener una adecuada preparación en los aspectos financieros y gerenciales de los proyectos. O sea, debe estar explicito que en la evaluación individual de la rentabilidad del proyecto con indicadores dinámicos como Valor Actual Neto, Tasa Interna de Retorno, Relación Beneficio / Costo, se requiere de mas competencia por parte de los equipos de investigación pues esos indicadores son mas refinados desde el punto de vista científico y su determinación y análisis exigen de conocimientos económicos esenciales sobre como funcionan los mercados. Por tanto, el funcionamiento de una economía dual presupone la existencia de diferentes tipos de precios en el momento de evaluar los proyectos. Los “precios de mercado” deben ser usados para investigaciones desarrolladas por los joint-ventures, cuyo objetivo es la apropiabilidad de los retornos “privados” de la investigación pues la misma objetiva la maximización del lucro en el proceso innovativo y no lleva en consideración los efectos de sus acciones más amplias, o sea, generalmente no tiene presente la externalidades. Los “precios sociales” deben ser usados para proyectos que tengan como objetivos determinar los “retornos sociales” de la investigación, en los cuales son incluidos las externalidades. Así, el problema de la evaluación no es el del criterio utilizado en si mismo y si el de los objetivos del proyecto. Este hiato entre retorno privado y social (o público) de las inversiones en I+D y la falla de las empresas en la división de los lucros frutos de sus inversiones en I+D pueden ser solucionados por el SCIT con la aplicación de diferentes políticas tales como: subsidios directos o indirectos para restaurar los incentivos fortalecimiento e incentivos para la cooperación, formación de asociaciones “ex antes” y “ex post” en las cuales sean divididos los costos, los beneficios, riesgos e incertidumbre asociados a un determinado proyecto. Para esos fines se debe crear mecanismos “explícitos” de evaluación y selección “ex antes” para proyectos orientados por la demanda, pudiéndose utilizar indicadores cuantitativos (Análisis Beneficio / Costo “ex antes”) o cualitativos ( Método de Puntuación) teniendo presente las ventajas y desventajas de cada método. Cuando es utilizado el método ABC se debe tener presente: que un proyecto de investigación no es la repetición del trabajo ya conocido, la investigación se concentra en la búsqueda de nuevos resultados, aunque en el campo los problemas de los productores sean los mismos, por ese motivo los proyectos presentan alto grado de incertidumbre, en el sentido de que no se conoce exactamente el producto final o alternativamente, como los usuarios van a reaccionar a la decisión de adopción de este producto final. Precisamente bajo ese alto grado de incerteza es que los métodos “ex antes” procuran trabajar, tentando separar la dimensión de un producto final no conocido exactamente, como es el caso de la investigación. Para esto los equipos de investigación deben: a) especificar en el proyecto la idea, los métodos a ser utilizados, el alcance (impacto potencial) de la nueva tecnología incluyendo la cuantificación de los beneficios, tiempo, costos y personal envueltos en el cálculo del: Valor Actual Neto, la Tasa Interna de Retorno y Relación Beneficio / Costo como indicadores sintéticos de la rentabilidad del proyecto, b) obtenerse una estimación de las probabilidades de éxito de los métodos propuestos (de la investigación por si solo) y los limites de variación para realizar el análisis de sensibilidad, c) obtener de los equipos de investigación una estimación de las ventajas del producto final (nueva tecnología) sobre la tecnología tradicional, e) estimar la probabilidad de adopción por parte de los usuarios y d) determinar los intervalos de variación de las estimativas de la TIR y la RBC. El ítem “a” es fundamental para cualquiera que sea el proyecto de inversión, los impactos deberán ser claramente especificados, juntamente con el tiempo y los costos. Los ítem “b” y “c” son los más difíciles, muchas veces los investigadores tienen la idea clara del éxito del proyecto dentro de su área de especialización y no sirven para evaluar los proyectos de otras áreas, hay que pensar que, en algunos casos, es preferible contar con distintos especialistas para cada categoría “individual” de proyectos. Por último, el ítem “e” y “d” observan la incertidumbre de los beneficios (ventajas de los adoptadores) que generalmente es mucho mayor que la incertidumbre de los costos de la investigación. Delante las serias criticas y dificultades que presenta el procedimiento metodológico cuantitativo, se recomienda utilizar el Método de Puntuación por la simplicidad, facilidad de aplicación, su transparencia y posible uso por las diferentes categorías de especialistas y funcionarios, ya que no requiere grande esfuerzo de análisis en la interpretación de los resultados. Por tanto, en el SCIT de Cuba, donde las decisiones de naturaleza política desempeñan un papel importante en la asignación de los recursos de inversión, o sea, como en última instancia la evaluación esta sujeta a un criterio político, se sugiere el uso del Método de Puntuación. O sea, si por razones de orden política algún proyecto (A) tiene prioridad sobre otro (B), siendo que con la evaluación económica, este último (B) es superior al primero (A) es preciso conocer el precio que se paga por esa decisión política. El precio puede ser alto o no y en su averiguación se sitúa la esencia del problema de la decisión política y el precio solo puede ser investigado calculando los coeficientes económicos de la preferencia. Dicho de otra forma el proyecto puede a veces, llevar a la autoridad gubernamental a un problema de evaluación mixta: de un lado, la evaluación económica, del otro la razón de Estado y en la toma de decisión, la autoridad deberá conocer bien los costos de una u otra alternativa, que solamente ella debidamente podrá comparar.

Pedro Hernández Soto dijo:

2

21 de diciembre de 2017

07:50:25


A mi modesto entender no hay una respuesta sólida, contundente, a la apelación efectuada por nuestro Presidente, General de Ejército Raúl Castro Ruz, durante la Asamblea Nacional del Poder Popular, hace un año. Todavía estamos trabados en "cambios de mentalidad", en "nuevas normas jurídicas" y el tiempo pasa mientras, la Revolución resiste.

SaulLV Respondió:


22 de diciembre de 2017

14:09:52

¿Hace un año? No, en este asunto más. Y se repite y se repite lo mismo.."hay que dinamizar", eliminar la trabas", etc , etc. ¿Por qué? La preguntas es por qué sigue trabado lo que hace rato se dijo que había que destrabar ¿quién o quienes son los responsables por esto?

Miguel Antonio Padrón Lotti dijo:

3

21 de diciembre de 2017

08:03:13


Sugiero se ofrezca mayor información sobre la cartera de proyectos. A mi juicio, es indispensable para generar mayor eficacia, sinergias locales y preparación.

jorge Luis Sgambelluri dijo:

4

21 de diciembre de 2017

08:22:52


Es mu acertado lo que plantea Debora de la ZEM sobre la autoprepración, pues quien quiera ocupar un cargo dentro del sistema empresarial, lo cual le permite determinados beneficios, profesionales y matariales, en virtud de las nuevas regulaciones, esta obligado mediante el autoestudio, a lograr en un corto tiempo, estar a a altura que hoy exige ese cargo, o sea, conocimientos, oficio y habilidades, que lo coduzacan a un resultado concreto, y si no esta dispuesto o no logra en breve, debe ser sustituido de inmediato y que se dedique a otro trabajo. Es monento ya de rechazar justifcicaciones para la ineficiencia, basadas en que no me han capacitado, lo cual, en algunos casos, puede ser para encubrir otras conductas; hay personas que necesitan demasiado tiempo para cambiar su mentalidad y otros que nunca lo van a hacer, por lo que hay que subir la varilla para detectar y erradicar la ineptitud enmascarada, pues es algo demostrado que cuando el ser humano-particularmente nosotros los cubanos- se siente interesado en alcanzar un propósito, busca donde sea la información y adquiere con mucha velocida el conocimiento necesario para triunfar, observese el ejemplo de los cuenta propistas, y lo que rápido logran, y muchos de ellos, jamas se habian dedicado a los negocios, incluso, veian esto como algo negativo, pues fueron formados en que el trabajo honesto era solo para el Estado, sin embrago, cunado se trató de que su economia personal podia mejorar de manera ostensible, en seguida se produjo la modificación radical y acelerada de su pensamiento. Por otro lado, la incapacidad de ciertos empresarios en ocasiones esta dada por el desconocimiento de disposiciones normativas, por que no se toman el trabajo de leerlas, o su erronea inerpretación cuando lo hacen, con independencia de que no se hagan asesorar jurdicamente por los especialistas en esa materia, pero en todo caso, un empresario capitalista, aun que tenga Abogado, no es ajeno al tema, incluso domina las herramientas juridicas esenciales para su actividad especifica, o sea, "se la saben todas", porque saben que la tonteria o la incapacidad estan reñidas con el exito empresarial, por tanto, aquellos a las que antes me referí, que siguen esperando que alguien los capacite,los instruya, sobre como deben hacer su trabajo, están condenados al fracaso de antemano, por lo que resulta vital no seguir dándole tiempo al que ya tenido suficiente.

Luis Arellano Respondió:


21 de diciembre de 2017

10:09:06

Concuerdo totalmente con su análisis. Es irritante leer estos informes en que se trata de justificar la lentitud con que se avanza, lo del Mariel, con su millonaria inversión, es vergonzoso. Los que traban intencionadamente con su mentalidad burocrática deben cesar en sus puestos.

Dalia Respondió:


21 de diciembre de 2017

15:03:16

Cuando leo el articulo me parece como si nosotros fueras los unicos en este mundo que tratamos con la inversion extranjera y por eso aun somos tan ineficientes en lograr el objetivo y el tiempo sigue pasando sin resultados positivos para nuestra maltrecha economia.

Pla dijo:

5

21 de diciembre de 2017

10:46:30


No veo una respuesta clara, no me parece que tengan identificado los tiempos que se demora cada parte del proceso, para de esta forma controlar donde hay mas retraso del proceso, hay que contabilizar los tiempos de cada proceso y determinar donde se traban los mecanismos, se eso no esta identificado, no creo que se pueda determinar donde esta problema y se va a quedar en la intención nada mas.