ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Estatua del Comandante Ernesto Guevara de La Serna en La Higuera, Bolivia. Foto: Periódico Escambray

Solo La primera semana de octubre de 1967 aparece registrada en el Diario del Che en Bolivia. Eran los días finales de la incansable vida del heroico guerrillero. En el resumen del mes de septiembre escribía: “(…) ahora sí el ejército está mostrando más efectividad en su acción y la masa campesina no nos ayuda en nada y se convierten en delatores.”

La cercanía de los efectivos del ejército a la zona en que se movían los miembros de la guerrilla del argentino - cubano es un tema constante que se repite en las anotaciones, ya fuera por avistamientos fortuitos o por las noticias que transmitía la radio, las cuales —como suele pasar en estos casos— bien podían contener inexactitudes con tal de amedrentar a los revolucionarios.

El Guerrillero Heróico montando un caballo en 1967. Foto: www.latinamericanstudies.org

Nuevamente la radio (4 de octubre), esta vez con un anuncio que se adelantaba a los acontecimientos. Anticipaban los posibles escenarios de un juicio contra el Che tras su captura. No tuvieron en cuenta que, salvo en circunstancias como las que finalmente se dieron, el hombre de tantas batallas no se dejaría atrapar sin luchar.

Los días 5 y 6 otra vez soldados y una vez más la radio, que informaba sobre una cifra desmesurada de soldados buscando al menguado número de combatientes. Era la antesala de la última nota que haría Ernesto en su cuaderno.

Siete de octubre: apunte final. El encuentro con una mujer que se cruza por casualidad, la marcha fatigosa y una información radial. Aparte de eso, la mención de cuatro de sus compañeros. Por lo demás, ninguna muestra de desesperación. Así era el ser humano cabal que fue asesinado en Bolivia hace 50 años y que había acumulado una larga experiencia en la lucha de guerrillas tanto en Cuba como en suelo africano.

Integrantes de la guerrilla en Bolivia. Foto: Cubadebate

Era el mismo hombre que en diciembre de 1964 había resumido en pocas frases su grandeza como internacionalista en           el plenario de Naciones Unidas: “(…) en el momento que fuera necesario estaría dispuesto a entregar mi vida por la liberación de cualquiera de los países de Latinoamérica, sin pedirle nada a nadie (…)”.

Para el Che la idea de la muerte como parte de la lucha revolucionaria no era ajena, ni causa de temor. Bien claro tenía que “en una revolución se triunfa o se muere (si es verdadera)” y fue consecuente con ese pensamiento hasta el último instante de su vida.

Ernesto Che Guevara en Bolivia en 1967. Foto: Wikimedia

A partir de su temprana muerte no han cesado los homenajes infinitos en todos los confines del mundo al paradigma de hombre nuevo: en Cuba 1968 fue declarado Año del Guerrillero Heroico, miles de jóvenes durante décadas marcharon a África y América Latina en misiones internacionalistas inspirados en su ejemplo, cientos de miles llevan su imagen inmortalizada en prendas de vestir y tatuajes, otros tantos lo veneran como a un santo, no pocos han consagrado sus saberes a dar a conocer su obra.

Foto: Archivo

En apenas 39 años, el joven oriundo de la ciudad de Rosario logró lo que otros no alcanzan ni aun viviendo un siglo: entrar a la historia de los pueblos y permanecer en ella, desde sus viajes por el continente que lo vio nacer, su participación en la gesta de la Revolución Cubana (primero como comandante en el Ejército Rebelde y luego en altas responsabilidades en la dirección del país), hasta su partida hacia esas otras tierras que reclamaban el concurso de sus modestos esfuerzos.

Sin pedir nada y dándolo todo, dejó mucho más que su conocido “Hasta la victoria siempre”. Ahí están su vida ejemplar y sus acciones que nunca mueren.

El Che Guevara disparando. Foto: Archivo
COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Hiram Legra Matos dijo:

1

7 de octubre de 2017

21:40:56


El Che Vive. Porque nos dejo su ejemplo de consagracion y sacrificio, sus enseñanzas, su critica oportuna, su exigencia trabajando a pie de obra en cada tarea por dificil que fuese. Cuando nacio mi hijo, lo llamé Ernesto y siempre le digo : tienes que honrar ese nombre, porque te puse el nombre del Che quien fue ejemplo no solo para los cubanos, sino para el Mundo. HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.

Jorge luis dijo:

2

8 de octubre de 2017

02:39:26


Che, Fidel, Chávez, Sandino, Zapata. Los hijos de Bolivar encarnan en él y regresan a nuestra América a escribir páginas gloriosas y redimir a sus pueblos; desde el río Bravo hasta las Tierras del Fuego.

Isabel Mercedes Fernandez dijo:

3

8 de octubre de 2017

07:30:25


Desde Argentina: Gracias por recordar a este ser humano sin igual. En Argentina, por intereses contrarios a los de nuestra Patria Grande, aún hoy no se lo recuerda como se merece. Ya llegará el tiempo de la reivindicación. HLVS!!!

leonardo dijo:

4

8 de octubre de 2017

08:37:49


Cincuenta años después de su muerte, en combate heroico, su legado sigue indemne.

Patricia Rompani dijo:

5

8 de octubre de 2017

15:49:23


Desde Argentina, saludo al pueblo cubano, ejemplo de dignidad y coraje. Con mi familia, acompañamos con amor los homenajes al Comandante Ernesto Che Guevara, guerrillero heróico, ejemplar y eterno.