ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Cubaminrex

El viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Rogelio Sierra Díaz, calificó el Proyecto de Ley «Nicaraguan Invesment Conditionality Act», iniciativa legislativa conocida como «Nica Act», como un acto ofensivo, injerencista e irrespetuoso que viola la soberanía y las normas más elementales del Derecho Internacional, por parte de Estados Unidos al pueblo nicaragüense,

«El pasado 3 de octubre, la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos aprobó de forma unánime el «Nica Act» lo cual constituye otra agresión orquestada desde territorio norteamericano contra una nación de Nuestra América», aseveró Sierra en una comparecencia ante la prensa.

Además explicó que esta nueva agresión pretende imponer condiciones contra Nicaragua, para poder acceder a préstamos financieros internacionales y estadounidenses que, de aprobarse en el Senado, y ser finalmente sentenciada como Ley, equivaldría a la aplicación de un bloqueo económico y financiero y constituirá una medida coercitiva unilateral contra una hermana nación latinoamericana y caribeña.

«Se trata de una acción irracional y lesiva contra el pueblo nicaragüense», remarcó.

«El gobierno de Cuba reitera la denuncia realizada por el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, el pasado 22 de septiembre durante el Debate General del 72 Periodo de Sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York», dijo.

Igualmente agregó que Cuba condena la aprobación de esta iniciativa y ratifica el incondicional respaldo y solidaridad del gobierno y pueblo cubanos con el hermano pueblo nicaragüense y su gobierno liderado por el Presidente Daniel Ortega Saavedra, su compañera y Vicepresidenta Rosario Murillo, y el Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Sierra aprovechó la oportunidad para enviar un mensaje de condolencias y solidaridad a las hermanas naciones de Nicaragua, Honduras y Costa Rica por las víctimas fatales ocasionadas por la tormenta tropical Nate.

Por su parte, luego de aprobada la Nica Act por el Congreso norteamericano Nicaragua reafirmó su rotundo rechazo.

«Consideramos esta iniciativa de ley como una violación a la soberanía de Nicaragua», señaló en un comunicado el gobierno de Managua, al catalogar esta maniobra de Washington como una acción «irracional, ofensiva y lesiva de los derechos humanos» de los nicaragüenses.

Asimismo, el texto patentizó el enfrentamiento a lo que describió como «posiciones retrógradas, de injerencia e irrespetuosas» de varios congresistas norteamericanos que todavía no superan la conflictividad e intereses ajenos a la voluntad de los pueblos.

La conocida coloquialmente como Nica Act, es un proyecto de ley resucitado por 25 legisladores, 15 republicanos y10 demócratas, que pretende imponer sanciones económicas a Nicaragua mientras no celebre elecciones que Washington apruebe como «democráticas».

En ese sentido, la iniciativa busca vetar los préstamos y financiamientos que recibe el país centroamericano de organismos internacionales, de 250 millones a 300 millones de dólares anuales.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Angel dijo:

1

7 de octubre de 2017

08:44:48


Nuestros pueblo y gobierno se solidarizan con el hermano pueblo nicaragüense ante esta nueva agresión injerecista del imperio yanqui. Cese el cesarismo yanqui contra los pueblos de Nuestra América!!!!!!!

Domingos dijo:

2

8 de octubre de 2017

11:19:35


Porque solo los EE.UU que impone sanciones a los demas países y a ellos nadie los impone? Porque son poderosos? Nadie mas poderoso que Dios, los EE.UU será Bibilonia de nuestros tempos, se desmoronará y no habra bombas nucleares que lo aguentará, falta mui poquisimo tiempo.

Ale Respondió:


10 de octubre de 2017

01:24:33

Ud. acaba de llegar de Corea??? El gobierno de Donald Trump es malvado, sin duda, pero las bombas atómicas no se le desean a nadie.