ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

La fuerte retórica anticubana del discurso emitido por Donald Trump el pasado 16 de junio, continúa recibiendo muestras de rechazo en la Isla y testifican la percepción de la sociedad civil de que la llegada de este presidente a la Casa Blanca marca un retroceso en las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Cuba.

La Asociación Cultural Yoruba de Cuba, la Federación de Espiritistas de La Habana, la Asociación Abacuá de Cuba y la institución religiosa Bantú de Cuba emitieron una declaración conjunta donde denuncian la intención del Presidente de «aumentar los sufrimientos de la familia cubana e intentar dividir a nuestro heroico pueblo».

Los religiosos cubanos, aseguran, «no renunciaremos jamás a nuestros principios antimperialistas, anticolonialistas y antianexionistas. Continuaremos forjando el futuro más convencidos que nunca en la grandeza de nuestra obra».

Para la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), «en estas jornadas de indignación nacional, hemos tenido el privilegio de abrir nuestros micrófonos, cámaras, páginas, sitios web y redes sociales a la brava y original voz de la sabiduría popular. Y nos creció el amor y el orgullo por lo que somos, por la terca, bella e irreductible identidad cubana».

La UPEC asegura que esta es una política fracasada, que ha generado una reacción unánime en los cubanos: Frente al aullido desequilibrado del enemigo, «los cubanos optamos por la razón, la fidelidad y la firmeza del pensamiento revolucionario (…) La historia y la verdad del pueblo de Cuba constituyen un ensalmo inspirador e invencible».

Por su parte, el Consejo de Iglesias de Cuba, institución líder del movimiento ecuménico cubano, añade que el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos «había sido el sueño y la lucha de muchos entre los que también se incluían las iglesias y las religiones en ambos lados».

El cambio de política de Donald Trump hacia Cuba implica un notable retroceso respecto a la de su antecesor, quien reconoció la independencia y soberanía del pueblo cubano, y a su gobierno como un interlocutor legítimo e igual.

Este repliegue, añade el Consejo de Iglesias, extravía «un camino, que aunque frágil, asentaba seguros pasos en una estrategia de convivencia donde todos podían beneficiarse y prometía un futuro de paz y entendimiento; no solo entre las dos naciones sino para toda la región».

Los cubanos y los norteamericanos «podemos hacer mucho por nuestra región –reconoce el Consejo– y por esta humanidad. No es lógico que existan leyes o resoluciones que impidan el acercamiento y esa voluntad de los pueblos».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Jasón dijo:

1

10 de julio de 2017

04:50:40


Lo que pretende Trump- oso es convertir Cuba en un condado de la Florida, y por supuesto que no lo logrará. VIVA CUBA LIBRE, SOLIDARIA, SOBERANA Y COMUNISTA.

sonia dijo:

2

10 de julio de 2017

07:13:45


El problema radica fundamentalmente de aquellos que por decadas han vivido de la politica de Cuba beneficiandose asi de los 20 millones de dolares anuales que aporta el gobierno a esas instituciones que han querido socabar la politica de Cuba a toda costa sin tener en cuenta al ser humano, a ellos nos les interesa la integridad bi el sentimiento de las personas, ni quienes sufren , ni quienes son perjudicado, solo les interesa su bolsillo y por esa razon insisten a travez de sus influencias en el Congreso y el Senado sobre ante el Gobierno para que este actue de esa manera, Pero el Gobierno no se da cuenta que esta errado en este sentido, porque las relaciones entre ambos paises es beneficioso en todos los ambitos..Y que va en contra de la voluntad de todos..

Guillermo Morán Loyola dijo:

3

10 de julio de 2017

12:18:52


Cuando se comprende como es el desarrollo, con sus contradicciones, lazos y nexos, y la existencia de saltos cualitativos y cuantitativos, nos damos cuenta que es totalmente retrógada y ausente de todo fundamento el discurso de Trumph, nos seguimos preguntado, por qué y para qué, si ya Obama había entendido que un nuevo camino por recorrer era mejor que uno ya caminado y más que fracasado. Creo que Trumph está dentro del grupo de los que sus mentes no evolucionan con respecto a Cuba.

Moraima dijo:

4

10 de julio de 2017

14:03:06


Ojala esas muestras de rechazo se tradujeran en un mejor desempeño de las personas instituciones públicas,en un trabajo efectivo para luchar contra la corrupción, con una participación mas directa del pueblo para dirimir problemas públicos.Con un mayor apoyo del estado para socorrer a personas desamparadas y muchos más asuntos que harían mi comentario intermeminable.