ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
En la consulta atienden alrededor de 20 pacientes pediátricos, una vez a la semana. Foto: Romero Cruz, Yusmary

ARTEMISA.–Junto a su mamá llega la pequeña Sheyla Ramírez a la consulta de Nefrología del hospital pediátrico José Ramón Martínez. Esta es su segunda visita como parte del seguimiento médico, tras permanecer ingresada algunos días en el centro hospitalario.

En cambio, para Yoelvys Ramírez es la primera vez, cuando apenas alcanza sus primeros 12 días. Desde la etapa prenatal le diagnosticaron dilatación de ambos riñones y una vez nacido se constató el pronóstico, por lo que deben estudiarlo y definir la causa.

Como ellos, otros niños requieren de atenciones nefrológicas y son tratados en esta institución –ubicada en el municipio de Guanajay–, que desde octubre del 2015 inició su andar en la especialidad, luego de un entrenamiento de un año que recibió el doctor Alberto Pérez Montoto en el servicio de Nefrología del hospital pediátrico Juan Manuel Márquez, de La Habana.

PREPARACIÓN NECESARIA

«Se necesita de preparación para atender a los niños, pues las enfermedades no se expresan de la misma manera que en adultos, ni en todas las edades pediátricas tampoco, y la dosificación de los medicamentos varía», explica el nefrólogo, quien ya acumula 25 años de experiencia en el ejercicio de la Medicina, y las últimas dos décadas dedicadas a la especialidad.

Alrededor de 20 infantes, entre casos nuevos y de seguimiento, atiende cada jueves. «Se trata de pacientes remitidos desde las diferentes áreas de salud, ya sea por el médico de la familia, pediatras del grupo básico, o especialistas y asesores en genética (en el caso de niños con diagnóstico prenatal de malformaciones de riñón o de la vía urinaria).

«Predominan las infecciones urinarias, sobre todo las recurrentes y las complicadas. También trastornos metabólicos como la hipercalciuria idiopática (aumento de la excreción de calcio en la orina, en ausencia de causas secundarias, y con calcio en sangre normal que contribuye a la formación de cálculos). Asimismo, se ven muchas hematurias (sangre en la orina), por diferentes causas», añade.

MÁS ALLÁ DE LA CONSULTA

Debido a una sepsis urinaria Sileni Sofía Fonseca, de dos años de edad, estaba ingresada en el momento de nuestra visita. «Es la primera vez que la atienden por esta causa», afirma Adiane Montesino, su mamá.  

En la sala de Misceláneas tienen dispuesto un cubículo con cinco camas para los casos con criterio de ingreso. «Se aspira a que cuando concluya el proceso de inversiones y mantenimiento, tengamos una sala de diez camas. Actualmente es alto el índice ocupacional, al ciento por ciento casi todo el tiempo», asegura Pérez Montoto.

Sobre los cuidados con los infantes, Riassayni Nardo, licenciada en Enfermería, asegura que «les indicamos a las madres cómo realizar los aseos, los cuales son fundamentales en este caso, y cuando son pequeños los hacemos nosotras.

También ayudamos a recoger las muestras de orina, y las llevamos al laboratorio. Nos encargamos del cumplimiento del tratamiento médico».

PROCESANDO LAS MUESTRAS

Las licenciadas en Laboratorio Clínico Nancy Prieto y Caridad Fernández tuvieron la oportunidad de participar en un curso de actualización en Nefrología, en el Juan Manuel Márquez. Y no solo laboran arduamente junto al correspondiente equipo de trabajo, sino que comparten además los conocimientos adquiridos con estudiantes de Análisis Clínico, contribuyendo a la formación de estos.

Ángel Rogel Acanda, alumno de segundo año, destaca cuánto ha aprendido en este periodo y señala la importancia de las rotaciones que acometen por las diferentes áreas.

En este espacio, entre otras tareas, se encargan de hacer las determinaciones tanto en sangre como en orina para los estudios de función renal y tubular. En el caso de los análisis de orina se realizan con muestras aisladas por el inconveniente que ofrecen los niños para poderla recoger en un tiempo determinado.

De Nefrología semanalmente se procesan alrededor de 100 muestras entre consulta externa e ingresados. «Tenemos un equipo automatizado para la realización de los procederes básicos de orina-nefrología. A partir de los resultados, se realizan análisis para determinar sepsis urinarias, síndromes nefróticos o litiasis renal (cálculos), entre otras, y actuar en la prevención», señala Prieto, que es además, máster en Ciencias de Laboratorio Clínico.

AGRADECIMIENTO ESPECIAL

Pérez Montoto refiere que mantienen un estrecho vínculo con los servicios de Nefrología y Urología del Juan Manuel Márquez. «Agradecemos especialmente cuanto han hecho y hacen. Recibimos su apoyo en algunas técnicas diagnósticas como la biopsia renal. Las intervenciones quirúrgicas tienen lugar allí».

Una de nuestras debilidades es que «no contamos con servicio de Urología. Se está formando un médico; con su incorporación futura, se fortalecerá la atención al paciente nefrourológico, pues son dos especialidades estrechamente vinculadas», acota.

Cada niño constituye la razón de ser de una familia. Su atención en cualquiera de las especialidades resulta primordial. Desde la constitución del hospital pediátrico han centrado el accionar en fortalecer su quehacer y ampliar los servicios. Madres como Misleydis, Marislennis y Adiane agradecen tener las atenciones más cercanas a sus bebés.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Lázaro Tito Valdés León dijo:

1

21 de abril de 2017

10:20:03


Muy interesante este trabajo, es muy necesario que nuestros hospitales de esta joven provincia de Artemisa, se vayan equipando con todas las especialidades, esta es una muy importante, pues hay niños que desde que nacen comienzan a tener dificultades renales, con esta especialidad en el hospital Infantil se atienen y se evita que los padres tengan que viajar hasta La Habana, para que sean atendidos por un espcialista. Me alegra mucho que Alberto Pérez Montoto, sea el que atienda a esos niños, puede tiene muy buena preparación como especialista, es muy humano, con un amplio sentido de pertenencia, responsable y muy dedicado a su especialidad, siempre al tanto de todass las cuestiones que afectyen a la salud de cuaqluier ser humano. Para el mi saludo y respeto, así como para su querida esposa que también se desarrolla en este especialidad, pero en la parte de enfermería.

Carlos dijo:

2

21 de abril de 2017

17:55:43


Excelente esta noticia que ya la provincia de Artemisa comience con la atención especializada en pediatría pues la antigua provincia La Habana siempre tenia que depender totalmente de los servicios especializados de pediatría en la capital de todos los cubanos, esto es un primer paso importante, haría falta dar el primer paso con algo similar en la hermana provincia de Mayabeque