ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

El Primer Taller Nacional de Trabajo Comunitario Integrado (TCI) comenzó este jueves en el Centro de Convenciones Cojímar, donde secretarios de las asambleas municipales y provinciales, además de presidentes de consejos populares de la región occidental y activistas comunitarios, intercambiaron sus avances y experiencias en la localidad.

Francisco Sánchez Perdomo, secretario de la asamblea Provincial del Poder Popular en La Habana, resaltó la trascendencia del trabajo comunitario, una de las actividades más importantes del país para estimular la participación popular, ofrecer asistencia social y promover la solidaridad entre vecinos. «De ahí la relevancia de un evento como este», agregó.

Al inicio de la jornada asistieron la miembro del Buró Político Teresa Amarelle Boué, secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas, y Ana María Mari Machado, vicepresidenta de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP).

Los representantes de las provincias occidentales Pinar del Río, Artemisa, La Habana, Mayabeque y Matanzas trataron diferentes aspectos de la vida de las comunidades, en particular las remodelaciones, el rescate de tradiciones y de la identidad local, que están teniendo lugar en cada una de ellas.

En horas de la tarde, los participantes visitaron el teatro Manuel Sanguily, de la Facultad de Filosofía, Historia y Sociología de la Universidad de La Habana, donde pudieron apreciar la exposición de un proyecto comunitario habanero «que surgió de manera espontánea entre los vecinos de la zona para satisfacer nuestras necesidades espirituales.

Convertimos un viejo taller ubicado en la calle Zapata número 351, en una casa para la cultura en la comunidad», explicó Armando Sagrado García, diputado de la circunscripción y coordinador del proyecto.

«Desde allí promovemos iniciativas de inserción social, aseguramos la atención al adulto mayor, ofrecemos talleres de arte y oficio, promovemos la cultura ambiental y, de este modo, fomentamos la credibilidad del Poder popular», añadió Sagrado.

Julio, uno de los miembros de esa comunidad, explicó a los presentes cómo «este proyecto cambió mi vida. Fui alcohólico con apenas 14 años, pues desde niño mi papá me exigía beber “como los hombres”. Perdí los estudios, los amigos y casi pierdo mi vida».

Gracias al TCI y a la Comunidad de Alcohólicos Anónimos «pude reintegrarme en la sociedad. Hoy tengo 40 años, un oficio: cerrajero, y en el mes de mayo obtendré un título universitario. Proyectos como este deberían existir y potenciarse en todos los rincones del país», aseguró Julio. 

Hoy es el último día de sesiones del Taller Nacional del Trabajo Comunitario Integrado en la región occidental que, según sus organizadores, se extenderá al resto del país.

En la zona central se celebrará los días 24 y 25 del presente mes, en Sancti Spíritus; mientras el oriente del país tendrá su encuentro en Las Tunas, el 3 y 4 de marzo próximo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Paulina Hernàndez Mezonet dijo:

1

17 de febrero de 2017

00:24:04


Yo pensè que ya no existìa dentro del Poder Popular el trabajo Comunitario Integrado pues la mayorìa de los proyectos comunitarios que surgieron en los consejos se convirtieron en cuentapropismo y medios de lucro, por eso quisiera conocer realmente cuàles son los avances y experiencias de los municipos habaneros en esta actividad que casi ha desaparecido. Considero que hay que buscar màs objetividad en la evaluaciòn de estas actividades, no creo que sea bueno, resaltar cosas que no cuentan con un impacto popular como es el caso del TCI y la RRC.

Miguel Angel dijo:

2

17 de febrero de 2017

05:30:47


Muy importante actividad, rescata y promueve el papel protagónico de la comunidad en la solución de los problemas. Enhorabuena.